Mapas con historia. Los atlas históricos en la Biblioteca de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación (Huesca)

Mapas con historia. Los atlas históricos en la Biblioteca de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación (Huesca)Exposición “Mapas con historia. Los atlas históricos en la biblioteca de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación (Huesca)”
18 de mayo- 9 junio de 2017

Con  motivo de la celebración del 175 aniversario de los estudios de Magisterio en Huesca, la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación, el Departamento de Didáctica de las Lenguas y de las Ciencias Humanas y Sociales,  Área de Didáctica de las Ciencias Sociales y la Biblioteca  de la Facultad organizan la exposición Mapas con historia, atlas históricos en la Biblioteca de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación.

La exposición quiere dar a conocer una parte del rico patrimonio bibliográfico conservado en nuestra biblioteca, integrado en este caso por una serie de publicaciones (una treintena de obras en diferentes soportes) que, dada su más que notable calidad y con ejemplos verdaderamente excepcionales, permiten por sí solas presentar un completo panorama de la evolución de la cartografía histórica desde el siglo XIX hasta nuestros días, mostrar cómo se ha presentado desde esta perspectiva la Historia Universal, de España y de Aragón y, finalmente, poner de manifiesto la evolución tecnológica de un interesante recurso característico de la didáctica de la Historia. Mapas, en suma, que cuentan la Historia y que, a la vez, forman parte de ella.

Julián Pelegrín Campo, profesor de Didáctica de las Ciencias Sociales de la Facultad altoaragonesa, y coordinador de la exposición, fue el encargado de presentarla en el acto de inauguración de la misma, el jueves 18 de mayo.

Una visita a la evolución de los atlas históricos

Mapas con historia. Los atlas históricos en la Biblioteca de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación (Huesca)Obras editadas entre 1879 y 2015 forman parte de esta muestra inaugurada el 18 de mayo por el profesor Julián Pelegrín, en la sede de este centro del Campus oscense de la Universidad de Zaragoza, que está celebrando su 175 aniversario.

Una treintena de obras, todas ellas procedentes del fondo de la biblioteca de este centro del Campus oscense, conforman esta muestra que podrá visitarse, de 9 a 21 horas, de lunes a viernes, hasta el 9 de junio.

La biblioteca de la actual Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación, aunque creada formalmente en el último tercio del siglo pasado, alberga obras utilizadas en las anteriores etapas –no universitarias– de los estudios de Magisterio, que se implantaron en la capital altoaragonesa en 1842. Entre ellas se encuentran cerca de 900 publicaciones anteriores a 1900. Mapas y atlas de tres siglos diferentes forman parte de esta colección.

La exposición ‘Mapas con historia. Los atlas históricos en la biblioteca de Magisterio de Huesca’, explica Julián Pelegrín, se propone dar a conocer una parte del rico patrimonio bibliográfico conservado en la biblioteca. Los atlas que conserva, considera este profesor de la sede oscense de la Universidad de Zaragoza, “permiten presentar un completo panorama de la evolución de la cartografía histórica desde el siglo XIX hasta nuestros días”. La exposición  ofrece una panorámica de cómo se ha presentado en ellos la Historia Universal, de España y de Aragón en distintas épocas, y muestra, también, la evolución tecnológica y los distintos formatos de este recurso didáctico, que destaca Pelegrín,  “cuenta la Historia y, a la vez, forma ya parte de ella”.

Mapas y atlas de tres siglos: del papel al digital (pasando por las diapositivas)

La pieza más antigua de la exposición es el Atlas histórico-geográfico de España, de Juan de Dios de la Gloria Artero, obra de 1879, de la que la biblioteca del Campus oscense conserva su décima edición.  En ella también se muestra el Justus Perthes’ Geschichts-Atlas, dirigido por A. Schulz y publicado, en 1897, en la ciudad alemana de Gotha.

También se han seleccionado obras de la escuela geográfica francesa, que se desarrolló a caballo de los siglos XIX y XX. Entre ellas hay un ejemplar de 1907 del Atlas de géographie historique, dirigido por el pirineista Franz Schrader, que había sido publicado por primera vez en 1893; y la Histoire et Géographie, de Vidal de la Blache, de 1914. Y también algunos de los mapas murales del historiador francés Louis André, que publicó durante décadas, a partir de 1911, la editorial Delagrave.

