Nosololibros. Paul Weller: talento sin anclas

Paul Weller es en sí mismo una enciclopedia musical. Aúna todas las tendencias y experimentos exportados por la música británica en los últimos decenios, desde el rock a la electrónica, pasando por la suave candencia del soul bailable y elegante, el krautrock o el britpop.

El revival mod de la segunda mitad de los años setenta supuso la primera irrupción de Weller al mando de The Jam, una banda mítica capaz de componer canciones que han superado las costuras de las modas, como In the city, That’s entertainment o la magnífica Town Called Malice, en plena eclosión del punk. Letras críticas con el conservadurismo de Margaret Thatcher envueltas en composiciones brillantes, efervescentes y generalmente breves, marcadas por la exquisita voz de Weller y un característico ritmo de bajo, y en las que se atisba su aversión al encasillamiento musical, combinando rock, soul y R&B.

Precisamente en los estertores de la banda el R&B empezó a ser algo más que un referente ocasional, y condujo a Weller tras la ruptura a formar un grupo de enorme influencia, The Style Council. Sofisticación, y elegancia en bases soul y jazzies. Quizá los ejemplos más significativos sean You’re The Best Thing o la más conocida Shout To The Top. Sin abandonar la acidez política y reivindicativa, Weller ofrecía su talento en un ropaje sorprendente y controvertido para los seguidores de The Jam, pero comprensible si observamos su gusto por la evolución constante.

Cuando en los años noventa las discográficas abandonaron esta aventura empieza para quien suscribe su mejor época. En 1992 lanza su primer disco en solitario, homónimo, que abre paso a los enormes Wild Wood (1993), Stanley Road (1995) y Heavy Soul (1997). Abrazando a Traffic nos ofrece un gran puñado de sólidos temas, cantados con una enorme clase. En el primer álbum maravillas psicodélicas como Sunflower, visitas a Neil Young en Has My Fire Really Gone Out? o la fantástica Wild Wood.

Stanley Road se abre con el soberbio The changing man, electricidad y sosiego, la elegancia y contundencia de The Porcelain Gods, con frases tan cáusticas como

Beware false prophets – take a stand!
My fortune cookie cracked up in my hand,
More advice to fill up your head
More empty words from the living dead

Difícil prescindir de todas las restantes. Pero me quedo con el lirismo cómplice de la inspiradas  You do something to me o Time passes, la potencia in crescendo de Out Of The Sinking, o la contundente Whirlpools End.

Heavy Soul remarca y enfatiza la tendencia a crear belleza desde la armonía. Sin llegar a las cotas del anterior, incluye obras tan necesarias como Science, la fantástica Brushed, acorazada de guitarras y sónidos ásperos, la propia Heavy Soul, resuelta con una suerte de jam session pletórica y absorbente donde las guitarras adquieren protagonismo,  o uno de sus grandes clásicos, Peacok suit.

Sus posteriores propuestas son igualmente interesantes y eclécticas. Heliocentric (2000), con la rockera He’s The Keeper, el tiempo medio de Frightened o la envolvente There’s No Drinking After You’re Dead. En Illumination (2002), se abandona al folk-rock y la música americana sin tapujos, como demuestran Leafy Mysteries, A Bullet For Everyone, o Illumination.

Tras algunos discos de versiones, regresó en 2005 con As Is Now, que muestra cierto estancamiento después de tanto derroche artístico previo, pese al arrollador comienzo de Blink And You’ll Miss It, la incisiva Paper Smile, la evocadora por su cercanía a The Jam Come On Let’s Go, o la búsqueda de Dr. Feelgood en From The Floorboards Up. Siendo una obra notable, parece declarar que nos encontramos ante un fin de ciclo.

En 2008 aparece 22 dreams, que se articula en torno a una mezcla de ritmos y propuestas variopintas, heterogéneas, y por tanto, desiguales, con incursiones en el krautrock. Una obra hipotensa, muy conceptual, en la que sobresalen Have You Made Up Your Mind, y sobre todo Light Nights.

A partir de ese momento grabaría Wake Up the Nation (2010), Sonik Kicks (2012), Satturns Pattern (2015) y A Kind revolution (2017). En el primero trata de volver a los sonidos de The Jam mezclando psicodelia y soul, con momentos tan atractivos como Find The Torch Burn The Plans, la que da título al álbum o Aim High. Evolución, progreso, eclecticismo, vanguardia en poco más de 40 minutos.

Sonik Kicks es un alegato a la mezcla entre electrónica y krautrock, con piezas destacables como Drifters, las experimentales DragonflyAround the Lake. Todo ello sin desdeñar la melodía como fórmula de crecimiento.

En Satturns Pattern encontramos de nuevo a ese músico reacio al aburguesamiento. La potente White Sky, la americana In The Car, reinventando el boogie con rupturas sorprendentes, y sobre todo la brillante These City Streets nos hablan de un Weller en forma, vital y necesario.

Un nuevo giro aporta A Kind Revolution, con aires de inconformismo a raudales. Preso de una vocación rupturista, abre con el rock potente de Woo Sé Mama, la presencia de Bowie en Nova incluso desde la voz, o el blues de Satellite Kid.

Su última aportación, True Meanings (2018) ha sido producida por él mismo. Se trata de una apuesta por el lirismo acústico y las orquestaciones enriquecedoras, melancólico y reposado, sin guitarras contundentes. Una clara declaración de intenciones supone The soul searchers, reminiscencias de Cat Stevens, su particular homenaje a Bowie («Bowie«), y un cierre delicioso, White horses. Aunque se percibe una mayor rugosidad en su voz, le confiere un aire de cercanía y atractivo.

Weller es un músico inclasificable, en constante mutación. Huye de la zona de confort, del apoltronamiento erosionador. The Modfather no renuncia a crear en libertad, derrapando por todos los territorios musicales sin perder un ápice de calidad y de claridad. Es la memoria viva de la música británica. Aprovechemos su talento.

Nuestro compañero Luis Blanco nos invita a adentrarnos en la historia de la música a través de una galería personal de iconos con una mirada heterodoxa y ecléctica


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.