Colaboración de la BUZ con la Biblioteca de la Universidad de Pau et des Pays de l’Adour

Bibliothèque d'économie et de gestion. Université de Pau et des Pays de l'Adour (UPPA)

Bibliothèque d’économie et de gestion. Université de Pau et des Pays de l’Adour (UPPA)

Colaboración de la BUZ con la Biblioteca de la Universidad de Pau et des Pays de l’Adour.

(Informa Cristina Seguí, Biblioteca de la Universidad de Zaragoza)

Desde abril de 2017 la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza (BUZ) colabora con la Biblioteca de Universidad de Pau et des Pays de l’Adour (UPPA) con el objetivo de definir unas líneas de actuación que redunden en beneficios, tanto para los usuarios de las dos bibliotecas, como para su personal.

Este año, tres reuniones presenciales (dos de ellas en Pau, julio y noviembre, y una en Zaragoza, septiembre) más otra reunión por videoconferencia (octubre) marcan la hoja de ruta de esta colaboración.

Se han analizado cuestiones relacionadas con el acceso a las colecciones, extensión cultural, difusión de recursos especializados locales y el enriquecimiento profesional. El grupo de trabajo está formado por 10 personas, 6 de la biblioteca de la UPPA y 4 de la BUZ: Ramón Abad, Jesús Gracia, Agustín Urdangarín, y Cristina Seguí. Esta colaboración se enmarca dentro del Objetivo del Plan Estratégico 1.3: “Desarrollar la cooperación con otras instituciones a partir de los convenios que suscribe la UZ”.

Foto: Grupo de trabajo, tras reunión de septiembre 2017, visita Paraninfo.

Foto: Grupo de trabajo, tras la reunión de septiembre 2017, visitando el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza.

Los valores que subyacen en esta alianza son los de reciprocidad, transparencia e intercambio y como factores clave de éxito, el servicio al usuario y la cooperación, ya que ambas universidades son “campus transfronterizos”, y desde esta perspectiva se trabaja conjuntamente para mostrar las ventajas que pueden beneficiar a los alumnos y a los trabajadores de estos espacios académicos transfronterizos.

El origen de esta colaboración se sitúa en noviembre de 2014, con la organización de un seminario de intercambio de buenas prácticas, promovido por la UPPA, y dirigido al personal de administración y servicios, a las que la BUZ, junto con otras Unidades de la UZ, fue invitada. Hay que tener en cuenta que la Universidad de Zaragoza mantiene una colaboración muy fluida y fructífera con la UPPA. Además, la relación entre ambas bibliotecas universitarias se ha mantenido desde entonces (recordemos las visitas de bibliotecarios de la UPPA gracias a las becas Erasmus Staff ) y ya se está trabajando en la planificación para el próximo año 2018.

Os seguiremos informando.

Jornada de Buenas Prácticas BUZ 2017

Jornada de Buenas Prácticas BUZ 2017

Elena Escar y Cristina Seguí (Proyecto de Buenas Prácticas de la BUZ)

La Biblioteca de la Universidad de Zaragoza apuesta por las buenas prácticas como elemento clave de la innovación y la mejora continua: crónica de la Jornada de Buenas Prácticas BUZ 2017

“La BUZ potencia la innovación mediante la gestión del talento de su personal como factor clave de éxito”: éste es el lema que define una de las líneas del Plan Estratégico 2017-2020 de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. En efecto, la BUZ estimula las buenas prácticas como uno de los elementos clave de la innovación y la mejora continua de sus actividades y servicios. Para ello, viene desarrollando una doble operativa: participar en foros profesionales externos para aprender buenas prácticas de otras bibliotecas y organizaciones y difundir las propias -tal y como se ha hecho con la participación en las dos ediciones de las Jornadas de Buenas Prácticas en Atención a Espacios y Usuarios, promovidas por el Grupo de Trabajo de Bibliotecas del Grupo 9 de Universidades; y organizar anualmente una puesta en común de las buenas prácticas desarrolladas en la biblioteca.

Este último objetivo es el que se materializó el pasado martes 28 de noviembre, en el Salón de Actos de la Facultad de Educación, con la celebración de la Jornada de Buenas Prácticas 2017. Esta jornada, dirigida a todo el personal de la BUZ, tenía como objetivo difundir y poner en común las buenas prácticas desarrolladas en nuestras bibliotecas durante 2017. Miembros de la Red de Buenas Prácticas (Red BBPP_BUZ), formada mayoritariamente por personal técnico y auxiliar, fueron los encargados de presentar las diferentes experiencias.