Mapas con historia. Los atlas históricos en la Biblioteca de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación (Huesca)

El repaso a la cartografía internacional se completa con obras de las escuelas alemana y británica del último tercio del siglo XX: el Grosser historischer Weltatlas de J. Engel; el Atlas histórico mundial, de H. Kinder y W. Hilgemann –ambos de los años 70–; o la edición española de The Times Atlas of World History, de G. Barraclough.

Entre las publicaciones españolas se encuentra el Atlas histórico universal para uso de institutos nacionales de 2ª enseñanza, de 1926, cuyo autor es Francisco Condeminas. Y las publicaciones que impulsa Jaime Vicens, que, recuerda Pelegrín, renovaría a partir de los años 50 la cartografía histórica, aumentando el dinamismo de los mapas, con la incorporación de flechas y otras simbologías para representar los hechos históricos. Las editoriales Vicens Vives y Teide recogerían estos trabajos. Entre ellos encontramos en la exposición el escolar Primer atlas de Geografía e Historia de España, de 1965; los Atlas de Historia Universal,  de Jaime Vicens y de Juan Roig Obiol; y algunos mapas murales, de la década de los 80, utilizados en las aulas.

Algunas obras “clásicas” en la enseñanza -como el Atlas de Historia Antigua, de los profesores de la Universidad de Zaragoza Francisco Beltrán y Francisco Marco; el Atlas histórico mundial, de Georges Duby; o el Atlas de Historia de España, coordinado por Fernando García de Cortázar-, completan, entre otras, esta muestra hasta llegar a la obra más reciente de la colección: el Atlas de historia crítica y comparada: De la Revolución Industrial a nuestros días. Esta publicación de Le Monde Diplomatique, de 2015, que aborda también temáticas actuales como la globalización o la evolución del clima, acompaña los mapas –como otras obras contemporáneas, y a diferencia de los atlas antiguos- con abundante texto explicativo, y también con fotografías.

Mapas con historia. Los atlas históricos en la Biblioteca de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación (Huesca)

La exposición se cierra con un apartado dedicado a los atlas sobre Aragón, que comienzan a publicarse, recuerda Pelegrín,  en los años 80, en paralelo al interés por lo cercano que se da en el periodo de conformación del estado autonómico, y promovidos primeramente por instituciones públicas.

El Atlas de Prehistoria y Arqueología aragonesas, de Antonio Beltrán –el atlas histórico más antiguo de la Comunidad-; Cómo se formó Aragón y Aragón Comunidad histórica de Agustín Ubieto; el Atlas de Historia de Aragón, de la Institución ‘Fernando el Católico’, o el Gran Atlas Histórico de Aragón, de la editorial Aneto y El Periódico de Aragón, aparecen en este recorrido.

La publicación en diapositivas –acompañadas por un volumen comentado- de algunas de las obras de Ubieto, permite mostrar, en esta última parte de la exposición, la evolución de formatos y recursos en los mapas y atlas históricos, desde las más antiguas impresiones, a la incorporación de transparencias para superponer diversos momentos históricos, hasta llegar a las publicaciones digitales -en CD-Rom y, también, en Internet-, pasando por las citadas diapositivas.

Información:

Exposición “Mapas con historia. Los atlas históricos en la biblioteca de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación (Huesca)”

Del 18 de mayo al 9 junio de 2017

Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación (campus de Huesca)

Calle Valentín Carderera, 4

Huesca

Vestíbulo de la Facultad. Horario: 9-21 h.

Listado de las obras expuestas (pdf)

Web de la Biblioteca.

La Biblioteca de la Universidad de Zaragoza estrena Plan Estratégico

La Biblioteca de la Universidad de Zaragoza estrena Plan Estratégico

La BUZ estrena su III Plan Estratégico

Con la aprobación por parte del Consejo de Dirección, el pasado día11 de mayo, se iniciaba formalmente la andadura del III Plan Estratégico de la Biblioteca, 2017-2020 de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza.

Empieza un nuevo Plan, el tercero, pero no nace ahora: hay dos planes previos: el Primero (2009-2012) y el Segundo (2013-2016), además de un trabajo previo de preparación que se inició seis meses antes.

