Biblioideas: Los libros de Tombuctú

TombuktuNosotros, europeos, no sabemos gran cosa de África. Los del sur, algo, tal vez, de los países ribereños del Mediterráneo; un poco más de algún destino turístico, algún documental de sobremesa (seguramente sabemos más de la fauna africana que de sus gentes) y, si acaso, lo que podemos intuir en quienes arriesgan sus vidas en el mar.

Si hablamos de historia, cero. En alguna parte de nuestra formación nos habrán hablado del imperio egipcio o de los cartagineses, pero seguro que podemos decir poco de lo que ocurrió en África desde entonces hasta la época colonial.

África triplica en extensión a Europa, la supera en población: ¿es posible que en más de mil años no ocurriera en ella nada reseñable? ¿Nada que nos pudiera interesar? Obviamente, no. En ese lapso de tiempo florecieron auténticos imperios como el Songhai, el de Mali y muchos otros de los que nunca oímos hablar. A falta de los necesarios matices, no le faltaba razón al historiador británico Hugh Trevor-Roper cuando decía que «sólo existe la historia de los europeos en África, el resto es oscuridad». Basaba su afirmación en la inexistencia de «evidencias documentales». Es verdad que la imprenta en África comienza con el colonialismo, pero evidencias textuales existen en el continente al menos desde mil años antes.

Tombuctú, en el actual Mali, fue a comienzos del siglo XIX un destino de leyenda: una ciudad bañada en oro en medio del desierto. Tombuctú, «la de los 333 santos», nunca estuvo bañada en oro, pero sí tuvo su Edad de Oro: ya en el siglo XIII, pero especialmente durante los siglos XV y XVI (con 100.000 habitantes), fue una referencia comercial, espiritual e intelectual para la mitad norte de África; formó parte de la ruta transahariana que conectaba el Mediterráneo con el África subsahariana y de la ruta comercial que venía desde la península arábiga hasta el Atlántico; florecieron en ella maestros, escuelas, bibliotecas, traductores y copistas de todo tipo de textos antiguos que, transmitidos de padres a hijos, han venido constituyendo para sus poseedores el tesoro familiar.

Centro de Documentación e Investigaciones Ahmed Baba (CEDRAB). Ahmed Baba, TomboctuEl granadino León el Africano, que visitó la ciudad a comienzos del siglo XVI, ya dejó escrito que «en Tombuctú hay numerosos cadíes, imames y alfaquíes, todos bien pagados por el rey, que honra mucho a los hombres de letras. También se venden muchos libros manuscritos traídos de Berbería y se saca más beneficio de esta venta que del resto de las mercancías».

Para garantizar la preservación de los manuscritos que aún se conservaban (los más antiguos datan del siglo XIII) el gobierno de Mali, auspiciado por la Unesco, creó en 1973 el Centro de Documentación e Investigaciones Ahmed Baba (CEDRAB). Ahmed Baba, que da nombre al centro, fue un sabio bereber contemporáneo de Cervantes y Shakespeare.

A lo largo del tiempo ese proyecto se fue haciendo más ambicioso y, con el apoyo de la Fundación Gerda Henkel –alemana– y la Universidad de Ciudad del Cabo, se puso en marcha en 2003 el Tombouctu Manuscripts Project, extendiendo su área de interés a toda la tradición manuscrita (Etiopía, Tanzania, etc.) y la historia del libro africanas.

Entre estos manuscritos hay tratados de lógica, historia, astrología y medicina, comentarios a los libros sagrados y poemas que cantan a la belleza o al amor. Temáticas herejes para el yihadismo que empezó a instalarse en la región a partir de 2010. Hoy las cosas no pintan mucho mejor.

