25 años de la lista #IWETEL

internet 1993Hace 25 años no existían Facebook, You Tube, Twitter, ni mucho menos Instagram o WhatsApp. Los teléfonos móviles servían casi únicamente como “teléfonos” y pocos, muy pocos, tenían acceso a internet, un mundo digital que se nos antojaba tan desconocido y oscuro como la selva más profunda del Amazonas.

El acceso y uso de los servicios de internet (de ese momento) fue una de las prioridades del mundo bibliotecario que rápidamente fue consciente de las posibilidades que se le ofrecían en esta nueva ventana tanto para sus usuarios como para su propia gestión bibliotecaria y para su desarrollo profesional.

Entre las utilidades de la web del momento (hablamos de 1993) estaban las llamadas “listas de correo” o “listas de distribución”, que usaban (y usan) el correo electrónico para enviar mensajes o anuncios a los miembros que estén inscritos en dicha lista.

IweTel, como indica la página oficial de información de la lista, fue puesta en marcha en noviembre de 1993 por iniciativa del equipo de redacción de la revista El profesional de la información (antes IWE), una publicación sobre sobre información, documentación, bibliotecas y sus tecnologías.Macintosh LC II computer, circa 1992

En poco tiempo, y pese a no ser tan generalizado el acceso a internet como lo es actualmente, los miembros de la lista #IWETEL llegaron a los 2.000. Actualmente, IweTel es unos de los principales foros electrónicos sobre bibliotecas y documentación que existen en castellano.

En sus primeros años de existencia, la lista fue mantenida en los ordenadores de la empresa SAREnet. Al ser migrada en 1997 a los servidores de Red IRIS (Red académica y de investigación española) IweTel se convirtió pronto en el principal medio electrónico de comunicación para los profesionales del mundo de la información y la documentación de habla hispana.

Actualmente las posibilidades de crear grupos de distribución de noticias, de discusión o de información profesional son numerosas; aún así, y como indica Tomás Biaget en el artículo que indicamos al final de esta entrada, el número de inscritos en la lista ha estado en los últimos 15 años cercano a los 6.000.

El sistema de listas de correo ya cuenta con más de 30 años en funcionamiento en la red y sigue en plena vigencia porque tiene numerosas ventajas: Se lee/consulta cuando se desea, no recibe publicidad gracias al servidor de Red IRIS y porque además hay un equipo de moderación de contenidos (para dar ciertas normas y estilo a los mensajes, agrupar los anuncios de cursos, oferta de duplicados, etc.) y que evita mensajes que no estén dentro de los contenidos propios de la lista, que son:

  • Servicios de información online y en cd-rom.
  • Gestión de contenidos y del conocimiento.
  • Biblioteconomía y bibliotecología. Biblioteca digital.
  • Bases de datos y recuperación de información.
  • Revistas. Comunicación científica. Open access.
  • Anuncios de cursos y seminarios, actos, conferencias y reuniones.
  • Planes de estudio. E-learning. Masters y postgrados.
  • Comunidades virtuales, trabajo en grupo, networking.
  • Utilización de la internet. WWW. Buscadores
  • Ofertas de empleo en gestión de la información.

Los responsables de la administración gestión de IWETEL son:

Las siguientes personas asesoran a los administradores sobre los contenidos y funcionamiento de la lista IWETEL:

Cristóbal Pasadas (Universidad de Granada)
Cristóbal Urbano (Universidad de Barcelona)
Francisco Tosete (Universidad Carlos III de Madrid)
Honorio Penadés (Universidad Carlos III de Madrid)
Isidro F. Aguillo (Cindoc, CSIC)
José Alejandro Martínez Andaluz (Univ. Politécnica de Madrid)
Miguel Benito (Högskolan i Borås, Suecia)
Salvador Zambrano (Defensor del Pueblo Andaluz)

Y la noticia que hoy ponemos en este blog como agradecimiento a todo este esfuerzo viene a través de Tomás Baiget, fundador de #IWETEL  y de la revista “El Profesional de la Información”, que recoge en el último número de la revista  #Desiderata con una reseña sobre los “25 años de IWETEL”:

https://issuu.com/enriquenavasrivera/docs/desiderata_9/66

Nuestras felicitaciones por el aniversario y desear que cumpla muchos años más dándonos tanta información como hasta ahora. ¡Enhorabuena!