Jornada de Buenas Prácticas BUZ 2017

En el primer bloque, dedicado a las buenas prácticas presentadas por la BUZ en las II Jornadas de Buenas Prácticas en Atención a Espacios y Usuarios, se expusieron las diez presentadas en Jaca el pasado mes de octubre: Alejandrina Aguas, de la biblioteca María Moliner, con “Hable con… aplicamos lo aprendido”; Mª Pilar Tajada, de la biblioteca de la Facultad de Veterinaria, con “Rediseñando espacios para las nuevas competencias informacionales” y “Uso de Google Calendar como herramienta de comunicación interna”; Isabel Arner, de la biblioteca de la Escuela Politécnica Superior (EPS), con “690 ¡ponte guapa!” y “Metodologías de trabajo que hacen equipo: kanban”; Mª Pilar Jarque y Carolina Montón, de la biblioteca del Campus de Teruel, con “Biblioteca-TE: nuestra biblioteca se acerca a su ciudad”; Charo Marina, de la biblioteca de la Facultad de Empresa y Gestión Pública (FEGP), con “Nueva ubicación y señalización de fondos en la Biblioteca de la FEGP”; y Adriana Oliva, de la EPS, con “¿Qué crees que te ofrece una biblioteca universitaria: actividad para bachilleres”, “Biblioteca de semillas: colaboración y trabajo en equipo con presupuesto cero” y “Café y Biblioteca”.

En un segundo bloque, las mismas personas presentaron las otras buenas prácticas de las jornadas de Jaca, un total de 15, correspondientes a las bibliotecas de las universidades de Extremadura, Castilla-La Mancha, Pública de Navarra, Cantabria, Oviedo, Rioja e Islas Baleares.

Jornada de Buenas Prácticas BUZ 2017

El tercer bloque de la jornada estuvo dedicado a la presentación de las buenas prácticas desarrolladas en bibliotecas y servicios de la BUZ, y de la misma se ocuparon miembros de la Red de BBPP_BUZ.

La biblioteca Hypatia presentó, de la mano de Marta Rubio, dos de sus experiencias: “Encuentra tu zona” y “Curso 0. Conoce la biblioteca Hypatia por dentro”; Begoña Vera, de la biblioteca de la Facultad de Ciencias, presentó “Pelotas contra el ruido”, “Difundir los fondos de literatura y divulgación de temática científica de la biblioteca” y “Tira aquí tu basura”; Felicidad Sobrino, de la biblioteca de la Facultad de Ciencias Sociales y del Trabajo, “En la biblioteca no te des un mal trago”; la biblioteca de la Facultad de Derecho presentó, de la mano de Consuelo Marco dos buenas prácticas, “Promoción del acceso al libro electrónico jurídico” y “Uniformización de los elementos de señalización e información en la biblioteca”; y “Ana C. Tilo y Marisol Arqued, de la biblioteca de la Facultad de Economía y Empresa, “Señalización de la Bibliografía Básica Recomendada en los grados en ADE y ECO”.

Jornada de Buenas Prácticas BUZ 2017

Próximamente, estas buenas prácticas, junto a las presentadas a las jornadas de Jaca, estarán descritas y documentadas en el futuro “Laboratorio de Buenas Prácticas de la BUZ”, una de las acciones de mejora a desarrollar en 2018 en el marco del proyecto.

La jornada ha supuesto el fin de este primer ciclo de buenas prácticas en la BUZ y el inicio de un nuevo ciclo, a desarrollar durante el 2018, en el que queremos ampliar las buenas prácticas a todas las tareas que conforman la actividad bibliotecaria: formación, proceso técnico, referencia, gestión administrativa, marketing, etc., continuando, por supuesto, con las asociadas a la atención a espacios y usuarios, protagonistas de este primer ciclo.

Biblioideas: Antes del libro electrónico

Se considera a Michael Hart creador del libro electrónico. Su Proyecto Gutenberg da los primeros pasos en 1971 digitalizando libros de dominio público y haciéndolos accesibles desde un ordenador. Sólo diez años más tarde aparecería el primer libro electrónico comercial, un diccionario de Random House, en el recién aparecido formato CD-ROM.

Si hablamos de lectores de libros electrónicos, el primero, The Rocket eBook, apareció, sin mucho éxito, en 1996. Fue a partir de 2006, con la tinta electrónica del Sony Reader, y 2007, con el Kindle de Amazon, cuando se fue generalizando la presencia de estos aparatos en el mercado. Hace cuatro días.

Pero estos inventos, como todo el conocimiento humano, siempre se han alimentado de sueños e ideas previas que han permitido que tal o cual ingenio fuera concebido y fabricado. Cuando estos sueños e ideas fueron encarnados por mujeres y las llevó a internarse en terrenos exclusivos de los varones, especialmente la ingeniería, desaparecieron de la historia oficial y, en el mejor de los casos, se las trató como anécdotas o curiosidades.

Hoy, en 2017, en la Universidad de Zaragoza, las mujeres sólo suponen el 22% de las matrículas en Ingeniería o Arquitectura, mientras rondan el 75% en Ciencias de la Salud o Educación (97% en Magisterio Infantil). Resumiendo: niños y cuidados. Lo contaban hace poco varias profesoras de nuestra universidad en un periódico local. Además, no es diferente a lo que ocurre en otros lugares: el informe Women in STEM de este mismo año ofrece datos similares para Estados Unidos. En el blog Universo Abierto, de la biblioteca de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca, puedes ver un pequeño resumen en español.