Se estima que puede haber en Mali unos cien mil manuscritos. Afortunadamente, en los últimos años, organizaciones internacionales, fundaciones, etc. se han interesado y han contribuido de diferentes maneras a la preservación de este legado, pero (como ocurre casi siempre) han sido héroes anónimos los que han hecho posible sobre el terreno su preservación. El periodista Joshua Hammer, en Los contrabandistas de libros, te cuenta las peripecias de Abdel Kader Haidara, uno de estos héroes, creador de la Biblioteca Mamma Haidara. Otra colección importante, el Fondo Ka’ti, base de la Biblioteca Andalusí de Tombuctú, también forma parte del proyecto con sus más de 12.700 manuscritos, redactados muchos de ellos en Córdoba. Se creó en 2003 con apoyo español ya que los ancestros de la familia Ka’ti abandonaron Toledo en 1448. Ismael Diadié Haidara, que reunificó el fondo de la familia, tuvo que huir de Tombuctú en abril de 2012, después de que los bárbaros rodearan su casa con el objetivo de destruir el Fondo Ka’ti, algo que afortunadamente no consiguieron (en ese momento los manuscritos ya estaban a buen recaudo). Manuel Pimentel y el propio Ismael Diadé cuentan la historia en el libro Tombuctú: andalusíes en la ciudad perdida del Sáhara. En 2013, impulsado por algunos artistas e intelectuales (los puedes ver en la foto), se creó un Círculo de Amigos de la Fundación Mahmud Kati, pero no parece que haya tenido continuidad.

Círculo de Amigos de la Fundación Mahmud Kati

Aquí puedes ver la intervención -algo más de una hora- de Ismael Diadé Haidara en unas Jornadas celebradas en Granada en 2014.

Ya sabemos algo más de África.

Biblioideas

Biblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

Nosololibros. Shostakóvich, entre la sumisión y la vanguardia

La presencia de Dmitri Shostakóvich (1906-1975) en la historia de la música ha estado excesivamente condicionada por su difícil, incómoda y a menudo incoherente coexistencia con el estalinismo. Dotado de un gran brillantez compositiva, sus producción musical manifestó siempre una extraña dualidad entre sus inquietudes personales, muy cercanas a la vanguardia y a las propuestas rupturistas de Strawinski, y la necesidad de adaptarse a las máximas del socialismo revolucionario soviético.

 

Precisamente esta situación provocó situaciones ambivalentes y hasta contradictorias en su relación con Stalin. Su obra tan pronto era censurada o tildada de formalista como ensalzada como la máxima representación artística del pueblo soviético. Fruto de esas tensiones fue el fin de su carrera como compositor de ópera tras la prohibición de su exitosa Lady Macbeth de Mtsensk (1934). En casi todas sus composiciones subyace una corriente melancólica, a veces en deuda con la tradición rusa, que trata de maquillar la sumisión a que se vio obligado por el poder, y que en muchas ocasiones ha propiciado que se le considere el arquetipo de la épica del cobarde.

 

Pese a ser conocido por sus sinfonías (escribió 15), sobre todo la Quinta, la épica e imponente Séptima, estrenada y compuesta en Leningrado durante el asedio de las tropas nazis a la ciudad (no podemos dejar de recomendar la meticulosa reconstrucción histórica elaborada por Bryan Monayhan en Leningrado, asedio y sinfonía, disponible entre nuestros fondos), y la excelente Octava, Shostakovich fue un magnífico pianista y compositor de cámara, vertiente en la que podía mostrar con mayor libertad su instinto vanguardista y su placer por las disonancias.

Un músico poderoso, poliédrico, atrapado en un contexto en el que la supervivencia se contonea y perturba de la misma forma que la delgada y frágil cuerda sostiene al equilibrista, pero que nos ofrece una obra brillante, presa de contradicciones y de múltiples interpretaciones, inequívocamente viva.

Nuestro compañero Luis Blanco nos invita a adentrarnos en la historia de la música a través de una galería personal de iconos con una mirada heterodoxa y ecléctica

La Biblioteca del Centro Universitario de la Defensa de Zaragoza

(Informa Javier Vidal, director de la Biblioteca del Centro Universitario de la Defensa)

El Centro Universitario de la Defensa de Zaragoza es un centro adscrito a la Universidad de Zaragoza en virtud de un convenio firmado en 2009 y está ubicado en la Academia General Militar (AGM).