La BUZ en la XVI Olimpiada Solidaria de Estudio

La BUZ en la XVI Olimpiada Solidaria de Estudio

La BUZ participa de nuevo (ver en este enlace nuestra implicación en años anteriores) en la Olimpiada Solidaria de Estudio (OSE), que alcanza su XVI edición. Se trata de una iniciativa de acción social que busca sensibilizar e incorporar a jóvenes y empresas para que colaboren activamente en proyectos de cooperación al desarrollo.

Durante un mes (del 5 de noviembre al 5 de diciembre) cada hora de estudio donada por los estudiantes se transformará en 1€ destinado a financiar proyectos de cooperación al desarrollo en países menos favorecidos.

EL RETO PARA 2018: 50.000 participantes y 450.000 horas

El objetivo último de la Olimpiada, cuyo lema es Estoy donde puedo ayudar, y en la que participarán 15 países, pretende concienciar sobre el obstáculo que puede suponer para el futuro desarrollo de una persona el no tener acceso a la educación básica y la falta de formación. Se alinea perfectamente con el 4º Objetivo de Desarrollo Sostenible: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

Este año, el reto planteado por los organizadores de la Olimpiada es alcanzar los 50.000 participantes y las 450.000 horas de estudio. El año pasado, en cuanto a universidades, la Universidad de Granada fue la campeona del ranking de Universidades con 122.850 horas y 10.245 participantes. La Universidad de Zaragoza repitió en el 2º puesto nacional con 52.524 horas y 4.194 participantes.

La BUZ en la XVI Olimpiada Solidaria de Estudio

EL PROYECTO DE ESTE AÑO: LA AMPLIACIÓN DE LA ESCUELA ‘ARCO IRIS’ DE SENEGAL

Con las horas de estudio reunidas en España vamos apoyar la construcción de aulas de primaria en la escuela Arco Iris para que los niños de Saly Velingara puedan acceder a una educación de calidad. La directora de la escuela Arco Iris explica en este vídeo lo que necesitan para este curso 2018/2019:

Este es un proyecto sostenible y con marcado enfoque de género gracias la participación de las madres de alumnos y mujeres de la localidad que participan en las formaciones y capacitaciones que se imparten en el aula polivalente como los talleres de costura, tintado de telas, elaboración de productos lácteos, conservas… que luego venden en el mercado. Es decir, que contribuye a la generación de ingresos a partir de actividades y oficios para las mujeres sin empleo y las madres de los niños escolarizados, ya que la sala polivalente está destinada a este propósito.

La BUZ en la XVI Olimpiada Solidaria de Estudio

PARTICIPACIÓN DE BIBLIOTECAS DE LA UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA

Este año la BUZ participará con las bibliotecas de los siguientes centros:

  • Facultad de Educación
  • Facultad de Ciencias Sociales y Trabajo
  • Campus de Teruel
  • Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte (Huesca)
  • Escuela Politécnica Superior (Huesca)
  • Facultad de Empresa y Gestión Pública (Huesca)
  • Facultad de Medicina
  • Facultad de Veterinaria
  • Escuela de Ingeniería y Arquitectura (EINA). Biblioteca Hypatia
  • Facultad de Economía y Empresa (Campus Río Ebro)
  • Facultad de Economía y Empresa (Campus Paraíso)
  • Facultad de Derecho
  • Biblioteca de Humanidades “María Moliner”

Por su parte, la Biblioteca General de la Universidad no participa en la Olimpiada propiamente dicha, pero sí en una actividad paralela: una exposición fotográfica basada en un reportaje del New York Times: cuenta la historia de 3 niños y niñas refugiados que por su situación no pueden recibir una educación como el resto. Casi 60 millones de personas viven desplazadas de sus hogares por la guerra y la persecución, más que en cualquier momento desde la Segunda Guerra Mundial. Y la mitad son niños. Por eso, gracias a la exposición se acerca sus vidas a los estudiantes españoles.

American animals. Sobre cine y bibliotecas

(Informa Ramón Abad, director de la BUZ)

Cartel American animalsSe han hecho bastantes películas en los que bibliotecarios y bibliotecas desempeñan un papel principal o, al menos, importante. Numerosas listas, filmografías o incluso documentales (véase, por ejemplo, la siguiente entrada de la Wikipedia sobre el tema) pueden encontrarse  mediante una simple búsqueda en la red.

Sin embargo, no parece que hubiera todavía ninguna película dedicada al robo en una biblioteca. Hay muchas y famosas de robos en museos, e incluso se llega a robar la Declaración de Independencia norteamericana de los Archivos Nacionales de Washington en La búsqueda, pero un robo en una biblioteca, planificado y ejecutado como si de un banco se tratase, no.

