Archivo de la etiqueta: audio

El mp3 ha muerto. Viva el AAC

En la tecnología actual los cambios se suceden a gran velocidad, y si hablamos del mundo de la informática, no podemos más que pensar en un ritmo vertiginoso de apariciones y desapariciones de sistemas y formatos. Surge siempre la pregunta: ¿y qué pasa con la “vieja tecnología”, con los “viejos sistemas”? Hoy en día es difícil es encontrar alguien que repare reproductores de vídeos (incluso del triunfante en su momento VHS) o sus piezas de repuesto, y además comprobamos que muchos de los vídeos que guardábamos (y acumulábamos en casa)  ya ni siquiera funcionan o su contenido es apenas visible (aunque a veces, dado lo grabado en ellos, no deja de ser algo positivo).

Para los bibliotecarios la preservación de la información es tan importante como su difusión, y todos estos cambios acelerados dificultan especialmente poder cumplir con estos principios. Vivimos en una sociedad de usar y tirar (gastar, gastar, gastar…)  y no reparamos en que lo que “tiramos” dificilmente vamos a poder recuperarlo. En ese maremagnum de cambios tecnológicos e informáticos, ahora le ha llegado el turno al formato de audio mp3.

En estos últimos días ha sido noticia la declaración oficial  por parte de sus creadores de que “ha fallecido”. Los científicos alemanes del Instituto Fraunhofer de Circuitos Integrados que lo desarrollaron hace tan solo 22 años, han decidido abandonar las patentes que tenían sobre el MP3 para que ahora pueda usarse libremente y sin licencias de por medio. Eso implica también que su desarrollo ha finalizado.

Según Bernhard Grill, uno de los principales desarrolladores del formato MP3, el formato de audio AAC (Advanced Audio Coding, en cuyo desarrollo también participó el Instituto Fraunhofer) es actualmente el formato estándar para la descarga de vídeos y de audio en móviles al ser “ más eficiente y más versátil que el MP3”. Este formato AAC fue elegido además por Apple como formato principal para los iPods y para su software iTunes.  Como indica el Fraunhofer Institute: “El MP3 sigue siendo popular entre los consumidores. Sin embargo, plataformas de mayor vanguardia como el streaming o la TV y la radio usan códecs más modernos como el AAC, los cuales entregan mejor calidad de audio a menor bitrate que el MP3.”

Aunque realmente el nuevo formato es bastante mejor que el mp3, la raíz del cambio es fundamentalmente económica. Lo que se trata es que nosotros, los usuarios-consumidores, paguemos por las licencias al adquirir películas, música u otro tipo de contenido audiovisual. Los productores de contenido y las grandes empresas necesitan sacar una rentabilidad elevada a cada producto en el que invierten y el nuevo formato AAC permite ampliar sus posibilidades de control y negocio. El formato AAC permite incluir legalmente la protección de los derechos de autor a los archivos de audio y, además, los archivos en AAC con protección anticopia no permiten su ejecución sin autorización. Aunque a priori favocerecía a los autores y a las empresas propietarias de los derechos de la grabación, esto ha frenado momentaneamente su expansión, por eso ahora parece que ha llegado el momento de cerrar la puerta definitivamente al mp3.

El Moving Picture Experts Group (MPEG) prestó su nombre al proceso de codificación digital mediante el cual el audio y el vídeo se comprimen en un archivo lo suficientemente pequeño para ser transferido fácilmente. Ese proceso – MPEG Audio Layer III – y el archivo resultante – el MP3 – es omnipresente hoy en día. Se convirtió en el estándar para todos los dispositivos pero ha llegado el momento, al parecer, de sustituirlo por un nuevo formato que lo mejore. Sobre todo porque la actual tecnología se centra en el mundo de los móviles y es ahí donde el AAC ha llegado rápidamente a convertirse en el formato dominador. No es el único, hay otros formatos mejores pero ocupan considerablemente más espacio en nuestros discos duros.

De momento, y como ocurrió en su día con los discos de vinilo, o con los vídeos, seguirán existiendo aparatos para su reproducción, pero salvo que surga un movimiento nostálgico que vuelva a darle popularidad (como el dulce momento actual que disfrutan de nuevo los discos de vinilo), el mp3 irá desapareciendo de nuestros reproductores.

No todos están de acuerdo en esa búsqueda constante de nuevos formatos “cada vez más perfectos”. El éxito en su momento (y del “revival” actual) de los vinilos viene de su imperfección, de ese ruido de la aguja y el polvo entre los surcos, de los saltos que pueden usarse para composiciones especiales y geniales. También el color y la distorsión difusa de los viejos VHS ofrecen sensaciones que no las dan las perfectas y nitidísimas imágenes en 3D, en 4D, en ¿5D? … Imágenes que de tan realísticas parecen poco reales. De todas formas, esto no parece salvar al mp3 frente al AAC… ¿o no?

Las bibliotecas debemos intentar preservar no sólo el contenido sino también los reproductores si precisamente queremos conservar también esas sensaciones (como también se guarda el tacto y el olor del papel o del pergamino), que nos acompañan en la contemplación de una obra, en su lectura o en su escucha. Siempre que ocurre una noticias como esta pensamos “Y nosotros ¿qué hacemos? ¿Podemos ayudar?” y pasa el tiempo (vertiginoso) tecnológico y en apenas unos años ya no tenemos capacidad para preservar tecnologías ni sus contenidos.

De todas formas, pues así lo requiera la buena nueva informática primaveral, cantemos jubilosos (y grabemos en AAC): “El mp3 ha muerto, larga vida al AAC”… hasta el próximo formato, claro.

En este enlace te dejamos algunos libros sobre mp3 de nuestro catálogo de la biblioteca.