Archivo de la etiqueta: American animals

American animals. Sobre cine y bibliotecas

(Informa Ramón Abad, director de la BUZ)

Cartel American animalsSe han hecho bastantes películas en los que bibliotecarios y bibliotecas desempeñan un papel principal o, al menos, importante. Numerosas listas, filmografías o incluso documentales (véase, por ejemplo, la siguiente entrada de la Wikipedia sobre el tema) pueden encontrarse  mediante una simple búsqueda en la red.

Sin embargo, no parece que hubiera todavía ninguna película dedicada al robo en una biblioteca. Hay muchas y famosas de robos en museos, e incluso se llega a robar la Declaración de Independencia norteamericana de los Archivos Nacionales de Washington en La búsqueda, pero un robo en una biblioteca, planificado y ejecutado como si de un banco se tratase, no.

Esta, sin embargo, es la trama de American animals, película independiente, dirigida por Bart Layton, estrenada en 2018 en los Estados Unidos, que relata la historia de cuatro jóvenes estudiantes de clase media-acomodada y con futuros prometedores, que tienen la “genial” idea de robar en la sección de materiales especiales de una biblioteca universitaria una serie de obras de gran valor con el fin, por supuesto, de obtener dinero “fácil”, pero también de ser “originales”, pues, al fin y al cabo ellos no se ven a si mismos como simples ladrones.

La historia está basada en hechos reales. El robo tuvo lugar en la Biblioteca de la Transylvania University, en  Lexington, Kentucky, Estados Unidos, el 16 de diciembre de 2004.  La película intercala, además, algunas escenas con declaraciones de los protagonistas de la historia real, lo que le da un carácter más documental.

Birds of AmericaEl botín fueron dos volúmenes de la fantástica serie de grabados Birds of America, de John James Audubon, coloreados a mano, una primera edición de El origen de las especies, de Charles Darwin, un ejemplar del incunable Hortus sanitatis, y un precioso salterio miniado del S. XV.  Con ellos pretendían conseguir 12 millones de dólares.  Claro que las cosas nunca son tan fáciles…

Probablemente el título sea un juego de palabras que se refiera tanto a las aves de Audubon como a la cuadrilla de destalentados que no son capaces de imaginar las complicaciones que pueden surgir y las consecuencias que tienen las acciones fruto de la irracionalidad.

Para saber lo que pasó hay que ver la película, pero a fin de tranquilizar a los bibliotecarios más sensibles hay que decir que tiene final feliz (¡desde el punto de vista de la biblioteca, claro está!).

En algún punto entre Ocean eleven y Atraco a las tres, la película está bien hecha y merece la pena verla, aunque solo sea por el morbo profesional.