Casa del lector

En estos tiempos de crisis en los que la cultura es una de las más perjudicadas, tener buenas noticias sobre la promoción de la lectura, los libros y las bibliotecas siempre es de agradecer. Por eso traemos al blog tirabuzón la noticia de la inauguración por parte de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez del Centro para la Investigación, el Desarrollo y la Innovación de la Lectura / Casa del Lector, un nuevo espacio cultural ubicado en varias de las naves del complejo Matadero Madrid, en una superficie que supera los 8.000 metros cuadrados. El centro fue presentado el día 4 de octubre (con la inauguración oficial el 17 del mismo mes).

La lectura es el eje principal de su identidad, tomando ésta desde la perspectiva del futuro, de las nuevas y revolucionarias formas de leer que ya están surgiendo en nuestra sociedad.  La propia Casa del Lector se define en su web como “Un espacio en el que favorecer el encuentro del público en general y el mundo profesional. El adulto, el joven y el niño. La palabra, la imagen, el arte. No hay manifestación cultural que, para su conocimiento y disfrute, no requiera de un ejercicio pleno de lectura.

Exposiciones, conferencias, cursos formativos, talleres de creación, ciclos de música, cine y artes escénicas, junto a investigaciones aplicadas, contribuirán, entre otras muchas propuestas, a la consecución de un lector que comprende, que valora, que asimila, que comparte y que interpreta el mundo, la sociedad y su tiempo porque lee.”
El proyecto arquitectónico es de Antón García-Abril (Ensamble Studio). El diseño intenta plasmar (espacialmente) que la idea de que la comunicación se basa en el principio de conectividad. Se trata de conectar personas, ideas, espacios y lugares. El proyecto de interiorismo ha sido elaborado por Jesús Moreno y Asociados.

Ya hay programadas cuatro exposiciones iniciales:  El hilo de Ariadna. Lectores / Navegantes, dedicada a la lectura como el hilo que nos guía y orienta; Germán, una antológica sobre la figura de Germán Sánchez Ruipérez; Lenguas para una arquitectura, que muestra los cinco alfabetos hegemónicos en lo que hoy se asientan la gran mayoría de lenguas (latino, centroeuropeo, árabe, oriental –India– y los ideogramas de Extremo Oriente); y Matadero, una muestra que relata con fotografías y documentos la historia de este edificio, con sus antiguas naves de degüello de ganado vacuno, cocheras y colgaderos.
Esperemos que no sea la última de las buenas noticias y de que, además de inauguraciones de espacios,  el resto de infraestructuras culturales españolas no sean cerradas y tengan la dotación adecuada (en plantillas profesionales y presupuestos) para cumplir sus fines de formación, desarrollo cultural y democratización del acceso a la  información para toda la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*