En los orígenes y enmarcando el Plan están los planes estratégicos de REBIUN (Red de Bibliotecas Universitarias) y la adopción en 2008 de una metodología de gestión basada la búsqueda de la calidad y la mejora continua a través de la metodología EFQM, lo que ha llevado a la BUZ a obtener el Sello de Calidad Europea 400+ tres veces consecutivas, además del Sello Excelencia Aragón Empresa en 2013, el Galardón Club Empresa 400 en 2012 y la Certificación ISO 9001 de la Biblioteca Hypatia de Alejandría 2006 – 2009.

Para su elaboración, iniciada en el último trimestre de 2016, se ha contado con la participación de la inmensa mayoría del personal de la BUZ, fundamentalmente en la definición consensuada de la visión y los valores que sustentan el plan. La visión muestra cómo debería contemplarse la biblioteca cuando este Plan legue a su fin:

La BUZ se contempla como un servicio abierto y flexible, que da respuesta a las necesidades cambiantes de la comunidad universitaria y de la sociedad.

Es un referente en dar servicios de calidad y es percibido como útil por todos los grupos de usuarios.

Biblioteca Hypatia de Alejandría (Universidad de Zaragoza)

Lema del nuevo plan: “Una biblioteca cercana y a medida”

Los valores comprenden tanto los éticos como los profesionales: Calidad del servicio, Garantía de acceso a la información, Profesionalidad, Respeto a las normas de derecho de autor, Transparencia, Privacidad y confidencialidad, Lealtad institucional.

El lema elegido, Una biblioteca cercana y a medida, muestra un enfoque centrado en los diferentes tipos de usuarios o “grupos de interés” de la Biblioteca, que son: la institución, sociedad, profesores, estudiantes, investigadores y el propio personal de la biblioteca. El plan emprende un rediseño de la actividad de la BUZ centrado en una relación más estrecha con los usuarios a fin de satisfacer sus necesidades y demandas, teniendo en cuenta su variedad y diversidad.

Se trata de identificar los servicios que ofrece a cada colectivo o grupo de interés, a modo de carteras de servicios, buscando en todo momento la implicación activa de cada uno de ellos, así como de alinear los objetivos del Plan en las líneas y planes de actuación del equipo de Dirección de la Universidad de Zaragoza.

Este enfoque presupone una actitud más proactiva por parte del personal de la BUZ, en el que la formación continua del personal de la Biblioteca debe desempeñar un papel central para alcanzar las metas propuestas, así como un refuerzo de la coordinación a través de grupos y equipos de trabajo, abiertos y dinámicos.

Lo constituyen cuatro grandes Líneas Estratégicas:

  1. Institución/Sociedad, en el que se plantean los objetivos relacionados con el Gobierno y autoridades de la Universidad, así como con el público no universitario, constituido por instituciones, proveedores, otras bibliotecas y otros agentes, tanto nacionales como internacionales, externos a la UZ.
  2. Docencia y Aprendizaje, en que se abordan objetivos dirigidos al PDI, en su faceta docente, y al alumnado, tanto de grado como de posgrado.
  3. Investigación, dirigido al PDI, en su faceta investigadora.
  4. Biblioteca, enfocada a las personas que integran la BUZ, como organización que debe articularse de una manera ágil y eficaz para poder ofrecer el mejor servicio.

Objetivos a desarrollar (2017-2020)

Entro los grandes objetivos a desarrollar destacarían, como ejemplo y por citar algunos: la confección de un plan de adquisiciones de libros para toda la Universidad; la creación de portales de servicios para profesores, estudiantes e investigadores; el paso del modelo de formación en competencias informacionales CI2 al nuevo marco europeo DigComp; la inclusión en el repositorio de datos abiertos; la elaboración de un plan de formación para el personal de la BUZ.Biblioteca de la Facultad de Ciencias Sociales y del Trabajo (Universidad de Zaragoza)

El Plan busca también una redefinición de la forma organizativa a utilizar para acometer  los objetivos. Para ello se redefinen las subcomisiones y grupos de trabajo, que se transforman en equipos de trabajo y redes de trabajo distribuido, se especializan e “independizan” algunas labores -como la Coordinación de Formación-, y de dota de mayor autonomía a los coordinadores de las líneas a la hora de proponer colaboradores de entre el personal de la biblioteca.