Ángela Ruiz Robles y su Enciclopedia Mecánica

A Ángela Ruiz Robles, nacida en 1895 en un pueblo de los montes leoneses y ferrolana de adopción, le tocó vivir su madurez profesional en plena autarquía franquista. Procedente de familia con posibles, pudo estudiar Magisterio y fue una maestra sinceramente preocupada por mejorar el proceso de aprendizaje de sus alumnos, lo que le llevó a publicar una quincena de libros en esa dirección. Su labor en el ejercicio del magisterio fue ampliamente reconocida. En la biblioteca de la antigua Escuela de Empresariales, hoy Facultad de Económicas, en el Campus Río Ebro, hay varias obras suyas.

Pero no se quedó ahí: en 1949 y 1962 llegó a desarrollar dos patentes útiles para la enseñanza: los libros mecánicos y, su desarrollo, la Enciclopedia Mecánica. Para mucha gente, un antecedente del libro electrónico. Así explicaba ella misma el funcionamiento de esta última:

Abierta, consta de dos partes. En la de la izquierda lleva una serie de abecedarios automáticos, en todos los idiomas: con una ligerísima presión sobre un pulsador se presentan las letras que se deseen, formando palabras, frases, lección o tema y toda clase de escritos. En la parte superior de los abecedarios lleva a la derecha una bobina con toda clase de dibujo lineal, y en la de la izquierda otra con dibujo de adorno y figura. En la parte inferior de los abecedarios, un plástico para escribir, operar o dibujar. En la parte interior, un estuche para guardar asignaturas. En la parte de la derecha van las asignaturas, pasando por debajo de una lámina transparente e irrompible, pudiendo llevar la propiedad de aumentos, pueden ser estos libros luminosos e iluminados para poder leerlos sin luz. A la derecha e izquierda de la parte por donde pasan las materias lleva dos bobinas, donde se colocar los libros que se desee leer en cualquier idioma; por un movimiento de los misma van pasando todos los temas, haciendo las paradas que se quieran o queda recogido. Las bobinas son automáticas y puede desplazarse del estuche de la Enciclopedia y extenderse, quedando toda la asignatura a la vista; puede estar sobre una mesa (como los libros actuales) o perpendicular, facilitando comodidad al lector, evitando con ello gran número de esfuerzos intelectuales y físicos. Todas las piezas son recambiables. Cerrado, queda del tamaño de un libro corriente y de facilísimo manejo. Para autores y editores el coste de sus obras se aminora considerablemente, por no necesitar ni pasta ni encuadernado y queda impresa de una tirada, o cada una de sus parte (si consta de varias), resultando este procedimiento un bien general.

Enciclopedia MecánicaEn 1963 Ted Nelson acuñaría el término hipertexto.

A pesar de que consiguió múltiples galardones (entre ellos, en 1957, un Óscar a la Invención en la entonces denominada Feria Oficial y Nacional de Muestras de Zaragoza) nunca consiguió financiación y de su enciclopedia sólo se construyó un prototipo que puede admirarse en el coruñés Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de España. En 1970 rechazó ofertas para la explotación de sus patentes en Estados Unidos porque quería que fueran desarrolladas en su país, cosa que siguió intentando hasta su muerte en 1975. Llegó a conseguir la autorización del Ministerio de Educación, pero es posible que la idea de que los alumnos usaran un sólo libro en su aprendizaje y no uno para cada asignatura no entusiasmara a las editoriales dedicadas al libro de texto.

Doodle de Google recordando a Ángela Ruiz RoblesEn 2013, el programa ConCiencia, de RTVE, le dedicó unos minutos y las autoridades publicaron un libro. La Biblioteca de la ETSIIT de la Universidad de Granada ya le había hecho un homenaje en 2011, la Fundación Telefónica le dedicó una exposición en 2015 y, como puedes ver aquí arriba, hasta Google ilustró con ella su “garabato” (doodle) del 28 de marzo de 2016, recordando el centésimo vigésimo primer aniversario de su nacimiento.

En los últimos años se intenta, nunca lo bastante, recuperar la labor silenciada de las mujeres; a menudo escritoras, científicas o artistas. Y aunque, por ejemplo, en la página Mujeres con Ciencia, de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco, sí hay una semblanza de Ángela Ruiz Robles, tal vez no reparamos tanto en grandes mujeres que, como ella, desde actividades con menos glamur, han dedicado sus vidas a mejorar la vida de la gente, a procurar el bien común.

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

El Archivo del Museo del Prado, a un clic

El Museo del Prado, con el apoyo de Telefónica, se convierte en el primer museo español -y uno de los pocos en el mundo-, que hace público y accesible su archivo histórico, abanderando la causa de la libre difusión de la información al ofrecer la consulta en web tanto de la colección de obras de arte como de los fondos de su Archivo.

