Biblioideas: Bibliopegia antropodérmica

(Chema Pérez. BUZ)

Bibliopegia no es una palabra reconocida por la Real Academia Española. Se trataría de un anglicismo. El Oxford English Dictionary limita el concepto a la encuadernación artística y considera “Bibliopegy” como vocablo construido a partir del griego (βιβλίον, “libro”, y πηγία, “junto”) y 1835 como su primera aparición escrita conocida (en el libro de la foto).

La bibliopegia o encuadernación Foto libro abiertoantropodérmica no sería otra cosa que el arte de encuadernar libros con piel humana. Lo que hoy vemos como una aberración se practicó desde la Edad Media. La Revolución Francesa la puso de actualidad y fue regocijo de las clases altas en el siglo XIX (sólo ellas tenían libros, mucho más encuadernarlos).

Más allá de lo que nos parezca encuadernar un libro con la piel de un congénere, lo cierto es que del ser humano es aprovechable casi todo. También la piel, que puede curtirse como la de cualquier otro animal. En el proceso de curtido gana consistencia y grosor.

De hecho, fueron los médicos los que pronto vieron que el material era relativamente barato, duradero y resistente al agua, entre otras cualidades. Uno de ellos, John Stockton Hough, médico y bibliófilo de Filadelfia, diagnosticó el primer caso de triquinosis en la ciudad y encuadernó varios volúmenes con la piel de la mujer fallecida. Parece que alguno de ellos aún se conserva en la biblioteca del College of Physicians of Philadelphia.

Libro Padre Garnet

En 2007 una reseña de la BBC daba cuenta de la subasta de un libro peculiar. Se trata de A True and Perfect Relation of the Whole Proceedings Against the Late Most Barbarous Traitors, Garnet a Jesuit and His Confederate, que recoge la documentación del proceso contra los acusados en la Conspiración de la Pólvora (1605). Hay varios ejemplares de este libro en la British Library, pero la peculiaridad del ejemplar consiste en que está encuadernado con la piel de uno de los condenados, el padre Henry Garnet, superior de los jesuitas ingleses. El libro se adjudicó en 5.400 libras. Puedes verlo en la foto de al lado.

En la sala de La Bastilla del parisino Museo Carnavalet se conserva un ejemplar de la Constitución francesa de 1793 encuadernado en piel humana. Hay toda una leyenda acerca del uso dado a la piel de muchos aguillotinados en unas tenerías de Meudon, cerca de París, entre 1792 y 1794. Parece que otro ejemplar similar fue subastado en 1872.

Otro caso sorprendente es el de James Allen, un bandolero de renombre, que intentó robar a un tal John Fenno y quedó tan impresionado por el valor de éste que, ya en prisión, escribió sus memorias y pidió que a su muerte, en 1837, se encuadernaran con su piel y le enviaran el ejemplar a su admirada víctima. Fenno lo recibió y unos descendientes suyos lo donaron al Boston Atheneum, en cuya biblioteca permanece (aquí puedes ver la ficha de la obra).

Holbrook_Jackson

En todos estos casos la veracidad está acreditada; aunque, como ocurre con la bibliofagia (ver biblioideas de abril de 2013 y marzo de 2014), estos terrenos escabrosos se prestan a la leyenda y el fraude. Muchas veces no resulta fácil determinar la verdad de lo ocurrido con tal o cual libro o personaje. Además, parece que el curtido acaba con el material genético y hace muy difícil una prueba fiable de ADN.

Si te sientes atraído por este tema, Juan Carlos Díaz Jayo, en Libros malditos, malditos libros, también habla de algunos casos de encuadernación antropodérmica. La revista Litterae tradujo en 2004 un artículo de Holbrook Jackson, Books bound in human skin, escrito en 1930. Hasta Nieves Concostrina habló de ella en su programa de RNE emitido el 21 de abril de 2013. Y, si aún quieres más, los anglosajones tienen bibliografía abundante.

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

4 pensamientos en “Biblioideas: Bibliopegia antropodérmica

    1. JOSE MANUEL UBE GONZALEZ

      Muchas gracias, Esther, por tu comentario.

      Subcomisión de Comunicación 2.0 de la BUZ.

      Responder
  1. Alejandrina

    ¡Felicidades Chema¡ me ha parecido interesantisimo y me he quedado con las ganas de saber más sobre el tema, lastima que no tengamos el libro de Diaz Jayo en la biblioteca

    Responder
    1. JOSE MANUEL UBE GONZALEZ

      Gracias, Alejandrina. Transmitiremos tu felicitación a nuestro compañero Chema.
      Subcomisión de Comunicación 2.0 de la BUZ.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*