El éxito de los dos planes anteriores, con un alto grado de cumplimiento de sus objetivos –casi el 70%- y su imbricación en los programas y actuaciones del Gobierno de la Universidad, confirman la utilidad de esta metodología para plantear la gestión de la actividad del servicio durante los próximos cuatro años.

El mp3 ha muerto. Viva el AAC

En la tecnología actual los cambios se suceden a gran velocidad, y si hablamos del mundo de la informática, no podemos más que pensar en un ritmo vertiginoso de apariciones y desapariciones de sistemas y formatos. Surge siempre la pregunta: ¿y qué pasa con la “vieja tecnología”, con los “viejos sistemas”? Hoy en día es difícil es encontrar alguien que repare reproductores de vídeos (incluso del triunfante en su momento VHS) o sus piezas de repuesto, y además comprobamos que muchos de los vídeos que guardábamos (y acumulábamos en casa)  ya ni siquiera funcionan o su contenido es apenas visible (aunque a veces, dado lo grabado en ellos, no deja de ser algo positivo).

Para los bibliotecarios la preservación de la información es tan importante como su difusión, y todos estos cambios acelerados dificultan especialmente poder cumplir con estos principios. Vivimos en una sociedad de usar y tirar (gastar, gastar, gastar…)  y no reparamos en que lo que “tiramos” dificilmente vamos a poder recuperarlo. En ese maremagnum de cambios tecnológicos e informáticos, ahora le ha llegado el turno al formato de audio mp3.

En estos últimos días ha sido noticia la declaración oficial  por parte de sus creadores de que “ha fallecido”. Los científicos alemanes del Instituto Fraunhofer de Circuitos Integrados que lo desarrollaron hace tan solo 22 años, han decidido abandonar las patentes que tenían sobre el MP3 para que ahora pueda usarse libremente y sin licencias de por medio. Eso implica también que su desarrollo ha finalizado.

Según Bernhard Grill, uno de los principales desarrolladores del formato MP3, el formato de audio AAC (Advanced Audio Coding, en cuyo desarrollo también participó el Instituto Fraunhofer) es actualmente el formato estándar para la descarga de vídeos y de audio en móviles al ser “ más eficiente y más versátil que el MP3”. Este formato AAC fue elegido además por Apple como formato principal para los iPods y para su software iTunes.  Como indica el Fraunhofer Institute: “El MP3 sigue siendo popular entre los consumidores. Sin embargo, plataformas de mayor vanguardia como el streaming o la TV y la radio usan códecs más modernos como el AAC, los cuales entregan mejor calidad de audio a menor bitrate que el MP3.”

Aunque realmente el nuevo formato es bastante mejor que el mp3, la raíz del cambio es fundamentalmente económica. Lo que se trata es que nosotros, los usuarios-consumidores, paguemos por las licencias al adquirir películas, música u otro tipo de contenido audiovisual. Los productores de contenido y las grandes empresas necesitan sacar una rentabilidad elevada a cada producto en el que invierten y el nuevo formato AAC permite ampliar sus posibilidades de control y negocio. El formato AAC permite incluir legalmente la protección de los derechos de autor a los archivos de audio y, además, los archivos en AAC con protección anticopia no permiten su ejecución sin autorización. Aunque a priori favocerecía a los autores y a las empresas propietarias de los derechos de la grabación, esto ha frenado momentaneamente su expansión, por eso ahora parece que ha llegado el momento de cerrar la puerta definitivamente al mp3.

El Moving Picture Experts Group (MPEG) prestó su nombre al proceso de codificación digital mediante el cual el audio y el vídeo se comprimen en un archivo lo suficientemente pequeño para ser transferido fácilmente. Ese proceso – MPEG Audio Layer III – y el archivo resultante – el MP3 – es omnipresente hoy en día. Se convirtió en el estándar para todos los dispositivos pero ha llegado el momento, al parecer, de sustituirlo por un nuevo formato que lo mejore. Sobre todo porque la actual tecnología se centra en el mundo de los móviles y es ahí donde el AAC ha llegado rápidamente a convertirse en el formato dominador. No es el único, hay otros formatos mejores pero ocupan considerablemente más espacio en nuestros discos duros.

