Biblioideas: Libros en un bosque de Quebec

(Chema Pérez. BUZ)

Jardin de la Connaissance“Un libro está hecho de un árbol. Es un conjunto de piezas planas y flexibles (por eso llamadas ‘hojas’) impresas con garabatos negros pigmentados. Una mirada a él y se escucha la voz de otra persona, tal vez alguien muerto hace miles de años […]. Los libros rompen las cadenas del tiempo, prueba de que los seres humanos pueden hacer magia”.

                                                   Carl Sagan

A orillas del río San Lorenzo, a unos 350 km al norte de la ciudad de Quebec se encuentra el Jardin de la Connaissance, un espacio creado con unos 40.000 libros y unas cuantas planchas de madera para reforzar las estructuras. Esta instalación formó parte de la edición de 2010 del Festival International des Jardins, que se celebra anualmente en Les Jardins de Métis. Es obra de Thilo Folkerts, creador de 100Landschaftsarchitektur, y Rodney LaTourelle.

Thilo Folkerts es un alemán instalado en Berlín, paisajista y profesor universitario, que viene jugando desde 1997 con el concepto de jardín.

Rodney LaTourelle es un artista y escritor interesado en los efectos del color interactuando con el ambiente. Aunque nacido en Winnipeg (Manitoba, Canadá), también reside en Berlín.

Jardin de la Connaissance

Sus autores esperan que el jardín vaya integrándose en el bosque. Los materiales de los libros se degradan rápidamente en un entorno natural, pero también proporcionan una variedad de  micro-ambientes para todo tipo de bicherío. Plántulas e insectos han dado vida a muros, alfombras y bancos. También han encontrado acomodo aquí diferentes variedades de setas. Los colores originales de los libros han ido desapareciendo. El conocimiento vuelve a la naturaleza de la que salió. Se trata también de un experimento para descubrir cómo el papel vuelve a integrarse a la naturaleza. Además, se ha convertido en un espacio público al que las personas acuden a meditar, conversar y, evidentemente, a leer.

Jardin de la Connaissance

En 2012, los autores quisieron seguir experimentando, esta vez como jardineros. Aplicaron musgo del propio bosque en los muros de libros como si se tratara de pintura (una técnica usada ya por graffiteros) para favorecer que el Jardín del Conocimiento fuera desvaneciéndose en el bosque. “Invocando la relación mítica entre el conocimiento y la naturaleza integral del concepto de “paraíso”, exponemos estos artefactos culturales supuestamente intemporales al proceso de descomposición”. El jardín hubo de desmontarse en 2014 para dar cabida a nuevos espacios del festival. Los libros se trasladaron unos cientos de metros a otro lugar del bosque, donde siguen su imparable proceso de degradación tomados por nuevas plantas y animales.

Aquí puedes ver cientos de fotos del jardín y, desde la parte inferior de esta página, se puede disfrutar de una vista panorámica del mismo y de los comentarios de los propios autores sobre lo que vas viendo.

Ficha técnica del proyecto:

  • Arquitectos: 100Landschaftsarchitektur
  • Directores responsables: Thilo Folkerts, Rodney LaTourelle
  • Colaboradores: Laura Strandt, Maike Jungvogel
  • Realización: Johanna Ballhaus, Elisabeth y Jessica Charbonneau, Sandrine Perrault
  • Proyecto: Jardin de la Connaissance
  • Localización: Quebec, Canadá
  • Espacio: cerca de 250 m2
  • 40.000 libros = unas 30 t.
  • Altura máxima de los muros: 1,80 m. Anchura: unos 50 cm
  • Coste de proyecto: 20.000 CAD (14.000 €)
  • Tableros: 11 colores

Biblioideas

Biblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros

2 pensamientos en “Biblioideas: Libros en un bosque de Quebec

  1. Lurdes

    Hola Chema, me parece un proyecto brutal. Nosotros estamos pensando en realizar algo parecido a partir del reciclaje del famoso palet europeo. Gracias por compartir la experiencia, me uno a seguir el blog! Gracias!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*