Archivo de la etiqueta: bibliofagia

Biblioideas : Bibliofagia forzada

(Chema Pérez. BUZ)

EzequielEn un Biblioideas del año pasado hablábamos de un extraño fenómeno: la bibliofagia voluntaria. Y amenazábamos con dedicar alguna entrega a una variante común: la bibliofagia forzada. Utilizada como tortura o castigo está documentada desde tiempos remotos.

Empezando, de manera simbólica, por la Biblia. En Ezequiel 3:3 :“Después me dijo: Hijo de hombre, alimenta tu vientre y llena tus entrañas con este rollo que yo te doy”. También un pasaje similar en Apocalipsis 10:8-10. Aunque, habiendo divinidades de por medio la voluntariedad de Ezequiel sería dudosa. Y, en cualquier caso, no nos consta que ocurriera realmente.

Pero sí que hay casos conocidos en los que, por diferentes motivos, alguno de sus protagonistas se ha visto obligado a comerse libros y documentos diversos. Sigue leyendo

Biblioideas : Entre las cosas que pueden hacerse con libros está comérselos

(Chema Pérez. BUZ)

Devorez des livresMás allá de su lado metafórico, que hace referencia a la lectura voraz, la bibliofagia se refiere al hecho (inusual, eso sí) de comer libros y revistas. Nadie en su sano juicio hace algo así voluntariamente, sólo los niños y los locos. ¿O no?

La bibliofagia sería una alotriofagia (de “alotrios”, extraño, y “fagia”, comer) o pica (de “Pica pica”, denominación científica de la urraca), un trastorno alimentario consistente en la necesidad (por motivos físicos, psíquicos o incluso culturales) de comer cosas no aptas para el consumo humano (desde pelo, yeso o tiza hasta detergente, plásticos o cosas peores). La bibliofagia se limitaría a libros y revistas.

El fanatismo (al fin y al cabo, una forma de locura) también ayuda. Es el que impulsa al hermano Jorge de “El nombre de la rosa” a comerse el ejemplar supuestamente perdido (y envenenado) del segundo libro de la “Poética” de Aristóteles. O el de los tártaros que, según relata Augier de Gisten, embajador de Carlos V en Constantinopla, eran capaces de comer libros enteros con el fin de absorber su conocimiento. Idea que, sazonada con alucinógenos, está documentada en algunas culturas. Sigue leyendo