Biblioideas: Little Free Library

LFL con niñasLas Little Free Library constituyen un movimiento comunitario surgido en Estados Unidos. Su objetivo: promover la introducción y el amor a la lectura mediante el intercambio gratuito de libros. Sus promotores juegan con el doble significado de la palabra Free (libre/gratis).

Este movimiento se conoce también como NOOX (de Neighborhood Book Exchanges, Intercambio Comunitario de Libros) o Pop-up Libraries (no confundir con bibliotecas de libros interactivos, con figuras tridimensionales y móviles, conocidos también como libros pop-up).

La idea no es nueva. Son muchas las experiencias comunitarias de compartir libros en diversos (y pequeños) contenedores o formatos, desde una maleta o una cabina telefónica en desuso hasta un burro. Recordad este vídeo (sólo minuto y medio) en el que Luis Soriano, un maestro, otro héroe anónimo, reparte libros por la sierra colombiana ayudado de su burra Alfa y su burro Beto. En los últimos años todos hemos visto además la proliferación de bares u otros establecimientos con una pequeña colección de libros a disposición de sus clientes. Pionera en Zaragoza fue la Biblioteca Frida Khalo, que puedes visitar desde 2002 en el bar Birosta. También, desde 2013, El Rincón de Momo te ofrece libros entre cafés y un ambiente agradable.

LFL maderaPero no es exactamente lo mismo. Las Little Free Library, una especie de Bookcrossing (por cierto, tal vez una día hablemos de él) un poco más sofisticado, tiene un componente comunitario (el barrio, la urbanización, la calle) fuera de cualquier estrategia más o menos comercial.

Se inició como un sencillo proyecto de alcance local en Hudson, Wisconsin, en 2009. En recuerdo de su madre, maestra y amante de la lectura, Todd Bol construyó la reproducción de un aula a pequeña escala, la llenó de libros y la instaló frente a su casa con la leyenda “Free Books”. Poco después, Rick Brooks, de la Universidad de Wisconsin en Madison, se interesó en el proyecto como una forma de márquetin social. En el verano de 2010 la idea había prendido y la gente las llamaba de diferentes formas hasta que acabaron conociéndose como Little Free Libraries. En mayo de 2012 se constituyeron como organización sin ánimo de lucro.

Entre 1895 y 1914, una bibliotecaria llamada Lutie Stearns recorrió Wisconsin llevando sus “pequeñas bibliotecas viajeras” a más de mil localidades del estado. De alguna manera, la iniciativa de Todd Bol se convirtió también un homenaje a aquella mujer olvidada.

En enero de 2015 se estimaba (a la baja) que había más de 25.000 de estas pequeñas bibliotecas repartidas por el mundo. Y el número no deja de crecer. Cada una tiene su placa oficial y un número único asignado por la organización Little Free Library.

Hay un listado actualizado de las repartidas por el mundo. Españolas sólo aparecen dos, ambas en un colegio madrileño de enseñanza primaria. Podrías hacer algo por subsanarlo y poner una de estas bibliotequillas (con su correspondiente permiso municipal, todo en orden) a la entrada de tu casa o del bar que frecuentas, en una plaza de tu barrio, en un parque o en tu facultad. No han de estar necesariamente al aire libre, pero esto las hace accesibles 24 horas diarias y 365 días al año.

LFL Nueva York

Puedes comprársela a la propia organización o fabricarla tú (al final de este folleto tienes los planos para hacerlo). También puedes dejar volar tu creatividad, como hizo el estudio Stereotang a la hora de diseñar una en Nueva York. O puedes coger ideas en Flickr o Pinterest. En fin, lo que tú quieras.

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

6 pensamientos en “Biblioideas: Little Free Library

    1. JOSE MANUEL UBE GONZALEZ

      Muchísimas gracias por tu comentario. Se lo transmitiremos al autor de nuestras biblioideas.

      Responder
    1. JOSE MANUEL UBE GONZALEZ

      Muchas gracias, Chema, por el aporte relativo a la iniciativa de la Universidad de Salamanca

      Subcomisión de Comunicación 2.0 de la BUZ.

      Responder
  1. PIERRE

    hace tiempo que lo estoy pensando. Tengo muchos libros y estoy dispuesto a construir la pequeña biblioteca a la puerta de mi casa, Vivo en un adosado. No sé con quién ponerme en contacto para registrarme y, asi, aparecer en el listado de localización. ¿ alguién me puede informar?

    Responder
    1. JOSE MANUEL UBE GONZALEZ

      Puedes ir directamente a la página oficial de Little Free Libraries, en la que te informa cómo puedes darte de alta y cómo debes formar parte de listado de bibliotecas disponibles:
      http://littlefreelibrary.org/start/
      Esperamos que pueda servirte de ayuda este enlace.
      Subcomisión de Comunicación 2.0

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*