Presentación del proyecto de la reforma y ampliación del edificio de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza

El proyecto mantiene la línea volumétrica del núcleo central de la Facultad de Filosofía y Letras, del que se reformará todo el interior, con la construcción de un edifiicio departamental anexo sobre el actual pabellón de Filología que mantiene las líneas y los colores.

(Informa: Universidad de Zaragoza y BUZ)

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán Montañés, acompañado del rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral Murillo, la consejera de Innovación, Investigación y Universidad, Pilar Alegría Continente han asistido a la presentación del decano de la Facultad de Filosofía y Letras, Eliseo Serrano Martín, del proyecto técnico de la reforma y ampliación del edificio de Filosofía y Letras a la comunidad universitaria.

Se trata de un proyecto de reforma complejo, ya que comprende tres grandes intervenciones: la rehabilitación del edificio histórico de la Facultad; la demolición del pabellón de Filología y su sustitución por un nuevo edificio; y finalmente la urbanización del entorno que conlleva también la nivelación del terreno.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, en la presentación del proyecto.
Durante el acto los responsables del proyecto, Magén Arquitectos e Ingeniería Torné, han explicado cómo han proyectado un edificio que mantuviera la continuidad histórica del que fuera la primera facultad del campus, que ofreciera espacios que facilitaran el intercambio de conocimiento y, también, con un consumo energético casi nulo y que optimice los recursos naturales. La nueva sede Filosofía y Letras responderá a las directrices firmadas el 21 de noviembre de 2017 entre el Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza que incluían ajustar en lo posible el presupuesto sin perder funcionalidad y que sus instalaciones fueran energéticamente eficientes.

Proyección del nuevo edificio departamental desde el frente

Edificio sostenible, “saludable” y cuidadoso con el medio ambiente

De hecho, la reducción de la huella de carbono del nuevo espacio será un 70% menos que el actual y su consumo de energía mínimo, inferior a 7 Kwh/m2 al año, algo menos que un hogar convencional. En lo relativo al consumo de agua, la construcción tendrá redes selectivas de evacuación de agua para recuperar las aguas pluviales y reutilizar las aguas grises. También se aprovechará la energía solar con paneles solares híbridos que permiten generar simultáneamente electricidad y calor. Los pozos canadienses y un gran reservorio estacional de 200 m3 usarán la energía geotérmica para los sistemas de ventilación y reducirán el consumo de los sistemas de climatización.

El nuevo edificio cumplirá así con los requisitos del certificado de sostenibilidad Breeam, internacionalmente reconocido, y optará al Leed Platinum, una acreditación que solo poseen 36 edificios en España. El rector ha resaltado durante el acto que la sede de Filosofía y Letras será el mejor edificio del campus desde el punto de vista medioambiental.

Interior del nuevo edificio departamental

Según han explicado en la presentación, los universitarios desarrollarán su actividad en un “edificio saludable” que incluirá vegetación en las cubiertas y en los espacios interiores, espacios de relajación, escaleras atrayentes que inviten a evitar el ascensor y materiales de bioconstrucción, altamente reciclables y de bajo impacto ambiental. La construcción proyectada contará con un patio central y recupera el espacio posterior de la actual facultad proporcionando nuevos lugares de relación para la comunidad universitaria.

Interior del edificio de Filosofía tras la reforma
Los elementos patrimoniales del actual edificio, calificado de interés arquitectónico municipal, se preservarán. Y, el mural cerámico de los años setenta del artista Ángel Grávalos que alberga en su entrada la actual facultad, se mantendrá en el nuevo espacio recuperando las partes que se han ido deteriorando a lo largo del tiempo.

Detalle del mural de Ángel Grávalos de la entrada que se conservará

16 de abril: Plazo para la licitación del concurso para la ejecución del proyecto

La licitación del concurso para ejecutar este proyecto, presupuestado en 23 millones de euros, se publicó el pasado 1 de marzo en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) y puede consultarse aquí. El plazo para la presentación de las ofertas finaliza el próximo 16 de abril. Y, si no existen incidencias en el proceso, el contrato se firmará en julio y las obras, que comenzarían en septiembre, finalizarían 36 meses después, 18 meses menos de los previstos inicialmente. Todo esto ha sido posible gracias al esfuerzo y la colaboración del Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza.

Proyección del nuevo edificio departamental desde la esquina

Traslado de alumnos, profesores, investigadores y personal de administración y servicios de Filosofía y Letras

El decano de la facultad ha explicado en la presentación del proyecto que se están elaborando los informes sobre el traslado que se ha de llevar a cabo hasta el verano, para que las obras iniciales de derribo del antiguo Pabellón de Filología puedan comenzar sin problemas en septiembre/octubre.

Los alumnos recibirán las clases en el Edificio Interfacultades (que también está siendo objeto de rehabilitación), el edificio Cervantes, además de algunas aulas de los centros próximos de Ciencias, Derecho y Educación, y un edificio preindustrializado acondicionado y una sala de lectura. También se dispondrán de dos aulas y un salón de actos en el edificio de la antigua Facultad de Educación. Según ha dicho el decano de la Facultad, el objetivo es que los 3.000 estudiantes de que dispone este centro sufran “las mínimas incomodidades” y “puedan concentrar sus clases en estos lugares, con franjas horarias compactas”.

Los profesores, investigadores y becarios, que suman entre 350 y 400, se instalarán en la antigua Facultad de Educación, “que se está rehabilitando”,  y otros edificios de la universidad que se acondicionarán para esta eventualidad, unas obras que se prevée que tengan una duración de unos tres años.

Efectos de la reforma en las bibliotecas de la Universidad de Zaragoza

Los efectos del inicio de esta esperada reforma se han dejado notar en la BUZ, en especial en la Biblioteca de Humanidades María Moliner, de la Facultad de Filosofía y Letras, que desde hace más de una año inició los protocolos de traslado tanto de fondos bibliografícos como otras colecciones desplazadas desde despachos, seminarios, áreas departamentales, etc. del edificio principal de la Facultad.

El volumen es considerable y afectará a buena parte de las instalaciones de la universidad, incluyendo otras bibliotecas que tendrán que prestar temporlmente sus espacios.

 

2 pensamientos en “Presentación del proyecto de la reforma y ampliación del edificio de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza

  1. Laura Bordonaba

    El proyecto parece maravilloso, me encanta que se haya cuidado tanto el tema de la sostenibilidad y de que los alumnos tengan espacios de relajación, pero también que se vayan a conservar los elementos patrimoniales como nuestro mural cerámico, que es tan representativo. Gracias por este resumen perfecto. 🙂

    Responder
    1. LUIS MARIANO BLANCO DOMINGO

      Gracias Laura. Para todos los que de alguna manera estamos o hemos estado vinculados con la vieja Facultad, mantener las señas de identidad ayuda a humanizar los nuevos espacios

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*