De momento, y como ocurrió en su día con los discos de vinilo, o con los vídeos, seguirán existiendo aparatos para su reproducción, pero salvo que surga un movimiento nostálgico que vuelva a darle popularidad (como el dulce momento actual que disfrutan de nuevo los discos de vinilo), el mp3 irá desapareciendo de nuestros reproductores.

No todos están de acuerdo en esa búsqueda constante de nuevos formatos “cada vez más perfectos”. El éxito en su momento (y del “revival” actual) de los vinilos viene de su imperfección, de ese ruido de la aguja y el polvo entre los surcos, de los saltos que pueden usarse para composiciones especiales y geniales. También el color y la distorsión difusa de los viejos VHS ofrecen sensaciones que no las dan las perfectas y nitidísimas imágenes en 3D, en 4D, en ¿5D? … Imágenes que de tan realísticas parecen poco reales. De todas formas, esto no parece salvar al mp3 frente al AAC… ¿o no?

Las bibliotecas debemos intentar preservar no sólo el contenido sino también los reproductores si precisamente queremos conservar también esas sensaciones (como también se guarda el tacto y el olor del papel o del pergamino), que nos acompañan en la contemplación de una obra, en su lectura o en su escucha. Siempre que ocurre una noticias como esta pensamos “Y nosotros ¿qué hacemos? ¿Podemos ayudar?” y pasa el tiempo (vertiginoso) tecnológico y en apenas unos años ya no tenemos capacidad para preservar tecnologías ni sus contenidos.

De todas formas, pues así lo requiera la buena nueva informática primaveral, cantemos jubilosos (y grabemos en AAC): “El mp3 ha muerto, larga vida al AAC”… hasta el próximo formato, claro.

En este enlace te dejamos algunos libros sobre mp3 de nuestro catálogo de la biblioteca.

Exposición de libros de Federico Corriente, profesor de la Universidad de Zaragoza y nuevo académico de la RAE, en la Biblioteca María Moliner

Federico CorrienteEl pasado 6 de abril de 2017, la Real Academia Española eligió al arabista y profesor emérito en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza,  Federico Corriente Córdoba como académico, ocupando la silla K vacante desde el fallecimiento de  Ana María Matute el 25 de junio de 2014.

Por este motivo, la Biblioteca de Humanidades María Moliner ha reservado un espacio expositivo con sus libros en su homenaje, que estará abierto al público durante los próximos días.

Exposición de libros de Federico Corriente en la Biblioteca María Moliner

Federico Corriente (Granada, 1940), licenciado (1963) y doctor (1971) en Filología Semítica por la Universidad Complutense de Madrid, es en la actualidad profesor honorario de la Universidad de Zaragoza, en donde ha sido catedrático de lengua y literatura árabes. Es autor de numerosas publicaciones de su especialidad y de distintos diccionarios de árabe-español y español-árabe.

En este enlace ofrecemos las obras de Federico Corriente disponibles en el catálogo de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza, algunas de las cuales se pueden contemplar en esta exposición temporal.

Más información:

«Un arabista en la RAE ayuda a conocer un poco mejor pare de nuestra historia»Heraldo de Aragón, 8 de abril de 2017.

El Museo Arqueológico Nacional apuesta por la realidad virtual

MANEl Museo Arqueológico Nacional (MAN) reinventa el concepto tradicional de museo adaptando la realidad virtual como vehículo de seducción para atraer un mayor número de visitantes. El proyecto Vivir en ... permitirá simular un viaje al pasado histórico de España a través de cinco épocas:  Prehistoria, Protohistoria, Hispania Romana y Edad Moderna, que forman parte de la exposición permanente.

Aún en una fase de desarrollo, desde mañana 9 de mayo cinco gafas de realidad virtual y otros dispositivos similares posibilitarán la recreación de esos escenarios y la interacción con los mismos. El Museo ha llegado a un acuerdo con Samsung para que proporcione el soporte tecnológico preciso, ampliado además más adelante a la instalación de una gran pantalla en el vestíbulo principal  que ofrece una guía multimedia, y la incorporación de 80 nuevas tabletas que servirán también como canal de información para los visitantes.

Beato de Cardeña

Está previsto que más adelante, a partir del próximo otoño, la experiencia se traslade a teléfonos móviles, tabletas y ordenadores para permitir a los usuarios de todo el mundo visitar de manera remota las salas del MANl, mediante la implementación de una aplicación móvil gratuita.