Su biblioteca y servicios  están integrados en la Biblioteca de Alumnos de la AGM. La biblioteca del CUD se creó en el año 2010 como consecuencia de la puesta en marcha, a nivel estatal, de dichos centros, creados para facilitar la realización de estudios universitarios a los Oficiales del Ejército Español.

El objetivo de la Biblioteca es proporcionar a los profesores, alumnos y personal de dicho centro, un servicio bibliotecario adecuado a los estudios e investigación de carácter universitario y científico.

La Biblioteca AGM-CUD está especializada en temas relacionados con la enseñanza e historia militar, conflictos bélicos, geografía, estrategia, mundo actual, liderazgo, etc.  Cuenta también con una amplia colección de manuales recomendados por los profesores que imparten las asignaturas del Grado de Ingeniería de Organización Industrial y el Máster Universitario en Dirección y Gestión de Adquisiciones de Sistemas para la Defensa.

La consulta de sus  obras puede hacerse a través del Catálogo Colectivo de la Red de bibliotecas de Defensa . Aunque sus servicios están centrados en los alumnos y profesores de la AGM y del CUD, también permite el acceso a investigadores externos.

Biblioteca del CUDLos servicios que ofrece son la consulta al catálogo y bases de datos, el préstamo en sala, a domicilio e interbibliotecario, reprografía y escaneo, visitas guiadas, etc.

Como centro adscrito a la Universidad de Zaragoza, los alumnos, PDI y PAS tienen acceso, a través del catálogo de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza, tanto a los fondos en formato papel como a los servicios y recursos electrónicos suscritos por dicha Universidad. Esto les procura el acceso y consulta de un amplio número de libros, revistas y bases de datos a texto completo.

La biblioteca ha venido colaborando, desde su creación, con la BUZ en temas de Propiedad Intelectual, Formación de usuarios, Bibliografía recomendada, Obtención de documentos, Formación Profesional, intercambios de fondos, donaciones, etc.

Para obtener más información, visita la página web de la biblioteca

El Archivo de la Web Española a un clic

La Biblioteca Nacional de España y varios centros de conservación de las Comunidades Autónomas han implementado la primera fase del portal desde el que será posible acceder a la colección formada por los sitios web archivados (incluidos blogs, foros, cuentas de Twitter, imágenes, vídeos, etc.) que se recolectan con el objetivo de preservar el patrimonio documental español en Internet.

La Biblioteca comenzó a capturar páginas y sitios web españoles albergados en el dominio .es, así como en otros dominios y subdominios genéricos (.com, .edu, .gob, .org, .net, etc.), en 2009, con la ayuda de la organización sin ánimo de lucro Internet Archive, inspirada  en las Directrices para la preservación del patrimonio digital de la UNESCO (2003) y en la Recomendación de la Comisión Europea de 24 de agosto de 2006 sobre la digitalización y la accesibilidad en línea del material cultural y la conservación digital. Desde 2011, los sitios web y las publicaciones en línea son considerados objeto de depósito legal (Ley 23/2011, de 29 de julio, de depósito legal), y como tal la BNE y los centros de conservación de las Comunidades Autónomas tienen la obligación de preservarlos como parte de sus colecciones patrimoniales.

En esta fase de prueba, la consulta sólo está disponible por URL,  pero se prevé que más adelante una nueva versión permita realizar búsquedas por materias, títulos, y a texto completo. Por ello, es posible que en la recuperación de la información encontremos numerosos enlaces rotos, debido tanto a la imposibilidad de preservar toda la información publicada en Internet como a la obsolescencia y volatilidad de la tecnología que se utiliza para su recolección.

La Biblioteca Nacional, con el fin de guardar la mayor cantidad de información web posible, y consciente del problema que plantea la exhaustividad y tamaño de Internet, ha optado por un modelo mixto de recolección de páginas web, que combina capturas masivas con otras más selectivas, siguiendo la metodología utilizada por parte de otras bibliotecas nacionales en el mundo.