Esta, sin embargo, es la trama de American animals, película independiente, dirigida por Bart Layton, estrenada en 2018 en los Estados Unidos, que relata la historia de cuatro jóvenes estudiantes de clase media-acomodada y con futuros prometedores, que tienen la “genial” idea de robar en la sección de materiales especiales de una biblioteca universitaria una serie de obras de gran valor con el fin, por supuesto, de obtener dinero “fácil”, pero también de ser “originales”, pues, al fin y al cabo ellos no se ven a si mismos como simples ladrones.

La historia está basada en hechos reales. El robo tuvo lugar en la Biblioteca de la Transylvania University, en  Lexington, Kentucky, Estados Unidos, el 16 de diciembre de 2004.  La película intercala, además, algunas escenas con declaraciones de los protagonistas de la historia real, lo que le da un carácter más documental.

Birds of AmericaEl botín fueron dos volúmenes de la fantástica serie de grabados Birds of America, de John James Audubon, coloreados a mano, una primera edición de El origen de las especies, de Charles Darwin, un ejemplar del incunable Hortus sanitatis, y un precioso salterio miniado del S. XV.  Con ellos pretendían conseguir 12 millones de dólares.  Claro que las cosas nunca son tan fáciles…

Probablemente el título sea un juego de palabras que se refiera tanto a las aves de Audubon como a la cuadrilla de destalentados que no son capaces de imaginar las complicaciones que pueden surgir y las consecuencias que tienen las acciones fruto de la irracionalidad.

Para saber lo que pasó hay que ver la película, pero a fin de tranquilizar a los bibliotecarios más sensibles hay que decir que tiene final feliz (¡desde el punto de vista de la biblioteca, claro está!).

En algún punto entre Ocean eleven y Atraco a las tres, la película está bien hecha y merece la pena verla, aunque solo sea por el morbo profesional.

Josep Rocarol y Belchite

(Informa Ramón Abad, director de la BUZ)

Uno de los pueblos más dibujados por Josep Rocarol en sus “Apuntes de Aragón” fue Belchite, mientras estuvo como prisionero político en la Colonia de Penados encargada de hacer trabajos forzados para el desescombro y reconstrucción de las poblaciones más afectadas por la Guerra Civil, las denominadas “zonas devastadas”.

La historia de Rocarol y de estos dibujos ya figuran en la entrada de este blog dedicada a la exposición Josep Rocarol: Apuntes de Aragón.

Apenas un año después, la Asociación Cultural El Allondero, que nació en 2017 para difundir y conservar el patrimonio de Belchite, ha organizado una interantísima actividad a partir de estos dibujos, que va mucho más allá de una simple exposición.

Tras seleccionar las 86 imágenes de Belchite de los “Apuntes …”, digitalizadas en el Repositorio Zaguán, las han reproducido en un tamaño mayor que los originales y las han colocado junto con objetos iguales o similares que los que salen en los dibujos (jarras, tinajas, mesas, bancos…), incluso han reconstruido en la sala un pedazo de alero que se había desplomado recientemente y que también dibujó Rocarol.

La exposición incluye dos charlas a cargo de los profesores Elisa Sánchez y Alberto Castán, para comentar los ”Apuntes” desde los puntos de vista de la Antropología y la Historia del Arte, como ya hicieran en la inauguración de la exposición de Zaragoza.

Pero el aspecto más interesante ha sido el taller organizado el día 27 de noviembre para analizar los dibujos y situar edificios, detalles y elementos que aparecen en ellos y que están pendientes de identificar. Ha sido emocionante escuchar a los vecinos más ancianos de Belchite reconocer, comentar y relatar sus vivencias cuando habitaban en esos edificios hoy abandonados y en ruinas. Una lección de historia y de memoria histórica, coordinada por los miembros de la Asociación, jóvenes  estudiosos de la historia y el patrimonio locales, con la colaboración de la profesora Elisa Sánchez, que aprendía denominaciones locales y detalles de una forma de vida que ya solo los más mayores recuerdan.

A la sesión del día 27 han asistido también varios miembros de la familia Zavala-Andrada, donante de los cuadernos a la Universidad de Zaragoza. Entre ellos Cristina Andrada, la hija del Teniente-coronel que mandaba el campo de trabajo y a quien Josep Rocarol regaló sus dibujos. Ella había convivido con los vecinos entre quienes todavía conserva algunas amistades.