El diseño del proyecto es obra de Magoga Piñas Azpitarte, especialista en la recreación digital histórica y animación, quien ha trabajado exposiciones, producciones audiovisuales y proyectos cinematográficos como Juego de Tronos, Cosmos, a Spacetime Odissey de National Geographic o Lo Imposible, de Juan Antonio Bayona.

A través del programa de ciudadanía Samsung Smart School, implantado en 32 centros educativos de toda España, se organizarán además roadshows y acciones especiales en los colegios para dar a conocer entre los escolares el patrimonio que custodia el MAN.

La Biblioteca del Campus de Teruel en la Feria “Juventud Activa” 2017

La Biblioteca del Campus de Teruel  y la Universidad de Zaragoza están presentes este año en la Feria de la Juventud Activa 2017, que se celebra en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Teruel durante los días 4, 5 y 6 de mayo.

La Feria, que este año cumple su XIV edición, se constituye como una alternativa para el ocio y un punto de encuentro para los jóvenes de la provincia de Teruel que buscan información sobre empleo, formación, voluntariado, ocio, organizaciones juveniles y todo lo que tenga que ver con el mundo de los jóvenes y sus problemáticas laborales o de formación y ocio.

Juventud Activa 2017, como ya hizo en ediciones anteriores, contará con una amplia oferta de ocio, aventura y el deporte. Los organizadores de la Feria destacan su  carácter multidisciplinar y la variedad de actividades que se desarrollarán en la misma, ya que se llevarán a cabo más de 70 actos durante los tres días, siendo estas actividades “en directo” uno de sus principales atractivos. Además, en esta ocasión el 800 aniversario de los Amantes también estará presente en las actividades organizadas.

Exposición bibliográfica “Universidad de Zaragoza: historia y patrimonio”, en la Biblioteca María Moliner

Exposición bibliográfica "Universidad de Zaragoza: historia y patrimonio", en la Biblioteca María Moliner

La Biblioteca de Humanidades María Moliner se suma a los actos conmemorativos del 475 aniversario de la fundación de la Universidad de Zaragoza con la exposición bibliográfica “Universidad de Zaragoza: historia y patrimonio”, una iniciativa que complementa el programa de exposiciones que tienen lugar en el Paraninfo de la Universidad (ver entrada anterior en nuestro blog).

La muestra reúne una selección de trabajos sobre la historia y el patrimonio de la Universidad de Zaragoza, así como diversos documentos que constituyen fuentes relevantes para el estudio de la propia institución académica.

Exposición bibliográfica "Universidad de Zaragoza: historia y patrimonio", en la Biblioteca María Moliner

Los cerca de 150 títulos que conforman el conjunto de obras expuestas se han estructurado en do-ce apartados que analizan la Universidad de Zaragoza bajo diferentes aspectos como su fundación e historia, el patrimonio arquitectónico y artístico, el patrimonio bibliográfico, documental y científico, los estudios sobre personajes destacados, la vida estudiantil, las ceremonias y los discursos de sus momentos más solemnes.

De las obras expuestas, dieciséis son anteriores al siglo XX, encontrándose entre ellas algunas de las más representativas de la muestra, como las Memorias literarias de Inocencio de Camón, la Historia de la Universidad de Zaragoza de Jerónimo Borao o el primer discurso de apertura de curso que conserva la Biblioteca.

Entre las obras del siglo XX destaca por su extraordinaria importancia la Historia de la Real y Pontificia Universidad de Zaragoza de Manuel Jiménez Catalán, junto a numerosos trabajos firmados por nombres relevantes del mundo académico cesaraugustano.

Exposición bibliográfica "Universidad de Zaragoza: historia y patrimonio", en la Biblioteca María Moliner

Además de dar a conocer un destacado conjunto de la producción científica universitaria, la exposición tiene la vocación de difundir la historia y la tradición de la Universidad de Zaragoza y ofrecer a la comunidad universitaria una panorámica de esta rica y compleja experiencia de 475 años que constituye un elemento esencial de su identidad.

SOBRE LA EXPOSICIÓN

Exposición bibliográfica "Universidad de Zaragoza: historia y patrimonio", en la Biblioteca María Moliner

La exposición se inauguró el 2 de mayo de 2017, por el Decano de la Facultad de Filosofía y Letras, Eliseo Serrano, y el Director de la BUZ, Ramón Abad; y contó con la presencia de numeroso público y compañeros bibliotecarios, como nuestra antigua directora de la Biblioteca, Remedios Moralejo.