 

Las capturas selectivas se dividen a su vez en tres grupos principales: temáticas, de evento y de riesgo. Entre las primeras hasta la fecha se dispone de las siguientes:

Por su parte las de evento incluyen acontecimientos de especial relevancia para la sociedad española, bien por su valor cultural, científico, artístico, social y político, su trascendencia para la investigación futura sobre la historia, la sociedad y la cultura españolas y/o que hayan tenido gran repercusión pública e impacto social:

Por último, el grupo de riesgo incorpora aquellos sitios web con amenaza de desaparición, y por tanto, de pérdida de información.

Nos encontramos por tanto ante un interesante proyecto colaborativo, que pretende recopilar, divulgar y preservar en la medida de lo posible el patrimonio documental existente en Internet. No obstante, la difusión de estos contenidos no es totalmente en acceso abierto, puesto que podría colisionar con la Ley de Propiedad Intelectual. Por ello se han dispuesto ordenadores diseñados especialmente para ello tanto en la Biblioteca Nacional como en las bibliotecas habilitadas por las Comunidades Autónomas que participan en el proyecto.

 

 

 

 

El Partenón de los libros prohibidos convulsiona Documenta

Partenón KessellLa feria Documenta, famosa exposición de arte contemporáneo que se celebra cada cinco años en la ciudad alemana de Kassel, se ha visto enriquecida por una monumental y metafórica obra de la artista argentina Marta Minujin. Sobre su enorme capacidad seductora ya nos habló nuestro compañero Chema Pérez en un Biblioideas anterior. Su magnético Partenón de libros prohibidos es una pieza en continua construcción, concebida como una réplica de la grandiosa estructura arquitectónica helena, pero formado por más de cien mil libros censurados y prohibidos que miles de personas han aportado desde múltiples rincones del mundo. Desde España partieron aproximadamente seis mil ejemplares.

Su potencial transformador y simbólico se ve reforzado además porque se erige en una plaza en la que los nazis quemaron numerosos volúmenes en 1933, y es heredera en parte de otra estructura que Minujin realizó en 1983 para conmemorar el final de la dictadura militar argentina y el regreso a la democracia.

Partenón Buenos Aires

Ambas obras se convierten por tanto en alegatos contra las dictaduras y la censura, y a pesar de su carácter efímero, constituyen una evidencia de que el arte es, o ha de ser, un elemento vivo, cercano a sus coetáneos, y producto de la realidad social en la que está inmerso y de la que surge. En este caso sin embargo los libros emprenderán una nueva aventura cuando se desmonte la instalación, ya que es deseo de su autora que sean distribuidos en refugios de migrantes y bibliotecas públicas europeas.

 

 

 

La librería secreta de Luis de Usoz (1805-1865)

FolletoAprovechando el período estival, os vamos a sugerir una interesante exposición bibliográfica que ofrece la Biblioteca Nacional de Madrid sobre la densa y rica colección de libros que el erudito Luis de Usoz y del Río reunió para colmar su pasión por los libros prohibidos.

Aunque inaugurada meses atrás (el 25 de mayo), permanecerá abierta hasta el 10 de septiembre de 2017, en el marco de los 500 años de la Reforma protestante que se conmemoran en este mismo año. La muestra ofrece una amplia representación de la biblioteca de Usoz, quien obtuvo numerosas obras de forma clandestina con la intención de preservar y recuperar tanto las ediciones más perseguidas de la literatura española como los más relevantes escritos de la primera y segunda reforma.Biblia del siglo XIII

 

Conviven en ella traducciones de la Biblia al castellano que no pudieron circular por la península, obras de de Erasmo o Calvino, folletos reformistas, la geografía de Ptolomeo editada por Miguel Servet,  la correspondencia del insigne diplomático aragonés José Nicolás de Azara, o un incunable de las fábulas de Esopo.

 

Visión del mundo de Miguel Servet. Siglo XVITodas ellas dan muestra tanto de su pasión bibliófila, que acompaña de su condición de especialista en el análisis e investigación de los primigenios textos sagrados, como de su defensa de las ideas liberales en medio del convulso siglo XIX. En la página web de la biblioteca se puede descargar un interesante catálogo, editado y coordinado por Marta Vizcaíno Ruiz, que contiene prolija y abundante información biográfica del propio Usoz, los pormenores de la donación de su biblioteca y los propios contenidos de la exposición, lo que sirve de imprescindible complemento a la misma.