Con motivo de la celebración de su 198 aniversario, ofrece su patrimonio documental digitalizado online, integrado en su web institucional, merced al trabajo desarrollado por el Área de Documentación, Archivo y Documentación y el Área de Desarrollo Digital del propio museo.

El Archivo del Museo del Prado custodia los documentos producidos y recibidos por la institución en el ejercicio de sus actividades desde su inauguración en 1819, como Real Museo de Pinturas, hasta hoy en día, los archivos del Museo Nacional de Pinturas, más conocido como Museo de la Trinidad, y también una serie de archivos personales con documentación ingresada mediante donaciones o adquisiciones.

Los contenidos se estructuran en diversos fondos:

  1. Correspondencia de los directores desde la creación del Real Museo en 1816 hasta la Guerra Civil
  2. Gestión económica, que contiene los expedientes relativos a la administración del museo, desde las nóminas de sus empleados, a los gastos ocasionados por su gestión desde su inauguración en 1819 hasta mediados del s. XX.
  3. Proyectos museográficos, que permite comprobar la evolución en las salas del Museo y del discurso expositivo sobre la creación de nuevos espacios desde 1839 hasta 2009.
  4. La Guerra Civil y su repercusión e impacto sobre el museo. Podemos conocer las acciones emprendidas para la defensa del patrimonio artístico, entre ellas las relacionadas con la evacuación de las obras de arte a Ginebra.
  5. Madrazo. Incorpora las cartas y documentos personales de la familia Madrazo, tan cercana y vinculada al Museo del Prado, adquirida a sus herederos. Cronológicamente abarca un periodo desde 1815 a 1950.
  6. Cervelló. Se trata de la donación de José María Cervelló, patrono de la Fundación Amigos del Museo del Prado, quien reunió una importante colección documental de gran interés para la historia del Arte, con una cronología desde 1516 a 1923.

En total suman un conjunto de casi 12.000 documentos, entre los que se encuentran la planta, alzado y la relación de los cuadros expuestos en la Sala Francesa en 1887, el nombramiento de Pablo Ruiz Picasso como director en 1936, el cuadro genealógico de la familia Madrazo, o los informes elevados al Juzgado Militar de Funcionarios y al Juzgado Depurador del Ministerio de Educación Nacional de la conducta observada por los empleados del Museo durante la Guerra Civil.

Todo ello permite reconstruir los casi 200 años de historia de la institución y, por extensión, la historia cultural española de los siglos XIX y XX, alimentando la curiosidad de investigadores e interesados que no van a precisar desplazarse al archivo para su consulta. Puedes acceder a sus fondos desde aquí

 

 

Nosololibros. Thelonius Monk: el gigante silenciado

Pocos músicos han sido a la vez tan imprescindibles y maltratados en la historia del jazz como el pianista Thelonius Monk (Rocky Mount, 1917).  Varios festivales, entre ellos el de Zaragoza, han decidido conmemorar el centenario de su nacimiento con diversos conciertos que procuran recuperar la vigencia e impronta de un músico poliédrico, inconoclasta y seminal, capaz de fundar con Dizzy Gillespy y Charlie Parker el bebop para luego desmentirlo con un estilo propio, alejado tanto del virtuosismo artificioso como de la improvisación vacía, basado en la búsqueda de la expresividad a través de la armonía y el dominio rítmico.

Con una sólida formación clásica, utilizada una técnica percusiva que le permitía hilvanar disonancias y melodías que aparentaban oscuridad y que sin embargo se abrían diáfanas, mostrando una arquitectura sonora atractiva pero transgresora, en constante innovación.

Se apropiaba de los grandes standards del jazz, a los que engrandecía aportando una nueva dimensión poco complaciente pero rebosante de misticismo y profundidad. Buena muestra es esta soberbia recreación de Round Midnight

No debemos obviar que parte de la incomprensión que suscitó su figura procede de la aureola de excéntrico que le acompañó durante toda su trayectoria. Lo que realidad ocultaba esa consideración eran continuados episodios maníaco-depresivos que le condujeron en diversas ocasiones a hospitales psiquiátricos. Su actitud en el escenario generaba no pocas confusiones y sorpresas, puesto que aderezaba las improvisaciones del resto de músicos con danzas rituales o golpeaba rítmicamente los pies al mismo tiempo que susurraba las melodías que interpretaba.

De su periplo artístico destaca la estrecha colaboración que mantuvo con John Coltrane (al que ya dedicamos un Nosololibros) en 1957. No sólo por la brillantez de las composiciones, sino porque a partir de ese momento su figura se revalorizó enormemente, lo que le permitió afrontar sus siguientes pasos con mayor seguridad. Incluso llegó a ser portada de la revista Timedebido en parte a la influencia de la baronesa Von Koenigswarter, mecenas y protectora del músico.