Una jornada y una experiencia inolvidables, en las que la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza ha participado cediendo las imágenes. Es asimismo una iniciativa que podría servir de ejemplo para otras poblaciones que aparecen en los “Apuntes”. Laura Vidal Beltrán y sus colegas de El Allondero han hecho un excelente trabajo de recuperación de la memoria y de la historia local,  así como han diseñado un magnífica y cuidada exposición.

Como bibliotecarios no podemos estar más satisfechos al constatar cómo los documentos que cuidamos y conservamos en nuestra biblioteca sirven para la investigación más allá de los muros de la universidad y ayudan a la reconstrucción de la historia y patrimonio de nuestra comunidad.

Semana Internacional del Acceso Abierto – El equipo tras “Zaguán”, repositorio de la Universidad de Zaragoza

Semana Internacional del Acceso Abierto – El equipo tras “Zaguán”

Semana Internacional del Acceso Abierto – El equipo tras “Zaguán”

La gestión de los artículos científicos para su archivo en el repositorio institucional de documentos Zaguán es una ardua tarea que implica la aplicación de conocimiento, tecnologías, estándares y, sobre todo, conocimiento experto y experiencia.

Es una labor de equipo que implica el trabajo colaborativo de personas, tanto de los servicios centrales de la Biblioteca (Unidad de Gestión de la Información Científica) como de las bibliotecas de los centros.

Antes de su depósito en el repositorio, se asegura su introducción en Sideral, la asignación del identificador normalizado de autor (ORCID), la asignación, si procede, del identificador del artículo (DOI), la compatibilidad con los derechos de autor, mediante la negociación, en su caso, con los diferentes editores, la fuente de financiación –muy importante para elaborar el indicador de grado de cumplimiento de la normativa estatal y europea sobre Acceso Abierto- y, por último, la descripción del objeto digital en el repositorio.

Equipo Zaguán - BUZ

El equipo que ha hecho posible llegar en apenas dos años y medio a más de 5.000 artículos en acceso abierto está formado por (de izquierda a derecha en la imagen):

  • José María Angós (Unidad de Gestión de la Información Científica)
  • Marisol Arqued (Biblioteca de la Facultad de Economía y Empresa. Campus Paraíso (Ignacio Jordan de Asso)
  • Lidia Plumed (Biblioteca de la Facultad de Economía y Empresa. Campus Paraíso (Ignacio Jordan de Asso)
  • Jesús Miguel Alonso (Biblioteca Hypatia de Alejandría, EINA)
  • Agustín Urdangarín (Unidad de Gestión de la Información Científica)

Por supuesto, sin el apoyo del personal informático del SICUZ –muy en especial Miguel Martin y Sergio Llera- nada de esto habría sido posible. A ellos se debe la implementación y gestión del software Invenio sobre el que funciona el repositorio Zaguán.

Semana Internacional del Acceso Abierto : MDPI y los retos del Acceso Abierto

Facundo Santomé, Editor Científico y responsable de Comunicaciones y Márketing de MDPI.

Semana del Acceso Abierto – MDPI y los retos del Acceso Abierto

Con motivo de la Semana del Acceso Abierto, la Biblioteca organizó el martes, día 23 de octubre, en el Salón de Actos de la Facultad de Ciencias, Edificio B (Matemáticas), una sesión titulada “MDPI y el futuro del Acceso Abierto”, a cargo de Facundo Santomé, Editor Científico y responsable de Comunicaciones y Márketing de MDPI.

MDPI (Multidisciplinary Digital Publishing Institute) es una de las organizaciones líderes en la edición de publicaciones científicas de carácter multidisciplinar, en acceso abierto. Creada en 2010, publica 213 revistas de investigación, 37 de las cuales tienen factor de impacto. Entre ellas destacan títulos como Molecules, International Journal of Molecular Sciences, Sensors, Marine Drugs, Energies, International Journal of Environmental Research and Public Health, Viruses, Remote Sensing, Toxins o Nutrients.

Varios autores de la Universidad de Zaragoza han publicado ya con MDPI y en 2017 la Universidad de Zaragoza se inscribió como miembro de MDPI a fin de obtener facilidades para los autores que decidan publicar en acceso abierto a través de esta plataforma.

