I Encuentro de Instituciones Colaboradoras de Dialnet – Logroño, 29 y 30/09/2011

(Artículo enviado por Ramón Abad, Director de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza)

Los días 29 y 30 de septiembre ha tenido lugar en Logroño, en la sede de la Universidad de La Rioja el I Encuentro de Instituciones colaboradoras de Dialnet. Era un encuentro esperado desde que hace casi dos años Dialnet –un servicio nacido en la Biblioteca de la Universidad de La Rioja- se convirtió en fundación privada y el anuncio del mismo realizado por su Director, Ferrán Mateo, en la ronda de visitas que llevó a cabo el año pasado por las instituciones colaboradoras para presentar la nueva Fundación.

La nueva Dialnet nace con fuerza, entusiasmo y con una agenda de proyectos variada y ambiciosa. Tiene carácter de fundación universitaria de carácter privado, algo que ha generado algunas suspicacias, si bien esta decisión, según explican sus gestores, deriva de la realidad legal vigente, que prohibe a las fundaciones públicas participar en las convocatorias de ayudas públicas para desarrollar proyectos. En su Patronato, presidido por el Rector de la Universidad de La Rioja, participan Universia, el Instituto Cervantes, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Gobierno de La Rioja.

El Encuentro reunió a unas 70 personas, en su mayoría representantes de las 75 entidades colaboradoras (64 españolas y 11 iberoamericanas) y entre las que las universidades son mayoría (en España participan 37 universidades públicas y 11 privadas).

La Fundación Dialnet, que recoge el testigo y los proyectos de la organización inicial montada sobre una base de trabajo cooperativo voluntario y, muchas veces, altruista de sus miembros, incorpora un soporte organizativo y un equipo de personas –en el que hay de 5 informáticos a tiempo completo-, que no solo garantizan su continuidad sino que le permiten plantearse nuevos retos tecnológicos hasta ahora imposibles de realizar. La nueva Dialnet no solo quiere aumentar cuantitativamente sus contenidos sino constituirse en herramienta de evaluación de la investigación, ampliar su campo más allá de las Ciencias Sociales y las Humanidades, así como extender su campo de acción a Iberoamérica, donde se han firmado importantes convenios, como el realizado con la base de datos Latindex, lo que convierte a Dialnet en el principal recurso en Internet de información científica en lengua española.

Las presentaciones realizadas a lo largo del Encuentro mostraron un Dialnet muy diferente del iniciado hace ya más de 10 años: la ampliación de la información sobre las revistas, añadiendo la clasificación CIRC a las revistas españolas de Ciencias Sociales y Humanidades; los proyectos de corrección y unificación de los nombres de autores, que se está ensayando exitosamente desde junio, con la corrección de 172.000 autores procedentes del CBUC, que entra en Dialnet al incorporar la base de datos de sumarios de revistas catalanas; la exploración de nuevos modelos sobre los que se introduciría la información, mediante la que se cargaría el grueso de la información de la Red y el personal colaborador llevaría a cabo sobre todo una misión de supervisión, revisión y validación de la información introducida; los avances y proyectos en los documentos a texto completo, incluida la gestión de enlaces de documentos en repositorios institucionales; la puesta a punto de pantallas de búsqueda avanzada, enriquecimiento de registros, el proyecto de incluir bibliografias recomendadas; el polémico tema de la introducción o no de monografías en general o limitarlo a obras colectivas o actas de congresos (de lo que ya hay experiencias); el proyecto de utilización de un código único de identificación de autor, para lo que se está trabajando con la Biblioteca Nacional para la introducción de enlaces y se piensa en la posible utilización de los códigos la Red Iris; las iniciativas y proyectos dirigidos al autor, ofreciendo una mayor cantidad de información personal e institucional, que se completaría con la utilización de herramientas Dialnet socuial con herramientas 2.0. Identificar participantes mediante el servicio de identidad de RedIRIS.

El encuentro se completó con un taller para aquellos asistentes que trabajan directamente en la introducción de datos y con un debate final en el que salieron a relucir algunos de los temas sobre los que puede haber cierta incertidumbre.

Se habló, pues, de los nuevos convenios que firmarán las instituciones colaboradores, en los que figurará un anexo específico para la institución en concreto; la futura Comisión Asesora, como posible foro de participación en la gestión de Dialnet; la visibilidad de las instituciones colaboradoras; temas legales; los nuevos desarrollos…

¿Son muchos los frentes abiertos? Es probable. Desde la perspectiva de las instituciones que colaboramos introduciendo artículos de revista, que –no lo olvidemos- es por el momento el capital más valioso con el que cuenta Dialnet, sería un buen momento para, sin renunciar a los objetivos de la Fundación a largo plazo y de los avances que pueden realizarse a través de nuevas aplicaciones informáticas para un mayor enriquecimiento de los contenidos y una mejor explotación de los recursos de información que componen la base de datos de Dialnet, establecer un plan de desarrollo de aquellos objetivos estratégicos basados en el trabajo cooperativo, que permita a las instituciones participantes cuantificar adecuadamente los recursos que va a ser necesario invertir en Dialnet y, así, asegurar que los compromisos se llevan a cabo. Existe el peligro –que ya empezó a apuntar cuando se empezaron a introducir monografías en Dialnet- de que los desarrollos de Dialnet se realicen “a demanda” de los usuarios, de manera desigual y sin la planificación necesaria. Esta dinámica, además de crear nuevas expectativas y, posiblemente, insatisfacción en los usuarios que no ven satisfechas sus peticiones, puede dificultar la coordinación de los proyectos cooperativos. Es muy importante el desarrollo de estrategias muy claras y medidas, que estén consensuadas por las bibliotecas que van a aportar la información y que, por supuesto, también serán las beneficiarias de la actividad de Dialnet en su conjunto.

Son planteamientos que de ningún modo constituyen una crítica a Dialnet. El avance que supone la nueva era de Dialnet, gestionada a través de la Fundación, ha sido un paso esencial para garantizar no solo la estabilidad de la Dialnet que conocíamos sino la del futuro, que se adivina prometedor. Se trata, sobre todo, de asegurar –sin por ello pretender condicionar de ningún modo la autonomía de decisión de la Fundación- que los pasos que se den, se hagan sobre bases lo más sólidas posible.

Una información muy completa del Encuentro se ofrece en la página Web

–>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*