 

 

El Báltico y la Rusia de 1934: “Cartas Caseras” de Royo Villanova

Informa: Biblioteca de Medicina (Universidad de Zaragoza)

“Cartas caseras”

Ricardo Royo VillanovaCon este título describe el eminente médico zaragozano Ricardo Royo Villanova el largo viaje que, junto a un grupo de médicos, llevó a cabo por el Báltico y las grandes ciudades de Rusia aprovechando su asistencia al Congreso de la Unión Internacional contra la Tuberculosis celebrado en Varsovia. Era el verano de 1934 y estas crónicas fueron su contribución al lanzamiento de la revista La Casa del Médico que publicaba su primer número en el mes de julio de ese mismo año.

Son quince las Cartas que la revista va insertando en los veinticuatro números que se editaron en Zaragoza hasta que, de manera abrupta, cesa su publicación con el inicio de la Guerra Civil en julio de 1936.

 

Ahora que es tiempo de vacaciones y viajes, las hemos puesto en nuestra página de la Biblioteca de Medicina a modo guía (naturalmente desactualizada) para turistas o para el mero disfrute de una más que notable capacidad narrativa y de observación.

Los relatos se encuentran en la revista La Casa del Médico que se editó en Zaragoza hasta el inicio de la Guerra Civil y ahora estamos digitalizando. Como botón de muestra para este blog hemos elegido esta curiosa primera impresión que le causó el Mausoleo de Lenin.

Cartas Caseras XI

Biblioideas: Después de los libros

 4-Elements: Post-Libros, Neolibros, No libros: un viaje de reinterpretación

El viejo mundo se muere, el nuevo tarda en aparecer, y en ese claroscuro surgen los monstruos.

Antonio Gramsci

El pasado 27 de junio se cumplieron cincuenta años de la instalación en Londres del primer cajero automático, aunque aquí no veríamos ninguno hasta 1974. El primer teléfono móvil se presentó en 1973 y la World Wide Web en 1992.

En 1959 llegó a España el primer ordenador, fue para Renfe. Hasta 1963 no llegaría uno a la Universidad de Zaragoza (por cierto, si quieres saber más de la historia de la informática en ella desde entonces no te pierdas este entretenido trabajo de Paco Serón, uno de sus investigadores).

Sólo unas décadas después de aquello, compramos la ropa o la comida en Internet, manejamos electrodomésticos desde la distancia y nos vemos metidos en una madeja de artilugios tecnológicos que han conseguido la paradoja de estar permanentemente conectados pero vernos poco y tratarnos menos. No está claro que la especie humana esté preparada para asumir estos cambios en tan corto espacio de tiempo sin consecuencias en la sociedad y en el individuo, en nuestra forma de ser, de comportarnos, de afrontar problemas, de vivir.

¿Y las bibliotecas? Nadie sabe realmente qué será de esos lugares, en qué se convertirán, ni siquiera si existirán a largo plazo. Los cambios en ese ámbito también han sido vertiginosos. Lo que es una tendencia en las bibliotecas públicas se consolida en las académicas y en las bibliotecas científicas ya es un hecho: el libro o la revista de papel están siendo relegados y “el usuario” empieza a ser un extraño. Nos consta su existencia y sigue disfrutando de servicios de la biblioteca, pero apenas se deja ver. No hablamos con él cara a cara, no vemos sus gestos ni su aspecto, no oímos el tono de su voz, no hay ese intercambio generador de sensaciones y emociones. De hecho muchas bibliotecas se esfuerzan en generar actividades que recuperen o refuercen ese contacto. En la misma Universidad de Zaragoza hay experiencias en esta dirección que puedes ver en otras secciones de este blog. La última, la Biblioteca de Semillas, en la Escuela Politécnica Superior de Huesca.