La exposición permanecerá abierta al público en la sala de exposiciones de la Biblioteca María Moliner (Zaragoza, campus de San Francisco), hasta el próximo 30 de junio, en horario de lunes a viernes de 8:15 a 21:15 h.

Biblioideas: La habitación de los libros prohibidos

Alicia Framis

Alicia Framis es una artista nacida en Barcelona que vive y trabaja en Ámsterdam. Su obra combina arquitectura, diseño, instalaciones, etc. y quiere incidir en el cuestionamiento de nuestra sociedad urbana contemporánea, sus mecanismos de coacción, la falta de comunicación interpersonal, la pérdida de la identidad o la discriminación de las minorías.

Estas ideas recorren toda su obra desde sus primeros proyectos a finales de los 90 (Loneliness in the City o Minibar) hasta los más recientes Genderless Project o Room for Forbidden books.

Es precisamente esta última la que ha llamado nuestra atención. En ella, como en otras obras suyas, ha utilizado un formato concreto: una habitación. Forma así parte de una serie, Habitaciones prohibidas, que intenta reflejar esa mirada crítica de la artista sobre diferentes aspectos del entorno.

ALICIA FRAMIS, CHAMBRE DES LIVRES INTERDITS 2014. MUSÉE NATIONAL PABLO PICASSO, LA GUERRE ET LA PAIX

La habitación de los libros prohibidos va en esa misma dirección. En esta ocasión presenta una estructura de madera, una habitación, un espacio íntimo, con algo menos de 200 obras relevantes para el conocimiento humano y la literatura universal que han estado prohibidas en algún momento o lo están ahora. Una selección difícil, habida cuenta de que todas las obras de algún interés han sido prohibidas o censuradas en alguna parte a lo largo de su historia. También hoy. Y en nuestro país no hace tanto.

Los libros tienen una cubierta gris. En cada una de ellas aparece sobreimpreso el texto que el censor le dedicó a Cándido, El segundo sexo, o los Versos satánicos (Salman Rushdie sigue amenazado de muerte desde 1986). El visitante puede entrar, ojear los libros, sentarse a leerlos, confrontar opiniones, ver el zarpazo de la censura. También dialogar con la autora, que completa la instalación recibiendo al visitante con un elegante pijama azul. En la edición catalana de El País del pasado 22 de enero, al comienzo de su exposición en Barcelona, decía Alicia Framis:

Más allá de permitir comprobar que muchas de las que ahora consideramos obras maestras fueron prohibidas en algún momento de la historia, la instalación es un pretexto para iniciar el diálogo. Lo verdaderamente importante es lo que pasa entre la gente dentro de la habitación.

¿Sabías que en las bibliotecas de varios condados californianos está retirado de la circulación el cuento infantil Caperucita Roja por la tenencia de alcohol de una menor? (es que en la cesta lleva vino para su abuelita). Puedes regalarle a tu hijo un arma, pero en la biblioteca pública no leerá Little Red Riding Hood.

Las pruebas de la estupidez humana abundan: ¿Dónde está Wally? se llegó a retirar de algunas bibliotecas de Michigan y Nueva York porque en una de las láminas aparecía una mujer tomando el sol en toples. Parece que los censores lograron localizar un pecho minúsculo entre la multitud ¿Encontrarían a Wally?

Hasta El Principito fue prohibido en Argentina «por fomentar la imaginación excesiva». Aunque, como nos recordaba Marta Minujín, nunca sería tan excesiva como la que la Junta Militar fue capaz de desplegar torturando y asesinando a sus compatriotas.

Tras su presentación hace varios años en Art Basel, La habitación de los libros prohibidos fue adquirida por la Fundación Banc Sabadell. Ahora puedes verla en la Blueproject Foundation de Barcelona hasta el 17 de mayo. Después seguirá su periplo por Suiza y Alemania recordándonos que hoy, en muchos lugares, un libro puede llevar a un ser humano a la muerte. El pasado febrero, El Cultural también reseñaba la exposición.