MDPI y los retos del Acceso Abierto

La sesión fue introducida por Ramón Abad, Director de la Biblioteca, y trató, entre otros, de los siguientes temas:

• Acceso Abierto: definición, ventajas, tipos
• Movimientos europeos a favor del acceso abierto: open science monitor, DORA, plan S.
• Proceso de revisión por pares y nuevas tendencias editoriales
• Datos generales sobre MDPI

 

Imprenta, textos y géneros medievales. Exposición en la Biblioteca del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza

Imprenta, textos y géneros medievales. Exposición en la Biblioteca del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza

Esta exposición bibliográfica en la antigua Sala de Lectura de la Biblioteca General, en el Paraninfo, propone un recorrido que lleva del manuscrito a la imprenta, a través de un significativo elenco de ejemplares pertenecientes al fondo histórico de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. Destaca la importancia de la imprenta en la difusión de nuevos conocimientos y nuevas formas de pensamiento en ámbitos como la religión, la literatura, la historia natural, la educación o la ciencia jurídica. Se exponen un total de 39 obras, de las que 18 pertenecen a la época incunable. Sobresale entre ellas la labor pionera de los primeros impresores zaragozanos, los hermanos Pablo y Juan Hurus, así como su sucesor, Jorge Coci.

La muestra forma parte del conjunto de actividades organizadas en el marco del Coloquio Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, bajo el título Libro, lectura y reescrituras.

Imprenta, textos y géneros medievales

No es preciso insistir en la idea que atribuye a la invención y difusión de la imprenta un cambio radical en la transmisión del saber. La modernidad comienza a ganar terreno cuando las prensas de tipos móviles dejan las riberas del Rin y buscan otros lugares donde establecerse. Un hecho tan sustancial como la Reforma luterana difícilmente hubiera sido posible sin su ayuda. Somos menos conscientes, sin embargo, de que el invento echa a andar muy ligado a la tradición, empezando por los hábitos caligráficos y siguiendo por el apego a los autores que habían conformado la imagen del mundo medieval.

Imprenta, textos y géneros medievales. Exposición en la Biblioteca del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza

Justamente por eso, las letras de molde calcan la grafía gótica, y si pronto esta compite con la romana, es porque los humanistas prefieren el claro trazo de los documentos carolingios. Así mismo, la composición de página a dos columnas, los huecos dejados para las capitales, después decoradas por especialistas, la ausencia de portada vistosa en los primeros incunables y hasta la impresión en pergamino de ejemplares para lectores distinguidos, son herencia del pasado, huella de la práctica manuscrita.

Lo mismo ocurre con las obras y géneros que inundan el mercado del libro. Este es también un negocio que no escapa a las leyes de la oferta y la demanda. Los impresores buscarán el amparo de ciudades con una jerarquía eclesiástica influyente, unas instituciones civiles poderosas y una población letrada nacida al calor de los centros religiosos, las universidades y las profesiones togadas. Zaragoza reunía con creces esas condiciones por ser cabeza de Reino y sede arzobispal, además de contar con un patriciado urbano y una burguesía volcados en el derecho, la enseñanza, la medicina y el comercio, entre otras actividades.

Así lo muestra esta exposición que, a partir del abundante fondo histórico de la Biblioteca Universitaria, recoge en varios itinerarios la evolución que lleva del manuscrito a la imprenta y exhibe un significativo elenco de autores clásicos, piedras angulares del legado pagano y religioso de la Antigüedad.

Se detiene también de modo muy especial en la pionera labor de los hermanos Hurus y de Jorge Coci, artífices de algunos de los hitos impresos peninsulares. Tanto ellos como sus herederos procuraron ofrecer a la clientela ediciones ilustradas con xilografías primorosas y textos cuidados por intelectuales de la talla de Gonzalo García de Santamaría, Andrés de Li o Martín Martínez de Ampiés.

Imprenta, textos y géneros medievales. Exposición en la Biblioteca del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza

En las imprentas peninsulares del siglo XV no existe un clima de colaboración tan estrecho entre autores y editores como el que se forma en torno a Pablo Hurus, que se ha parangonado, salvando las distancias, con las tertulias humanísticas patrocinadas por los impresores venecianos Aldo Manuzio y, más tarde, Gabriel Giolito. La estrecha relación con los talleres alemanes, que Pablo Hurus mantenía gracias a su trabajo como representante de la Ravensburger Handelgesellschaft, compaginado con su actividad tipográfica, le permitía estar al tanto de las novedades bibliográficas y traerse a su taller zaragozano tacos, comprados, alquilados o prestados.