Ese “gran oso caminando en un gran campo minado”, como le denominara Julio Cortázar en La Vuelta al día en ochenta minutos, nos dejó un legado más intenso que amplio, en el que el riesgo y la innovación constantes conforman la argamasa de un edificio sonoro apasionante. Fue capaz de combinar sin sobresaltos sencillez y complejidad, dotar a los silencios de personalidad y sentido y crear un universo personal e irrepetible, en el que jugaban en perfecta armonía los sonidos densos y los sutiles con disonancias rupturistas y precisas, que convierten su escucha en un deleite.

Nuestro compañero Luis Blanco nos invita a adentrarnos en la historia de la música a través de una galería personal de iconos con una mirada heterodoxa y ecléctica

 

 

 

25 años de REBIUN

(Informa Ramón Abad, Director de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza)

25 años de REBIUN

Los días 15 a 17 de noviembre de 2017 ha tenido lugar en la Universidad de La Rioja la XXV Asamblea Anual de REBIUN (Red de Bibliotecas Universitarias), la Sectorial de la CRUE que se ocupa de los asuntos relacionados con las bibliotecas universitarias.

Coincidían dos aniversarios: los 25 años de vida de la Universidad de La Rioja y 25 años desde la celebración de la Primera Asamblea de REBIUN (en aquel momento bajo las siglas CODIBUCE –Conferencia de Directores de Bibliotecas Universitarias y Científicas Españolas). La entrada de REBIUN en la Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/REBIUN) sintetiza de una forma muy clara la evolución de estas organizaciones.

El marco de la Asamblea sirvió para hacer un homenaje a la historia de REBIUN, corta pero muy intensa, pues en un período breve de tiempo ha sido el eje de la espectacular transformación que han experimentado las bibliotecas universitarias en España.

En la actualidad, las universidades españolas no solo cuentan con unas instalaciones, colecciones y servicios que no tienen mucho que envidiar de las europeas o norteamericanas, sino que gracias a la actividad cooperativa de REBIUN, organizada a través de sus planes estratégicos, se puede hablar de las bibliotecas universitarias como un todo coherente, con sus inevitables diferencias, pero muy alejadas de aquél panorama fragmentado, infradotado en medios, instalaciones y personal, irrelevante dentro de los planes y políticas universitarias, que fueron una mayoría de las bibliotecas universitarias en España entrados los años noventa del pasado siglo.Segundo día de la XXV Asamblea de REBIUN. Informe de coordinadores de líneas estratégicas (1-4) y coordinadores de grupos de trabajo estables (catálogo colectivo, estadísticas, servicios compartidos, repositorios y patrimonio bibliográfico).

La Asamblea estuvo salpicada de vídeos en los que algunos de los protagonistas de la historia de REBIUN y otras personas relevantes del mundo bibliotecario explicaban en apenas dos minutos lo que REBIUN había significado para ellos profesional y personalmente: Remedios Moralejo, quien –recordemos- fue la Primera Secretaria Ejecutiva, Margarita Taladriz, Ana Santos, Gloria Pérez Salmerón, Lluís Anglada, por citar solo alguno de ellos, pusieron una nota entre emotiva y nostálgica, pero también de reafirmación de los enormes logros conseguidos y de la importancia del compromiso personal y de la capacidad de liderazgo para alcanzar las metas que se proponen.

Qué es REBIUN ahora puede verse de un vistazo en la infografía “REBIUN en Cifras, 2017” (REBIUN EN CIFRAS 2017. Castellano   ) y en las gráficas de “REBIUN, 1994-2016” (Estadísticas de REBIUN 1994-2016. Ramón Abad, UNIZAR.), ambas preparada por el Grupo de Estadísticas y que resumen las magnitudes en las que se mueven las bibliotecas de las universidades en España; o la elaborada por la Línea 2, a partir de las encuestas llevadas a cabo recientemente en toda la red, representando el peso de la innovación, en la Infografía Tendencias e Innovación en Bibliotecas, preparada a raíz de las encuestas llevadas a cabo recientemente por la Línea 2.

La página Web de REBIUN, ahora en fase de reelaboración, cuenta con abundante información documental sobre los resultados de la actividad de la organización: informes, recomendaciones, estudios, anuarios, etc., que son referencia obligada para emprender cualquier actividad bibliotecaria en el ámbito universitario.25 años de REBIUN

La Asamblea Anual de La Rioja mostró por un lado, éxitos consolidados (aunque en constante evolución), como el Catálogo Colectivo, la implantación de la formación en competencias informacionales e informáticas, los repositorios… Pero también los grandes retos: la negociación de licencias con los editores, el acceso abierto, los conflictos surgidos a partir de la legislación sobre propiedad intelectual.

