Archivo de la etiqueta: Bibliotecas Públicas

Biblioideas: Un zoo convertido en biblioteca

Real Casa de FierasEn 1774, Carlos III mandó construir en Madrid un «parque de animales» como complemento al Real Gabinete de Historia Natural (hoy Museo Nacional de Ciencias Naturales). En 1752 se había inaugurado el de Viena y éste sería el segundo de Europa. Lo hizo en la actual Cuesta de Moyano, pero en el siglo XIX se trasladó al Parque del Retiro.

Tras casi doscientos años de cierres, reaperturas e innumerables peripecias, en las que los animales fueron casi siempre los peor parados (en épocas de penuria algunos llegaron a ser devorados por humanos), la Casa de Fieras del Retiro acabó clausurada en 1969 por el entonces alcalde de Madrid, y futuro presidente de gobierno, Carlos Arias Navarro (de nombre de guerra –civil- Carnicerito de Málaga) y el edificio, construido en 1830, quedó abandonado. En la Biblioteca Digital Memoria de Madrid puedes ver imágenes de aquella Casa de Fieras.

En 2004 se decidió rehabilitarlo y darle un uso cultural. Los arquitectos Jaime Nadal y Sebastián Araujo hablan sobre el proyecto en este artículo de El País.

La Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías/Casa de Fieras se inauguró en abril de 2013. Un homenaje al filósofo catalán, que acababa de morir en febrero, y un recuerdo al antiguo uso del edificio. Pocos meses después, el número 6 de la revista Infobibliotecas publicaba un reportaje sobre la misma y una entrevista a su directora, Estela Gonzalo Muñoz.

En la foto de al lado se pueden ver los espacios ocupados por las antiguas jaulas convertidos hoy en espacios de lectura. Las rejas se han sustituido por cubículos de cristal con los que la biblioteca se abre al parque. También la distribución de los espacios interiores ofrece esa sensación de apertura manteniendo la continuidad entre unas dependencias y otras.

En algunas salas se conservan los antiguos respiraderos (hay uno bajo la mesa de su directora) y los huecos por los que los animales se movían hacia las jaulas.

Y en las antiguas dependencias habilitadas para el uso de la familia real están hoy las salas de préstamo y lectura, ambas con amplias vistas al parque.

Cuenta su directora que muchos usuarios se interesan por la historia del lugar, la Casa de Fieras, etc., lo que les ha obligado a mantener una importante colección local relacionada con esa temática.

En la biblioteca saben que una buena parte de la población que visita un parque son niños y dispone para ellos de una zona infantil amplia y luminosa. Junto a ella hay una sala habilitada para la lactancia o el cambio de pañales.

La Eugenio Trías tiene tres mil metros cuadrados, pero en realidad se podría decir que tiene algo más de un millón (el tamaño del parque) porque muchos usuarios suelen salir a él con el libro recién retirado de la biblioteca y lo devuelven antes del cierre.

Aquí tienes una buena galería de fotos. Y, si quieres saber más, puedes ver este trabajo de Carlos Robledo Álvarez, realizado en 2017, en el marco del Máster Universitario en Conservación y Restauración del Patrimonio Arquitectónico, de la Universidad Politécnica de Madrid. Habla tanto de la historia de las instalaciones como de la restauración de las mismas.

Todo un lujo disponer de una biblioteca así en pleno centro de una ciudad como Madrid.

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

Un corto animado revelador y estimulante

StoryCorps, un proyecto independiente sin ánimo de lucro que reivindica la historia oral como fuente primordial de conocimiento social, muestra en un emotivo corto animado, dirigido por Richard O’Connor, la gran trascendencia que tuvo en el desarrollo vital y profesional de Richard Clark el modesto empleo de su padre, conserje en la Biblioteca Pública de Nueva York.

A principios de los años 40, los conserjes de la institución habitaban en una vivienda ubicada en su interior, por lo que el joven Clark tenía a su disposición, tras el cierre,  todo el fondo que albergaba el centro. Gracias a su avidez por el conocimiento, y estimulado por la presencia constante de los libros a su alrededor, logró forjar una carrera universitaria y más tarde dedicarse a la docencia.

Su título, El Templo de la Sabiduría, refleja el enorme impacto de las bibliotecas públicas en la universalización del acceso a la cultura y el fomento del progreso individual, el potencial inclusivo independientemente de la capacidad económica y su aportación a conseguir una sociedad más y mejor informada.

 

 

 

 

El acceso al Catálogo Colectivo de las Bibliotecas Públicas se renueva

(Información extraída del Departamento de Comunicación de Baratz)

Renovación de la página del Catálogo colectivo de las Bibliotecas Públicas de España

En 1996 se abrió en la red el Catálogo Colectivo de las Bibliotecas Públicas (CCBIP) permitiendo la consulta remota de los catálogos de las 53 Bibliotecas Públicas del Estado (BPE). En la actualidad, además, la oferta informativa de estos catálogos se ha enriquecido con  la aportación de los registros bibliográficos procedentes de 16 redes de bibliotecas públicas.

La aplicación que hace posible estas consultas, es AbsysNet. En los últimos meses se ha acometido la renovación del opac del CCBIP, modernizándola y añadiendo una serie de novedades para la búsqueda de la información.

En la pantalla de inicio, en lugar del antiguo formulario de búsqueda avanzada, se ha optado por una caja única de búsqueda, más sencilla e intuitiva. La tipografía, es mucho más grande y clara, totalmente adaptada al formato web. El menú también se ha organizado de una manera diferente para facilitar el acceso a la información. Para la búsqueda, se puede elegir entre buscar en todos los catálogos o elegir el catálogo de la comunidad autónoma que nos interese del desplegable.

