La Universidad de Zaragoza, entre las 500 mejores universidades del mundo

ARWUCon los rigores del calor, las universidades vuelven a someterse al escrutinio de los diversos ranking que valoran su incidencia a nivel mundial. Nosotros vamos a hacernos eco de dos de los más importantes, el de Shangai y el de Webometrics, prestando especial atención al puesto que ocupa nuestra Universidad.

El primero y más influyente es el de la Universidad de Shangai. El Ranking Académico de Universidades del Mundo (ARWU), manifiesta cierta tendencia a la estabilidad de la Universidad de Zaragoza, ubicándose entre los puestos 401 a 500 de los Campus mundiales. Sin embargo, debemos destacar su excelente calificación en Química, ámbito científico en el que se sitúa entre los puestos 51 y 75, por encima de Universidades como Pekín o Nueva York, siendo por supuesto la primera española en ese campo. Y la presencia de la rama de Informática en la horquilla entre 151 y 200.  Y ello a pesar de la reducción presupuestaria en investigación, el indicador principal del ranking que determina la posición final en el escalafón. Precisamente la existencia de estos sesgos metodológicos, que prescinden de aspectos tan relevantes como la calidad de la docencia o la equidad, suscitan numerosos recelos que conducen a relativizar los resultados de la misma.

Si tenemos en cuenta las Universidades españolas, su posición es la octava en el top ten nacional, siendo la primera la Universidad Autónoma de Madrid, que aparece en la horquilla 201-300.

Por su parte Webometrics, elaborado por el Laboratorio de Internet del CSIC, cuantifica la presencia y el impacto de las universidades en la red. En 2013, la Universidad de Zaragoza ha experimentado un pequeño retroceso con respecto a los datos de 2012, pasando del noveno puesto al undécimo a escala nacional,  del 93 al 109 a escala europea, y del 241 al 309 a nivel mundial. Los indicadores que contempla son la presencia o volumen global de los contenidos en web a partir de los datos de Google; el impacto o calidad de los contenidos, esto es, su visibilidad; la apertura o esfuerzo por crear y mantener repositorios institucionales; y la excelencia, que mide los trabajos académicos publicados en revistas científicas de referencia.

Si queréis comparar los datos con los del año pasado, clicar aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*