Todo ello queda reflejado en las conclusiones de esta XXV asamblea:

Los “Apuntes de Aragón” de Josep Rocarol: un testimonio singular

Los “Apuntes de Aragón” de Josep Rocarol: un testimonio singular. Exposición Biblioteca Universidad de Zaragoza: Noviembre 2017 Marzo 2018

Exposición en la sala de lectura de la Biblioteca General (Paraninfo), del 20 de noviembre de 2017 al 17 de marzo de 2018

En 2015 la Universidad recibió en donación una colección de 225 dibujos originales del pintor y escenógrafo barcelonés Josep Rocarol i Faura (1882-1961), fruto del trabajo realizado por este artista durante su tiempo como prisionero político en las brigadas de trabajos forzados, dedicadas a la reconstrucción de algunas de las poblaciones aragonesas que más devastación habían sufrido durante la Guerra Civil española.

Belchite, Puebla de Albortón, Fuentes de Ebro, Biescas, Oto, Torla, Cutanda… son algunas de las localidades de las tres provincias aragonesas donde Rocarol estuvo desde 1939 a 1942 y donde hizo estos dibujos a lápiz, recopilados en cuatro cuadernos, una muestra de los cuales se ofrece en esta exposición. Las imágenes recogen diversos aspectos de la arquitectura tradicional aragonesa, reflejados en vistas exteriores y en detalles constructivos, así como interiores de estancias, muebles y otros elementos.

Tras ser liberado, Rocarol regaló estos dibujos al Teniente Coronel Roque Adrada, ingeniero militar y responsable de la unidad de Regiones Devastadas de Belchite, en agradecimiento por el trato cordial recibido. Su familia lo ha donado a la Universidad de Zaragoza, donde han quedado depositados, como parte del patrimonio relativo a Aragón y como objeto de futuras investigaciones.

Los dibujos son de gran interés, tanto por su valor artístico como por la relevante información documental que aportan desde el punto de vista etnográfico y arquitectónico. A su vez, ilustran sobre una actividad poco conocida de nuestra reciente historia, como son las labores de reconstrucción llevadas a cabo después de la Guerra Civil por los responsables de Regiones Devastadas, especialmente en Belchite y otras localizaciones en el Alto Aragón.

Los “Apuntes de Aragón” de Josep Rocarol: un testimonio singular. Exposición Biblioteca Universidad de Zaragoza: Noviembre 2017 Marzo 2018

Josep Rocarol i Faura (1882-1961) y su colección de dibujos

Rocarol compartió los ambientes en los que se desarrolló la vanguardia artística de finales del siglo XIX y principios del XX; tenía amistad con Picasso y formaba parte de su círculo de artistas. Tras una estancia en Paris, regresó a Barcelona donde desarrolló su actividad profesional como escenógrafo.

Durante la II República ocupó diversos cargos de la Generalitat de Catalunya relacionados con la preservación del patrimonio histórico, como el de Conservador del Monasterio de Pedralbes (depósito del patrimonio archivístico catalán durante la Guerra Civil). Por este motivo, al finalizar la guerra, fue represaliado en el Campo de Penados de Belchite, vinculado al Servicio de Regiones Devastadas. Quizás por todas estas razones, su obra es poco conocida y está escasamente representada en las colecciones conservadas en instituciones públicas.

La colección, organizada en cuatro álbumes, fue conservada durante años por el Teniente Coronel Adrada y su familia, y finalmente, en 2015, donada por la familia Zabala Adrada a la Universidad de Zaragoza, con el fin de asegurar su conservación y facilitar su estudio.

En 2016 esta colección fue digitalizada y las imágenes se encuentran depositadas en el repositorio Zaguán de la Universidad. Esta exposición será una vía para la presentación paralela de las imágenes en el repositorio institucional.

Los “Apuntes de Aragón” de Josep Rocarol: un testimonio singular. Exposición Biblioteca Universidad de Zaragoza: Noviembre 2017 Marzo 2018

La exposición “Apuntes de Aragón”

La Biblioteca quiere expresar con esta iniciativa su reconocimiento a la familia Zabala Adrada por el compromiso mantenido durante años con la preservación del patrimonio histórico y por la generosidad demostrada con la Universidad de Zaragoza, al donar un legado de gran valor, no solo para los investigadores, sino también para todos los interesados por la cultura aragonesa a través de su patrimonio arquitectónico y etnográfico.

Los dibujos se ajustan al gusto por el costumbrismo y el paisaje que Rocarol siguió también en sus escenografías. Pero su mayor interés reside en la relevante información que aportan desde el punto de vista etnográfico y arquitectónico, en ser testimonio de un patrimonio que en muchos casos fue destruido por la guerra o se ha perdido posteriormente. Rocarol expresa con gran realismo escenas, edificios y detalles; los que han llegado a nuestros días se conservan casi idénticos, no inventó en sus dibujos, obligado o motivado nos ofreció un retrato veraz.

Se expone una selección de 41 dibujos, cuya ordenación atiende al contenido de los mismos: imágenes de poblaciones devastadas, patrimonio arquitectónico perdido, la casa con sus elementos constructivos (fachadas, aleros, vanos…), las diferentes estancias (zaguanes y escaleras, cocinas y hogares, alcobas y dormitorios), los trabajos de forja para exterior e interior, el mobiliario, los escenarios en los que se desarrollan las labores domésticas y los trabajos agrícolas, ermitas, iglesias y pairones como fiel reflejo de la religiosidad popular, y finalmente el paisaje.