 4-Elements: Post-Libros, Neolibros, No libros: un viaje de reinterpretación

A estas o parecidas ideas les daba vueltas Fernando del Blanco, bibliotecario en el CID de Barcelona, un centro de investigación del CSIC, cuando una conversación sobre libros con miembros de 4-Elements, un colectivo artístico de la ciudad, acabaría convirtiéndose en una exposición: Post-Libros, Neolibros, No libros: un viaje de reinterpretación, «un viaje de indagación por el formato, por la morfología, por la poética y por la mitología del libro» materializado en una serie de “monstruos” de los que hablaba Gramsci.

Se enmarca en las actividades programadas dentro de la celebración del 50 aniversario del CID y ha estado abierta en la sala de lectura de su biblioteca desde el 9 de febrero al 30 de junio. Aquí puedes ver las obras. La exposición albergaba además la instalación Pre-Libros, seis piezas que incidían en la historia y los formatos del libro. Puedes verlas aquí.

Con ello Fernando del Blanco quería compensar «la pérdida de afluencia de nuestros usuarios precisamente por la crisis del libro que la exposición narra […] y continuar haciendo de la biblioteca un lugar atractivo, no sólo una aplicación, un recurso digital, un teléfono o un correo electrónico útiles». Lo cuenta en la última Enredadera, la revista de la Red de Bibliotecas y Archivos del CSIC.

 

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

XV Jornadas CRAI. Talleres para el éxito de un curso en línea

(Informan Matilde Cantín y Elena Escar)

Los días 15 y 16 de junio tuvieron lugar en Madrid  las XV Jornadas CRAI, organizadas por la Universidad de Educación a Distancia (UNED) con el título Talleres para el éxito de un curso en línea, siguiendo la estela de trabajo que se viene desarrollando acerca de los MOOC desde las Jornadas de Barcelona en 2013, y 2016, pasando por las Jornadas de Murcia en 2014, de las que fuimos testigo.

El programa de las Jornadas fue eminentemente práctico y participativo gracias a las mesas redondas, coloquios y talleres programados. En los distintos talleres monográficos los participantes trabajamos en grupo los factores clave para lograr el éxito de cursos en línea en diferentes formatos.

Los resultados obtenidos se plasmaron en vídeos que constituyen las actas multimedia. La Conferencia inaugural: El universo MOOC: tipologías, plataformas,  y tendencias de futuro corrió a cargo de Jordi Claramonte Arrufat, Director de UNED Abierta, quien de forma amena expuso las tendencias de futuro de los cursos online. Puedes acceder a su pdf desde aquí

A continuación tuvo lugar una Mesa redonda sobre Bibliotecas y MOOCs: presente y futuro, coordinada por Isabel Calzas, Directora de la Biblioteca UNED, (presentación pdf) en la que participaron Mercé Cabo, Vicegerenta del Área de Servicios, Tecnología y Recursos de Información, Universitat Pompeu Fabra (UPF), (presentación pdfTeresa Malo de Molina. Directora de la Biblioteca de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) (presentación pdf) y Rosa Sánchez Fernández. Coordinadora del Área de Apoyo a la Docencia y la Investigación, UNED, (presentación pdf), quienes nos presentaron un estado de la cuestión y nos avanzaron los proyectos de futuro.

La mañana finalizó con la ponencia de Alicia Cañellas. Consultora de formación en aCanelma y Co-founder de All VR Education, titulada Preparándonos para realizar un MOOC: la narración digital.  El arte de contar historias nos permite conectar emocionalmente con los alumnos, a pesar de que los medios y los formatos han cambiado a lo largo del tiempo es posible transmitir experiencias memorables. Siguiendo a Albert Einstein se puede decir que el aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información. (presentación pdf)

 

A la tarde se desarrollaron los cuatro primeros talleres, cada asistente podía elegir, en función de sus intereses, participar en uno de los siguientes talleres:

Finalizamos la tarde con una muy interesante visita a las instalaciones del Centro de Medios Audiovisuales (CEMAV) realizada por su director Ángel Mancebo, donde visitamos las salas de grabación y de polimedia, así como el depósito de cintas de programas de radio de la UNED.