Renovación de la página del Catálogo colectivo de las Bibliotecas Públicas de España

Se han destacado los enlaces directos a los catálogos especiales, a la versión para dispositivos móviles o MOPAC y a las opciones de búsqueda. A continuación podemos acceder a opciones de consulta más específicas, catálogos especiales y acceso a la versión móvil del opac.

También se ha dado una especial atención a la información relativa a los servicios de préstamo interbibliotecario que dependen de cada biblioteca o red.

Otra de las novedades  se refiere a la pantalla que te devuelve los resultados de búsqueda. La página mantiene la claridad y limpieza en la disposición de la información para facilitar su lectura. Se han modificado los textos de los botones para mejorar la navegación, así como el acceso al registro bibliográfico detallado. También se han modernizados los iconos que distinguen los tipos de material.

Para terminar con el repaso a la página de inicio, tenemos los enlaces de interés que permiten a los usuarios acceder a servicios al Directorio de Bibliotecas Españolas, al servicio de préstamo electrónico eBiblio, al servicio de información gratuita “Pregunte, las bibliotecas responden”, a la Biblioteca Nacional de España y a la Red de Bibliotecas Universitarias (REBIUN).

Seguramente este “lavado de imagen” va a tener un gran éxito entre los numerosos usuarios del catálogo colectivo.

Una visión personal de la Biblioteca Pública de Nueva York

(Luis Blanco Domingo, Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. Fotos: María José Tolosana)

Cuando aterrizas por primera vez en Nueva York, empiezas a comprender por qué la planificación del  viaje se torna excesivamente ambiciosa e imposible de cumplir. La tentación de ver todo lo posible en un tiempo limitado se ve relegada por la majestuosidad de una ciudad que se abre ante ti sin hostilidad ni posibilidad de sosiego, pero que entiendes inabarcable.

Cartel de Mientras Nueva York duerme

Quizá por mi trabajo, la pasión por la lectura o el cine, o una atracción imperceptible, casi sin abrir las maletas, dirigimos nuestros pasos hacia la Biblioteca Pública de Nueva York. Todos, en nuestros recuerdos, en nuestra memoria vital, hemos estado varias veces en Nueva York gracias al cine, viendo su irrupción con Daniel Day Lewis (Gangs of New York) acompañando a Woody Allen en su travesía por Manhattan (Manhattan), bailando junto a Gene Kelly (Un día en Nueva York) o Rita Moreno en el West Side (West Side Story), deslumbrados por la belleza de Audrey Hepburn reflejada en Tiffany´s (Desayuno con diamantes), o con la siempre inquietante y magnética visión de Fritz Lang en Mientras Nueva York duerme.

Biblioteca Pública de Nueva YorkDel mismo modo, Fortaleza y Paciencia, los dos leones que flanquean la entrada a la Biblioteca, se convertían en actores junto al elenco de Los Cazafantasmas. Y desde esa imagen fija en mi memoria comprobé una vez más que la realidad supera la ficción porque la convierte en algo palpable. Con todo, lo que más me impresionó no fueron el magnífico edificio, ni su entrada señorial, ni la conciencia de pisar un centro que dispone de un fondo bibliográfico ingente, ni la espectacular Rose Main Reading Room, adornada con frescos en el techo, con mesas de roble que incitan a la pausa y la lectura, ni la hemeroteca o la sala de mapas, que mezclan recogimiento y modernismo sin ningún complejo. Su enorme atractivo radica en su concepto de la cultura, en el significado de la lectura pública, de la visión abierta y sin barreras que acompaña todas sus actividades.

Parque Bryant, Nueva York

Y entendí por qué el parque Bryant se convirtió repentinamente en el lugar de esparcimiento y ocio en el que siempre quise adentrarme, enmarcado entre la vorágine del Midtown de Manhattan y sus edificios que respiran historia y esfuerzo, pero con la calma suficiente para sentirte dueño de tu propio tiempo, acompañado por esos libros que se te ofrecen en carros de uso público, por esas sillas y mesas que casi obligan a sentarte, por ese carrusel que te arroja de repente a la niñez … Un lugar fantástico y casi onírico, imposible de imaginar en la distancia, pero tan real que causa dolor abandonarlo.

Parque Bryant, Nueva York

Las bibliotecas son entes vivos no tanto por la constante incorporación de fondos como por el diseño y aplicación de políticas que dinamicen y permitan utilizar su enorme capacidad para transmitir cultura sin criterios restrictivos de ningún tipo, presididos con una clara intencionalidad didáctica y pedagógica. La Biblioteca Pública de Nueva York constituye un buen ejemplo

La Rockoteca de Peralta (Navarra). Un cóctel sugerente

(Carlos Sanz Paricio, Bibliotecario de la BUZ)
Juan Manuel García Cámara (a la izquierda), junto a Enrique Villareal, El Drogas, bajista y voz de Barricada (en el centro)

Entrevista a Juan Manuel García Cámara, responsable de la rockoteca en la Biblioteca Pública de Peralta (Navarra)

Entrevistamos a Juan Manuel García Cámara, responsable del innovador y atractivo proyecto de una rockoteca bautizada como En Un Lugar de la Marcha, puesto en práctica en la Biblioteca Pública de Peralta (Navarra). Se trata de una sección destinada a recoger, organizar y difundir documentos en cualquier formato relacionados con el rock y la música, al mismo tiempo que organiza actividades como los conciertos de diversas bandas. Por allí han pasado Barricada o José Luis Campuzano, bajista y miembro fundador de Barón Rojo.

El objetivo es mostrar que tanto el rock como la música son manifestaciones esenciales de la sociedad contemporánea, y que la convivencia con la biblioteca puede despertar el interés del público joven por conocerla. Dispone además de una página en Facebook, y podéis contactar a través de este email.

Sigue leyendo