Archivo de la etiqueta: bosques

Biblioideas: Libros en un bosque de Quebec

(Chema Pérez. BUZ)

Jardin de la Connaissance«Un libro está hecho de un árbol. Es un conjunto de piezas planas y flexibles (por eso llamadas ‘hojas’) impresas con garabatos negros pigmentados. Una mirada a él y se escucha la voz de otra persona, tal vez alguien muerto hace miles de años […]. Los libros rompen las cadenas del tiempo, prueba de que los seres humanos pueden hacer magia».

                                                   Carl Sagan

A orillas del río San Lorenzo, a unos 350 km al norte de la ciudad de Quebec se encuentra el Jardin de la Connaissance, un espacio creado con unos 40.000 libros y unas cuantas planchas de madera para reforzar las estructuras. Esta instalación formó parte de la edición de 2010 del Festival International des Jardins, que se celebra anualmente en Les Jardins de Métis. Es obra de Thilo Folkerts, creador de 100Landschaftsarchitektur, y Rodney LaTourelle.

Thilo Folkerts es un alemán instalado en Berlín, paisajista y profesor universitario, que viene jugando desde 1997 con el concepto de jardín.

Rodney LaTourelle es un artista y escritor interesado en los efectos del color interactuando con el ambiente. Aunque nacido en Winnipeg (Manitoba, Canadá), también reside en Berlín.

Jardin de la Connaissance

Sus autores esperan que el jardín vaya integrándose en el bosque. Los materiales de los libros se degradan rápidamente en un entorno natural, pero también proporcionan una variedad de  micro-ambientes para todo tipo de bicherío. Plántulas e insectos han dado vida a muros, alfombras y bancos. También han encontrado acomodo aquí diferentes variedades de setas. Los colores originales de los libros han ido desapareciendo. El conocimiento vuelve a la naturaleza de la que salió. Se trata también de un experimento para descubrir cómo el papel vuelve a integrarse a la naturaleza. Además, se ha convertido en un espacio público al que las personas acuden a meditar, conversar y, evidentemente, a leer.

Jardin de la Connaissance

En 2012, los autores quisieron seguir experimentando, esta vez como jardineros. Aplicaron musgo del propio bosque en los muros de libros como si se tratara de pintura (una técnica usada ya por graffiteros) para favorecer que el Jardín del Conocimiento fuera desvaneciéndose en el bosque. “Invocando la relación mítica entre el conocimiento y la naturaleza integral del concepto de «paraíso», exponemos estos artefactos culturales supuestamente intemporales al proceso de descomposición”. El jardín hubo de desmontarse en 2014 para dar cabida a nuevos espacios del festival. Los libros se trasladaron unos cientos de metros a otro lugar del bosque, donde siguen su imparable proceso de degradación tomados por nuevas plantas y animales.

Aquí puedes ver cientos de fotos del jardín y, desde la parte inferior de esta página, se puede disfrutar de una vista panorámica del mismo y de los comentarios de los propios autores sobre lo que vas viendo.

Ficha técnica del proyecto:

  • Arquitectos: 100Landschaftsarchitektur
  • Directores responsables: Thilo Folkerts, Rodney LaTourelle
  • Colaboradores: Laura Strandt, Maike Jungvogel
  • Realización: Johanna Ballhaus, Elisabeth y Jessica Charbonneau, Sandrine Perrault
  • Proyecto: Jardin de la Connaissance
  • Localización: Quebec, Canadá
  • Espacio: cerca de 250 m2
  • 40.000 libros = unas 30 t.
  • Altura máxima de los muros: 1,80 m. Anchura: unos 50 cm
  • Coste de proyecto: 20.000 CAD (14.000 €)
  • Tableros: 11 colores

Biblioideas

Biblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros


Biblioideas : Libros amigos de los bosques

(Chema Pérez. BUZ)

Bosque de librosContrariamente a lo que se cree, el uso de la madera para fabricación de papel sólo llegó bien entrado el siglo XIX, cuando la tecnología lo permitió. Hasta entonces se utilizaban lino y trapos (abundantes tras la generalización del uso de la camisa a partir del siglo XIV) y, hasta el siglo XVII se trataba de una labor artesanal.

«Cuando aparecieron en el mercado los primeros ordenadores personales […] muchos analistas predijeron una oficina sin papeles […] Pero la proliferación de ordenadores ha venido acompañada por impresoras, faxes y fotocopiadoras de alta velocidad que han producido el efecto contrario: el aumento del consumo de papel de impresión y escritura. Para regocijo de la industria papelera, el papel de oficina es el uso que crece más» (Guías para un consumo responsable de productos forestales, 3: El papel -Greenpeace, 2004).

Ya hablamos algo de esto en una biblioidea anterior. Sólo insistir en dos ideas: que la madera es un recurso renovable que se puede explotar y gestionar sin necesidad de devastar bosques primarios o plantar millones de eucaliptus en cualquier parte. Y que sólo un tercio de la madera talada se destina a la fabricación de papel, y sólo una pequeña parte (tal vez un 8%) de ese tercio se destina a impresión y escritura; la mayor parte va a construcción, mobiliario, papel de uso doméstico o embalaje (de, entre otras cosas, e-books, tablets y aparatos electrónicos de todo tipo; nada es inocente).

Greenpeace : Libro Amigo de los BosquesOtra cosa es hacer partícipe a la industria de esa sensibilidad ambiental. Con ese objetivo, en septiembre de 2004, Greenpeace lanzó el proyecto “Libros Amigos de los Bosques” intentando implicar a autores y editores en la defensa de los bosques primarios empujándoles a utilizar sólo papel respetuoso con el medio ambiente. El primer libro fue El bosque de los pigmeos, de Isabel Allende, editado por Penguin Random House cumpliendo los requisitos del FSC (Forest Stewardship Council), un sistema puesto en marcha en California en 1990 para identificar los bosques bien gestionados y certificar el origen y los procesos de fabricación de la madera responsables.  Ha elaborado también un Manual para implicar en el proyecto a ayuntamientos y otros organismos públicos.El bosque de los pigmeos
El proyecto suma hoy más de un centenar de editores y cientos de autores internacionales (Günter Grass o J.K. Rowling) y españoles (Manuel Rivas, Rosa Regás, Joaquín Araujo, Soledad Puértolas, Javier Reverte o Espido Freire). Algunos ya fallecidos como Saramago o Delibes también están en esa lista.

Échale un vistazo a aquel artículo de Saramago en el que contaba cómo su abuelo se despedía de los árboles o a esa pequeña joya de Jean Giono titulada El hombre que plantaba árboles, una historia conmovedora, aunque se trate de ficción. Sin embargo, aquí cerca, en Zuera, vivió un gran hombre, Domingo Esteban Tenas, albañil, Premio Medio Ambiente Aragón en el año 2000, que nos dejó un 1 de diciembre de 2004 después de plantar cientos de miles de árboles a lo largo de más de veinte años de reforestación callada y minuciosa. Su historia sí que fue real. En el tiempo que disfruté de su amistad aprendí muchas cosas que no se enseñan. Un día le regalé el libro de Giono. No lo conocía, pero nunca tuvo ese libro destinatario más indicado. Sirvan estas líneas de recuerdo emocionado a su memoria.Domingo Esteban Tenas

Una curiosidad: oficialmente, la empresa más antigua de España en activo es una papelera: J. Vilaseca, en Capellades (Barcelona), que en 2014 ha cumplido 300 años.

No están los tiempos para mucho espíritu navideño, pero aprovechamos para desearte una agradable nueva vuelta al Sol en 2015.

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.