La Biblioteca General de la Universidad de Zaragoza en las III Jornadas de Buenas Prácticas en atención a espacios y usuarios

Los días 3 y 4 de octubre se celebraron en Almagro las III Jornadas de Buenas Prácticas en atención a espacios y usuarios. Tal y como indicábamos en una entrada anterior, durante estos meses publicaremos en el blog las distintas experiencias que la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza ha aportado en dichas Jornadas. La que ocupa nuestra entrada de hoy es la presentada por la Biblioteca General.

Marcapáginas… y mucho más. Información condensada para nuestros usuarios

Informa: Rosa Navarro Inúñez (Biblioteca General Universitaria)

Marcapáginas… y mucho más. Información condensada para nuestros usuarios

La Biblioteca General ofrece una serie de servicios específicos que la diferencian de las bibliotecas de Facultad o Escuela.

  • Es la depositaria del fondo histórico, es decir, de los manuscritos, incunables e impresos del siglo XVI al XVIII que pertenecen a la Universidad de Zaragoza. Como tal, un gran número de nuestros usuarios son investigadores, alumnos de tercer ciclo, profesores de secundaria y sobre todo profesores universitarios, tanto nacionales como internacionales.
  • Es la única biblioteca de la Universidad de Zaragoza que elabora un carné para usuarios no universitarios, es decir, personas que no tienen una vinculación actual con la Universidad, pero que siempre han demandado poder acceder a nuestras bibliotecas.

¿QUÉ QUERÍAMOS HACER?

  • Difundir esos servicios específicos anteriormente mencionados.
  • Recordar a nuestros investigadores la normativa que regula la consulta del fondo antiguo.
  • Informar a los usuarios no universitarios, de forma clara y sencilla, los servicios que pueden obtener con el carné de usuario externo.

¿CÓMO LO HEMOS CONSEGUIDO?

Elaborando dos marcapáginas, uno para cada tipo de usuario. Decidimos elegirlos plastificados porque consideramos que eran un instrumento de visualización y de lectura rápida y sencilla. Además, pensamos que sería algo que el usuario utilizaría y conservaría por más tiempo que una simple hoja de papel.

Marcapáginas… y mucho más. Información condensada para nuestros usuarios

En el primer marcapáginas recordamos a nuestros investigadores siete normas básicas que deben respetar cuando tienen entre sus manos libros tan valiosos.  Para elaborarlo tomamos una iluminación del manuscrito más antiguo que conserva la Biblioteca General, un antifonario mozárabe del siglo X. En la parte anterior hemos destacado las grandes capitales iluminadas que corresponden al monograma VPR [Vespertinum]. Estas letras capitales constituyen una de las señas de identidad del manuscrito. La parte posterior muestra imágenes esquemáticas que facilitan información sobre las situaciones de riesgo que es necesario evitar en una consulta de fondo antiguo.

Marcapáginas… y mucho más. Información condensada para nuestros usuarios

En el segundo destaca, en su anverso, el escudo histórico de la Universidad, que se remonta al siglo XVI, con el fin de potenciar la identidad corporativa tradicional de la institución a la que estos usuarios desean acceder para obtener sus servicios.

Su reverso informa a los usuarios no universitarios qué pueden hacer con el carné que les entregamos y a qué servicios tienen derecho en relación a préstamos, renovaciones y reservas de libros de todas las bibliotecas de la Universidad de Zaragoza, así como también los recursos de los que disponen para hacer uso de estos servicios.

¿QUÉ HEMOS CONSEGUIDO?

1.- Mejorar el tratamiento del fondo antiguo. Mientras nosotros buscamos el libro, el investigador lee la normativa sobre consulta y no solamente mejora la consulta, sino que ayuda a evitar malentendidos que se pueden producir, relacionados con la forma de consultar y manipular los libros antiguos.

2.- Reducir las consultas de los usuarios no universitarios. El marcapáginas responde a las preguntas más habituales de estos usuarios.  Estas personas nos agradecen muchísimo la rapidez en darles el carné (es inmediato), el marcapáginas que les ofrecemos con la información y la gratuidad del servicio.

3.- Comprobar que hay usuarios que conservan los marcapáginas cuando vuelven otra vez a la biblioteca y, sobre todo, que quieren seguir conservándolos, e incluso nos piden más para sus colecciones o para compañeros, porque les sorprende y les encanta. Por tanto contribuyen a que la biblioteca sea más conocida y pueda llegar a convertirse en un referente.

4.- Arrancar una sonrisa a nuestros usuarios. Los usuarios agradecen con una gran sonrisa detalles como éstos, y ese es el gesto que compensa con creces el servicio público que queremos dar a nuestra comunidad y a nuestra sociedad.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.