Muchos de los dibujos están localizados en Belchite, La Puebla de Albortón y otros lugares del Bajo Aragón. Pero también están presentes poblaciones del Pirineo como Broto, Torla o Biescas, escenarios a los que Rocarol pudo desplazarse siguiendo las indicaciones de la Dirección General de Regiones Devastadas.

En algún caso incorpora personajes, pero centra su atención en los escenarios donde estos desarrollan su actividad. En su mayor parte son dibujos a lápiz sobre papel, aunque también los hay coloreados con acuarela o toques de gouache.

Los “Apuntes de Aragón” de Josep Rocarol: un testimonio singular. Exposición Biblioteca Universidad de Zaragoza: Noviembre 2017 Marzo 2018

Junto a los dibujos, los comentarios que acompañan a cada una de estas imágenes aportan un testimonio adicional sobre creencias, costumbres y tradiciones hoy desaparecidas de la vida rural de Aragón. La muestra ofrece también información sobre las labores de reconstrucción llevadas a cabo en la unidad de Belchite del Servicio Nacional de Regiones Devastadas, para la que muy probablemente Rocarol realizaba sus dibujos, tomando apuntes que sirvieran de inspiración en las labores de reconstrucción tras la Guerra Civil.

Actúan como comisarios los profesores de la Universidad de Zaragoza Alberto Castán, del Departamento de Historia del Arte y Elisa Sánchez, del Área de Antropología Social. Por parte de la Biblioteca, coordina el trabajo la Directora de la Biblioteca General, Paz Miranda.

Los “Apuntes de Aragón” de Josep Rocarol: un testimonio singular. Exposición Biblioteca Universidad de Zaragoza: Noviembre 2017 Marzo 2018

Inauguración, fechas y horarios de la Exposición

La Exposición se inaugura el lunes, día 20 de noviembre a las 19:30h, en un acto que tendrá lugar en la Sala Pilar Sinués del Paraninfo, que presidirá el Vicerrector de Política Científica y en el que estará presentes, además de los comisarios y organizadores, representantes de la familia donante, Zabala-Adrada.

La exposición se podrá visitar de lunes a sábado, de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00h en la antigua Sala de Lectura de la Biblioteca General, en el Paraninfo, hasta el 17 de marzo de 2018.

¿Cómo valora el PDI la BUZ?

Como viene haciéndose desde 2007, y enmarcada dentro del sistema de gestión de calidad de la Biblioteca, la BUZ realizó en los meses de mayo y junio la encuesta bienal de satisfacción del PDI de la UZ para conocer no sólo el grado de satisfacción sino también la importancia concedida a los servicios que presta la biblioteca, circunstancias que nos permitirán diseñar acciones de mejora de nuestra gestión.

Se recibieron un total de 492 respuestas (el 13,7% del PDI registrado). En ellas se constata una mejora significativa de la percepción del Papel de la biblioteca para su actividad docente e investigadora de los usuarios (4,47 sobre 5) respecto a la obtenida en la edición anterior (4,18). La media de satisfacción general es alta, con 4,21 puntos (3,98 en 2015).

El informe realizado detalla toda la información obtenida, que se desglosa en apartados temáticos (colecciones, instalaciones, servicios…) y también un análisis específico de cada centro.

Los resultados han dado pie a plantear algunas acciones de mejora, enfocadas a la difusión de la propia encuesta y a corregir algunos de los aspectos menos valorados –por ej. la señalización-, y mostrar la necesidad de implementar campañas informativas de los servicios que proporciona la biblioteca mediante herramientas como el vídeo, material divulgativo, insertar noticias en la página web y advertir de las novedades bibliográficas.

En cuanto a las iniciativas locales destinadas a enriquecer la percepción positiva de la biblioteca, se considera la necesidad de realizar campañas de marketing para mejorar la visibilidad de cada centro y dar a conocer los recursos de que dispone, haciendo especial hincapié en los electrónicos. Así mismo, y con el ánimo de dotar de una mayor fluidez la comunicación y colaboración de la Biblioteca con el PDI, es preciso informar sobre qué le ofrece la biblioteca para enriquecer su labor docente e investigadora, incidiendo en aspectos como la bibliografía recomendada, los Trabajos Fin de Grado y Fin de Máster, el apoyo al investigador en la solicitud de sexenios o en las acreditaciones ante la ANECA y los cursos de competencias informacionales, etc.