Estas estampas ilustraron obras como las Fábulas de Esopo, las Mujeres ilustres en romance o el extraordinario Viaje de la Tierra Santa y, en algunos casos, revivieron copiadas en las oficinas tipográficas burgalesas o sevillanas. Tampoco se olvidaron de los nuevos gustos lectores. Así lo prueban las tiradas de libros de caballerías, de la Cárcel de Amor, por vez primera ilustrada, y de la Celestina que contribuyeron, de modo especial en el caso del Amadís, a difundir una moda literaria no solo limitada a las fronteras del castellano, sino abiertamente europea.

 

El recorrido cierra el círculo con dos manuscritos ligados a los libros que secaron el cerebro a don Quijote. Uno de ellos, el Clarisel de las Flores de Jerónimo Ximénez de Urrea, no se vertió nunca en letras de molde. Los tiempos cambian y los libreros no arriesgan en modas que consideran caducas.

Don Quijote, sin embargo, siguió fiel a sus ficciones favoritas. Más allá de lo ridículo de unas preferencias anticuadas, la obra de Cervantes destaca la íntima relación entre escritura, lectura e imprenta. La comunión con los libros se va alejando progre-sivamente de la recitación en grupo y va recluyéndose en la intimidad de las estancias de cada cual. Sin los nuevos modos de afrontar la lectura que instaura el invento de Gutenberg no se entiende la locura del manchego. Su biblioteca privada favorece la soledad y el ensimismamiento, la incorporación de las fantasías a la forja de un proyecto vital cimentado en la literatura.

Solo sabiéndose, ya en la segunda parte, protagonista de un libro muy reeditado y que lleva camino de no «haber nación ni lengua donde no se traduzga»; solo hojeando entre sus manos, con cierto desdén, la crónica de un impostor fresca aún de tinta, puede el héroe moderno elevarse por encima de las limitaciones de su persona y hasta de los iniciales designios del autor: «Por el mismo caso –respondió don Quijote– no pondré los pies en Zaragoza». A imagen de lo ocurrido con la imprenta en sus orígenes, de un género arraigado en la Edad Media nace un modo revolucionario de enfrentarse a la novela que supondrá en lo sucesivo un referente imprescindible en la creación de mundos ficticios.

Imprenta, textos y géneros medievales. Exposición en la Biblioteca del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza

Información de la exposición:

Imprenta, textos y géneros medievales. Exposición bibliográfica.

EDIFICIO PARANINFO – ANTIGUA SALA DE LECTURA –
24 de octubre de 2018 – 31 de enero de 2019

Comisarios:
M.ª Carmen Marín Pina
Alberto del Río Nogueras
Juan Manuel Cacho Blecua
Dirección técnica:
Julián Muela Ezquerra

BIBLIOTECA GENERAL. UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA
Edificio Paraninfo
Plaza Paraíso, 4 – 50005 Zaragoza

Horario de lunes a sábado:
Mañanas de 11:00 h. a 14:00 h.
Tardes de 17:00 h. a 21:00 h.

Catálogo disponible en este enlace.

Semana internacional del Acceso Abierto : Universidades G-9 y Rebiun con el Acceso Abierto

Las Universidades del G-9 y el Acceso Abierto – 2018

Al igual que el año pasado, la Subsectorial de Bibliotecas del Grupo 9 de Universidades ha recopilado los principales datos sobre la implantación del Acceso Abierto y elaborado la infografía que se adjunta para facilitar su difusión entre los miembros del Grupo y la sociedad en general durante la Semana de Acceso Abierto.

Los datos muestran una evolución muy positiva. Así, por ejemplo,

  • el total de objetos digitales crece un 8%
  • las tesis doctorales disponibles en los repositorios del G-9 crecen un 32%
  • e número de PDI con identificador ORCID crece un 30% y está implantado o en proceso de implantación en todas las universidades del Grupo

Todas las bibliotecas desarrollan una intensa actividad de formación y asesoramiento al PDI en temas de acceso abierto, propiedad intelectual y normalización de nombres de autor.

(Para comparar los datos, ver infografía de 2017 en: http://blog.biblioteca.unizar.es/la-universidad-de-zaragoza-y-el-acceso-abierto/)

Hay que hacer constar agradecimiento especial a la Biblioteca de la Universidad Pública de Navarra el diseño y elaboración de la infografía.

