Biblioideas : Cuando murió mi padre fue como si una biblioteca entera se hubiera quemado

Susanna Hesselberg : When my father died it was like a whole library had burned downEl pasado mes de julio Universo Abierto, el blog de la biblioteca de la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad de Salamanca, dedicaba una entrada a una curiosa obra de Susanna Hesselberg, artista sueca residente en Malmö. Ella fue una de las participantes en la cuarta edición de Sculpture by the Sea, una muestra bienal que, entre otras cosas, colocó 56 esculturas a lo largo de la costa de Aarhus, en Dinamarca, entre ellas diamantes gigantes reflectantes o cámaras escrutando las rocas.

En esta ocasión ha presentado una obra en la que una biblioteca desciende a la tierra hasta confundirse con ella.

Nos trae recuerdos de Matej Kren, un artista al que le dedicamos una biblioidea allá por noviembre de 2012, pero mientras éste convertía en sus instalaciones los libros en un caleidoscopio sin fin, Susanna Hesselberg los hace desaparecer.

Susanna Hesselberg : When my father died it was like a whole library had burned downSe titula When my father died it was like a whole library had burned down. Dice su autora que quiere ofrecer un homenaje a la memoria de su padre simbolizando el sentimiento de pérdida que te inunda tras la muerte de un ser querido, la convicción de que el paso del tiempo acabará hasta con su recuerdo. En ella los libros van desvaneciéndose en la oscuridad hasta desaparecer de nuestra vista. El arte busca sentido a lo inconcebible.

La biblioteca está cubierta por un cristal con su debido aislamiento, evitando así que cualquier bibliófilo patológico, excesivamente curioso o simplemente torpe, caiga en su interior. Convierte una biblioteca en algo inaccesible. Estuvo expuesta frente al mar hasta el pasado 15 de julio.

Su título surge de la canción World Without End (Mundo sin fin), que Laurie Anderson incluyó en su disco de 1994 Bright Red, en el que también aparece un dueto con Lou Reed, quien más adelante (se casó con ella en 2008) acompañaría a la autora hasta su muerte en octubre de 2013. Paradojas de la vida (o no), el que nos describía paseos por el lado salvaje moría mientras practicaba tai chi. Ésta es la letra de la canción de Laurie Anderson:

I remember where I came from
There were burning buildings and a fiery red sea
I remember all my lovers
I remember how they held me
World without end remember me
East. The edge of the world
West. Those who came before me
When my father dies we put him in the ground
When my father died it was like a whole library
had burned down.
World without end remember me

Susanna Hesselberg : When my father died it was like a whole library had burned downQue viene a decir algo así: Me acuerdo de donde vengo, había edificios en llamas y un mar de color rojo vivo, me acuerdo de todos mis amantes, recuerdo cómo me ayudaron. Mundo sin fin, acuérdate de mí. Este: el borde del mundo. Oeste: aquellos que vinieron antes que yo. Cuando murió mi padre lo pusimos en el suelo. Cuando murió mi padre era como si una biblioteca entera se hubiera quemado. Mundo sin fin, acuérdate de mí.

Hay quien también quiere ver en esta especie de Underground Library reminiscencias de la madriguera de ese conejo blanco y sin nombre de Alicia en el País de las Maravillas, el que siempre llegaba tarde. En fin, cada loco con su tema.

Biblioideas

Biblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

2 pensamientos en “Biblioideas : Cuando murió mi padre fue como si una biblioteca entera se hubiera quemado

  1. Maria Dolores Velasco Beltran

    me gusta su sección, para tomar ideas para la biblioteca donde labor, en Puerto Vallarta, es de bachillerato.

    Responder
    1. JOSE MANUEL UBE GONZALEZ Autor

      Muchas gracias por su comentario, María Dolores. Seguro que también sus iniciativas en la biblioteca de Puerto Vallarta serán estupendas.
      Saludos desde la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza.

      Subcomisión de Comunicación 2.0 de la BUZ.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*