Tuanjin Binhai, simbiosis entre arquitectura y biblioteca

La biblioteca Tianjin Binhai, ubicada cerca de Beijing, aúna innovadoras estructuras arquitectónicas, amplios espacios abiertos y diseños futuristas atractivos en torno a sus 33.700 metros cuadrados. Plasma un nuevo concepto de biblioteca, en el que los edificios dejan de ser los continentes que albergan fondos bibliográficos para adquirir personalidad y entidad propias, para convertirse en valores por sí mismos.
Tuanjin Binhai LibraryDiseñado por la firma holandesa MVRDV, especializada en realizar construcciones poco convencionales e icónicas, y el Instituto de Planeación y Diseño Urbano de Tianjin, el edificio configura un espacio totalmente blanco, con líneas claras que le dotan de transparencia, formado por numerosas repisas onduladas e iluminadas en la que se sitúan los estantes que sostienen los libros, y que a su vez rodean una gran esfera blanca erigida en el centro de la construcción, conocida como El Ojo de Binhai, en cuyos espejos se reflejan las estanterías.
Es por tanto un nuevo espacio cultural articulado en torno a cinco niveles. El nivel subterráneo tiene espacios de servicio y almacenamiento de archivos. El primer y segundo piso contiene diversas áreas de lectura de fácil acceso, destinadas al ocio de ancianos y niños. Los últimos dos incluyen salas de reuniones, oficinas, salas informáticas y audio. Su fondo bibliográfico y documental está compuesto por más de 1,2 millones de volúmenesTuanjin Binhai Library con los que sus usuarios pueden deleitarse en un ambiente abierto y diáfano.
Desde su inauguración se ha convertido en un centro de convivencia y socialización, en el que se desarrollan todo tipo de actividades culturales, hasta el punto de constituirse en referente emblemático de la ciudad.
Fotos: MRVD

Biblioideas : Libros en una molécula

Programa Memoria del Mundo

Desde los años noventa del pasado siglo la UNESCO viene alimentando el Archivo de la Memoria del Mundo. Lo creó dentro del Programa Memoria del Mundo con una idea clara:

El patrimonio documental del mundo pertenece a todos los seres humanos y, como tal, debe ser preservado y protegido para que todos y cada uno puedan acceder a él de manera libre, permanente y sin obstáculo.

Y añade que buscará estos objetivos utilizando para ello las técnicas más apropiadas.

Aunque, cumpliendo la Ley de Moore, un chip podía tener en 1971 algo más de dos mil transistores y tiene hoy más de mil millones, los posibles límites físicos del silicio han llevado los últimos años a estudiar la capacidad de almacenamiento de información digital en ADN y las herramientas necesarias para ello (por ejemplo CRISPR).

Viendo el futuro negocio, se han metido en ello Microsoft y múltiples compañías privadas, pero también diferentes equipos académicos de investigación, como los de las universidades de Harvard o Washington. También el European Bioinformatics Institute del Reino Unido, en 2013, consiguió almacenar datos en ADN (el pdf del artículo de Crick y Watson describiendo la estructura del ADN, todos los sonetos de Shakespeare o algunos extractos del discurso de Martin Luther King I have a dream, entre otra cosas). En este gráfico se puede ver el mecanismo.

almacenar datos en ADN

La UNESCO también lleva unos años colaborando en la investigación en la confianza de que podría solucionar los problemas de almacenamiento a muy largo plazo. Hablan de una capacidad casi infinita (aunque nada lo sea) y unos periodos de conservación de cientos de miles de años (aunque no está muy claro que entonces haya nadie para verlo). Para hacernos una idea: unos cuatro gramos de ADN permitirían conservar los datos digitales producidos durante un año por todos los seres humanos.

En fin, que no podemos evitar la sensación de que todos quieren vendernos algo, aunque sólo se deba probablemente a las típicas reticencias de ignorante malpensado.

Hace unas semanas supimos que se habían grabado en ADN un par de canciones y, sobre todo, se habían conseguido reproducir con total precisión. Eran Smoke on the water, de Deep Purple, y Tutu, de Miles Davis, a quien nuestro compañero Luis dedicó en este blog un magnífico Nosololibros.

El pasado marzo lo hicieron con los cincuenta segundos de la película de los hermanos Lumière L’arrivée d’un train à La Ciotat, realizada en 1895. Poco después, en julio, creando un GIF microscópico y acoplándolo a una bacteria, habrían grabado en ADN la primera imagen en movimiento, realizada en 1873: The horse in motion, de Eadweard Muybridge.

Antes, en 2012, George Church, un visionario del laboratorio de Harvard citado más arriba, ya lo había hecho con un libro. Eligió para la ocasión el que él mismo estaba terminando de escribir: Regenesis. En 2013 lo publicó en papel. Aquí tienes una reseña.

En todo caso, convertir ADN, tanto sintético como biológico, en el disco duro del futuro resulta hoy prohibitivo por sus costes, ya está enfangándose en un mar de patentes e intereses y sigue habiendo problemas sin resolver (por ejemplo, la imposibilidad de reescribir sobre él). Pero la ciencia tiene una máxima: «todo lo que pueda hacerse, se hará» y el uso de ADN como repositorio es ya una tendencia imparable cuyo desarrollo a gran escala o comercial, es muy probable que nos coja a todos, eso sí, criando malvas.

 

 

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.