Espacio en la web de REBIUN dedicado a la Semana de Acceso Abierto

Espacio en la web de REBIUN dedicado a la Semana de Acceso Abierto

Dentro de las actividades de la Semana Internacional de Acceso Abierto (22-28oct.), La CRUE y REBIUN estrenan un nuevo espacio dentro de su web en la que se difundirán las actividades celebradas en España para conmemorar esta Semana:

http://www.rebiun.org/acceso-abierto/general

Portal del estudiante: Una puerta digital a la biblioteca creada especialmente para ti

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza (Imagen: Curso de Competencia Digital Básica para los alumnos de 1º de Grado de la Universidad de Zaragoza. Biblioteca de la Universidad de Zaragoza y Departamento de Informática e Ingeniería de Sistemas)

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza (Imagen: Curso de Competencia Digital Básica para los alumnos de 1º de Grado de la Universidad de Zaragoza. Biblioteca de la Universidad de Zaragoza y Departamento de Informática e Ingeniería de Sistemas)

Portal del estudiante: Una puerta digital a la biblioteca creada especialmente para ti

Durante más de un año un equipo multidisciplinar compuesto por bibliotecarios, profesores y alumnos ha estado trabajando para ofreceros un espacio propio para vosotros, estudiantes,  en la web, donde podáis encontrar todo lo que la biblioteca os ofrece para vuestra vida académica y vuestro futuro desarrollo profesional.

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza (Imagen: Curso de Competencia Digital Básica para los alumnos de 1º de Grado de la Universidad de Zaragoza. Biblioteca de la Universidad de Zaragoza y Departamento de Informática e Ingeniería de Sistemas)

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza (Imagen: Curso de Competencia Digital Básica para los alumnos de 1º de Grado de la Universidad de Zaragoza. Biblioteca de la Universidad de Zaragoza y Departamento de Informática e Ingeniería de Sistemas)

Desde el Portal del estudiante os guiaremos a trazar vuestros Primeros pasos en la universidad. Os enseñaremos como conseguir el carnet universitario, utilizar el desvío de correo electrónico, como conectarse a nuestros recursos desde fuera de la UZ, etc.

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza: Primeros pasosA continuación encontrareis la sección Búsqueda y préstamo, donde aprenderéis como realizar préstamos, reservas o renovaciones de libros de la biblioteca. Además, desde aquí podrás buscar libros, revistas y otros recursos de información en nuestro catálogo Roble, en nuestro metabuscador Alcorze, etc.

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza: Búsqueda y préstamoRecursos para tus asignaturas os será muy útil a la hora de estudiar y realizar los trabajos necesarios (encontrar la bibliografía recomendada por los profesores para tus asignaturas, gestionar la bibliografía que utilices para la confección de un trabajo, respuesta a tus dudas sobre propiedad intelectual cuando vayas a hacer un trabajo, etc.).

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza: Recursos para tus asignaturasNuestros espacios: En esta sección descubriréis los espacios y equipamientos de nuestras bibliotecas, en todos los campus universitarios de la U.Z.:  Salas de lectura, salas de trabajo individual o de trabajo en grupo, wifi y equipamiento informático y, por supuesto, nuestras ubicaciones y horarios.

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza: Nuestros espacios

En la sección Te ayudamos, te ofrecemos nuestros cursos de formación virtuales o presenciales, numerosas guías de ayuda: De recursos de información (bases de datos, revistas electrónicas…), de funcionamiento de la biblioteca, videotutoriales, etc.

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza: Te ayudamos

Esta sección incluye también una de nuestras últimas incorporaciones: el Chat, un nuevo canal a través del cual podemos resolver vuestras dudas de manera inmediata, nos encontrareis en chatbiblioteca@unizar.es de 9 a 20:30 h (días lectivos) y de 9 a 13 h. (en días no lectivos).

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza: Chat

Y si queréis información más especializada o necesitáis contactar con un bibliotecario para resolver directamente vuestras dudas, podéis usar el canal de Cita previa donde nuestros compañeros bibliotecarios os atenderán, previa cita, dándoos una atención más personalizada.

En la sección Encuéntranos en las Redes Sociales podéis seguir a la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza a través de nuestras redes sociales en las que está presente de una manera muy activa: Facebook, Twitter, You Tube, etc., y estar al tanto de todas nuestras noticias y novedades publicadas semanalmente en nuestro blog Tirabuzón.

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza: Encuéntranos en las redes sociales

Por último, hemos recopilado una serie de enlaces de interés que os pueden ser muy útiles tanto para vuestra vida académica como la personal (salas de estudio, actividades culturales y deportivas, casa del estudiante, alojamiento…)

Portal del Estudiante de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza: Otros enlaces de interés

Esperamos que todo nuestro trabajo sirva para hacer vuestro paso por la universidad y por la biblioteca más agradable y sencillo.