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

Nosololibros. Frank Zappa: el genio desatado

Frank ZappaControvertido, cáustico, sorprendente, inconformista, vital. Siempre genial. Los apelativos para definir a un músico de la relevancia de Frank Zappa son tantos como el grado de desconocimiento general de su obra y su talento. Fascinado por la música clásica contemporánea, personalizada en su fervor por Varese o Stravinsky, su producción trasciende el mero escaparate convencional del rock para convertirse en una plataforma conceptual en la que se mezcla la profundidad de sus composiciones con el vitriólico aroma de la provocación constante.

Junto con su inquietud y la necesidad permanente de mutación, el músico de Baltimore destaca además por erigirse en un polo de atracción de grandes músicos, que convertían cada nuevo disco en una auténtica jam session de virtuosos. Steve Vai, Adrian Belew, Don Van Vliet (Captain Beefheart), Ray Collins, Terry Bozzio, Jean-Luc Ponty, George Duke o Michael Brecker forman parte de ese elenco.

Pero además nunca obvió el compromiso social. Fue el azote de la ortodoxia, de todo aquel político o telepredicador que intentara limitar la libertad de expresión o de creación, sin importar de donde procediera. Republicanos, demócratas, hippies acomodaticios, jueces, policías,  incluso los propios Beatles fueron el objetivo de este irreverente agitador.

A pesar de su atracción inicial por la batería, paulatinamente se convertiría en uno de los mejores guitarristas de la historia gracias tanto a una ejecución nítida, cristalina y limpia, como a su enorme capacidad de transmisión. Si bien sus composiciones no son especialmente sencillas de entender, cuando eres capaz de penetrar en ellas te convences de su gran calidad y poder de seducción.

Esa formación autodidacta, producto de la escucha ecléctica y sin prejuicios de numerosos estilos, le convirtió en un músico total y completo, que adoptó el rock como un mecanismo de transmisión de mayor alcance, que sin embargo ocultaba un genio sinfónico. Si tuviéramos que destacar tres álbumes, nos inclinaríamos por Hot rats (1969), quizá el mejor disco de rock de la historia, simbiosis perfecta y embriagadora de rock progresivo y jazz, que incluía esa enorme joya llamada Peaches in Regalia

 

En segundo lugar, Sheik Yerbouti (1979), el paraíso de los over-dubs y la certeza de que el humor es el factor crítico más contundente y eficaz, como lo muestran temas como el celebérrimo Bobby Brown, quizá su mayor éxito pese a que fue censurado en muchas emisoras de radio, o el no menos esplendoroso Yo Mama, que contiene un solo de guitarra arrebatador

Y por último, el disco conceptual por excelencia, Joe`s Garage (1979), una delicia interminable y penetrante, que contiene la maravillosa Watermelon in Easter Hay, tema que cabalga sobre tal vez el riff de guitarra eléctrica más hermoso jamás creado, y que os mostramos en una versión en directo realmente emocionante

¿Qué nos queda de este francotirador desbordante? Quizá representa como nadie la evolución de la cultura de los últimos compases del siglo XX; tal vez sea la constatación de que la música no debería dormitar en radiofórmulas al uso, que ha de convertirse en un factor de crítica y reivindicación del arte como instrumento social, vivo y dinámico; que el éxito vacío y artificial es el camino más rápido hacia el fracaso. Pero lo que es indudable es que su universo, onírico y prensible a la vez, forma parte de los momentos más brillantes de la música de todos los tiempos.

Y como píldora final, este breve prodigio en seis cuerdas llamado Sleep Dirt, del álbum homónimo de 1979. Disfrutadlo.

Nuestro compañero Luis Blanco nos invita a adentrarnos en la historia de la música a través de una galería personal de iconos con una mirada heterodoxa y ecléctica

Del folklore médico aragonés

(Informa Biblioteca Biomédica -Facultad de Medicina. BUZ)

En  estas fechas en las que los libros y las letras asaltan calles, ferias o casetas,  la Biblioteca/Hemeroteca  de la Facultad de Medicina tendrá expuesta en sus tablones esta recopilación de expresiones con las que las gentes de los pueblos aragoneses se dirigían a los médicos de no hace tanto tiempo.

Del folklore médico aragonés

La hemos encontrado en La Opinión Médica de 1941, un suplemento en formato de periódico de la reconocida revista zaragozana Clínica y Laboratorio que estamos digitalizando.