La jornada del viernes comenzó con una conferencia de José Mª Luzón Encabo titulada “Writing to learn”. GRubric: una herramienta de corrección automática de preguntas con respuesta utilizable en MOOCs, primeros resultados de su aplicación. Según su autor dicha herramienta mejora la lectura, escritura y motivación del alumno y libera al profesor de tareas repetitivas. GRubric es una aplicación que está en la nube y que además de la evaluación, dispone de elevadas funciones: corrector de textos, detecta el plagio, etc.

Tras una pausa para el café, se iniciaron cuatro nuevos talleres paralelos:

A continuación se pasó a la grabación de polimedias con los resultados de los talleres, que en breve se colgarán en la web de las Jornadas.

Las conclusiones y una visión general de las jornadas se pueden ver en este vídeo.

Toda la información de las mismas se puede encontrar aquí

 

Nosololibros. Sobrinus: cuando el talento no basta

Sobrevuela siempre por la historia del rock la necesidad de ubicar a unos cuantos músicos, de profesión minoritarios, en una especie de cajón de sastre denominado Malditos. A veces peyorativo, otras defendido de forma estusiasta e interesada por sus propios miembros, el estigma les acompaña hasta su desaparición, entre el escaso apoyo mediático, la incredulidad de la crítica, y la indiferencia de buena parte de la población.

Sobrinus, la banda que vamos a visitar, nunca consiguieron los favores del público, y tampoco creo que lo buscaran. Tres músicos de enorme calidad, con un directo brutal, y unos cuantos discos (3 en total) conforman su testimonio vital. Etiquetados dentro del rock alternativo, su eclecticismo convirtió cada una de sus grabaciones en un viaje a sonidos crimsonianos, atmósferas y riffs de guitarra zappianos y por supuesto a reminiscencias de Primus, el icónico grupo del magistral bajista Les Claypool, al que parecen homenajear desde su propio nombre.

Precisamente esta última influencia pudo marcar su destino, puesto que sin medir la profundidad y amplitud de su obra, se les tildaba de meros clones de la banda estadounidense de funk metal. Pero en realidad crearon un ecosistema propio, en el que abundaban el recurso a las síncopas y la proliferación de constantes cambios de ritmo plenos de creatividad y transmisión, realizados con medidas extrañas y de alta dificultad técnica. Tampoco desdeñan una letras surrealistas, en las que la ironía y el humor adoptaban idénticas modulaciones que su música, incluyendo inteligentes juegos de palabras hasta conformar una obra que adquiría nuevas dimensiones en cada escucha. A ello debemos unir su solidez como instrumentistas y su pasión por el directo.

Todas estas circunstancias sin embargo (o quizá por ellas) no impidieron su desaparición en 2005, diez años después de su fulgurante comienzo con Sobrinus (1996), un torrente desbordante de creatividad que contiene canciones tan generosas como Pitufa o Suerte, eléctricas como Sueña? o tan estremecedoras como Zumbido. Su segunda entrega, Zapin (1998), no es un mero álbum continuista, aúna inquietud y ambición. Pese a ciertas concesiones comerciales, dispone de temas tan desgarradores y elocuentes como ¿Vives cómodo? o Ámame si … y les permite embarcarse en una larga gira por todo el país. Su última aportación, 13 muecas compiladas (2003), grabado tras el primer movimiento en el grupo (el batería Roberto Lozano es relevado por David Parrilla), exhibe el mismo músculo e intensidad que los anteriores, y cuenta con una tremenda exposición de poderío y contundencia condensado en la brillantez de Ya no soy un pez o La noche me domina.

Se ponía fin a una fructífera trayectoria musical, y se abría el camino a nuevas aventuras rítmicas, desde el sonido aflamencado de Adredre, creación del cantante y guitarrista Sydney Gámez, a las colaboraciones de Roberto Lozano en Sex Museum o Corizonas. Sobrinus fue una banda que creció fuera de los focos, haciendo apología de la libertad compositiva como fórmula de comunicación, dotada de un virtuosismo no exento de entrega ni transmisión. Constituyen un arquetipo más de que la calidad no sólo no es suficiente, sino que a veces resulta un hándicap para alcanzar el éxito.

Nuestro compañero Luis Blanco nos invita a adentrarnos en la historia de la música a través de una galería personal de iconos con una mirada heterodoxa y ecléctica