Ya sabéis estamos a una ventana de distancia y si tenéis preguntas nuestro CHAT os puede ayudar, o podéis venir a la biblioteca; estaremos encantados de recibiros.

Consulta más entradas en nuestro blog Tirabuzón sobre el Portal del Estudiante en este enlace.

Biblioideas: Libros envenenados

Uno de los libros envenenados en la Biblioteca de la Universidad del Sur de Dinamarca, en Odense.

Libros envevenenados

En El nombre de la rosa, una obra de Aristóteles que se considera perdida, el segundo libro de la Poética, desencadena una ola de muertes en un monasterio. Guillermo de Baskerville logra averiguar la causa: el ejemplar estaba envenenado con arsénico, una sustancia que ya se utilizaba en la terapéutica medieval y que, a pesar de su alta toxicidad, aún tiene hoy múltiples aplicaciones industriales.

En el siglo XIX, se utilizó en la elaboración de un tinte verde con el que se tiñeron ropas, juguetes y toda clase de objetos, entre ellos un papel pintado muy de moda en la época victoriana y que mató, literalmente, a miles de personas (parece que, entre otros, a Napoleón o Jane Austen). En la actualidad se usa, por ejemplo, en campos tan variados como la fabricación de vidrio, las baterías de los automóviles, la conservación de la madera, la detección de tumores o, hasta hace cuatro días, en la composición de algunos herbicidas y pesticidas. Ni qué decir tiene que su utilización en suicidios y asesinatos está documentada desde los comienzos de la historia.

Todo esto viene a cuento de una noticia aparecida el pasado mes de julio en The Conversation y recogida por otros medios británicos. Aquí se hicieron eco, entre otros, La Vanguardia y el blog Universo Abierto, de la Universidad de Salamanca. En ella se relata la aparición de tres libros envenenados, de los siglos XVI y XVII, en la Biblioteca de la Universidad del Sur de Dinamarca, en Odense.

El conocimiento de esta «cualidad» de los tres libros fue casual: se calcula que uno de cada cinco libros impresos en los siglos XVI y XVII contiene páginas medievales en su encuadernación, así que se habían llevado, junto con otros, a un laboratorio para realizar análisis de fluorescencia de rayos X, destinados a descubrir e identificar páginas ocultas en ellas (en este enlace se explica esta técnica). Fue entonces cuando se tropezaron con el arsénico. ¿Qué hacía allí? Probablemente se utilizó en algún momento para proteger los libros de insectos y otros organismos bibliófagos.

Los tres volúmenes han sido almacenados en cajas de cartón selladas. Jakob Povl Holck y Kaare Lund Rasmussen, los dos científicos daneses que los descubrieron, planean digitalizarlos para evitar la exposición al veneno y facilitar así el acceso a su contenido.

Shadows from the walls of death

Pero no son los únicos libros envenenados que se conocen. Ya en el siglo XIX, el químico estadounidense Robert Clark Kedzie no dejaba de alertar sobre los altos contenidos de arsénico del papel, especialmente del pintado, y en el informe anual del State Board of Health de Michigan correspondiente a 1874, publicó Poisonous Papers, un informe que alertaba del peligro del uso generalizado del arsénico como pigmento en el papel pintado. Harto de no ser escuchado, ese mismo año imprimió cien ejemplares de Shadows from the walls of death (en realidad, un muestrario de papeles pintados con una introducción sobre sus peligros) y los envió a otras tantas bibliotecas; la mayoría, espantadas, acabaron por destruirlos, pero sirvió para que las autoridades tomaran cartas en el asunto. Como primera medida, destruyeron los ejemplares, pero algunos han llegado hasta nosotros. Uno está en la Buhr Remote Shelving Facility, una biblioteca de depósito perteneciente a la Universidad Estatal de Michigan y otros dos en la Library of Congress. Si quieres, aquí tienes más información sobre la historia de este libro homicida. Como los daneses, estos ejemplares también están sellados y lejos del alcance del público.

En 2014, CreatSpace, el servicio de autopublicación de Amazon, reeditó (esta vez sin arsénico) Shadows from the Walls of Death. Un pequeño homenaje al incomprendido profesor Kedzie.

¿Tenemos en nuestras bibliotecas históricas ejemplares envenenados? Lo único cierto es que no lo sabemos.

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.