Archivo de la etiqueta: cadáver exquisito

Un cadáver (exquisito) en la biblioteca

El Campus de la Universidad de Zaragoza en la Feria del Libro de Huesca 2018

Dentro de las actividades desarrolladas por las bibliotecas del campus de Huesca y la Universidad en la pasada Feria del Libro de Huesca, se incluyó un curioso homenaje al cine (este año era el tema central de la Feria) haciendo que los visitantes de la caseta de la Universidad fueran confeccionando el guión de una película de suspense. Eso sí, se aumentó el suspense al utilizar la técnica surrealista del “cadáver exquisito”. Así, los visitantes que participaban sólo podían saber la parte del guión que la última persona había puesto en nuestro tablón.

La iniciativa gustó mucho a los que se acercaron a nuestra caseta y fueron numerosos los participantes en la misma, los cuales recibían una plantita de albahaca y entraban en un sorteo de libros de Prensas de la Universidad de Zaragoza, cuyo resultado que se anunció al concluir la Feria.

El guión resultante es tan divertido como extraño. Incluye frases memorables e incongruencias sugerentes. Por eso nos animamos a transcribiros el texto completo aquí, ahora que estamos en pleno verano y apetece este tipo de lectura.

¿Cómo hubieras continuado tú la historia? ¡Anímate y nos lo cuentas en tus comentarios!

UN CADÁVER (EXQUISITO) EN LA BIBLIOTECA

PRIMERA PARTE: APARECE UN CADÁVER EN LA BIBLIOTECA

Molly Penny, la encargada de la limpieza en la biblioteca, entra como todos los días con sus auriculares a tope, y al llegar a la sala de lectura descubre… ¡¡¡un cadáver en un gran charco de sangre!!!

Molly Penny, tragándose el chicle, grita: – ¡¡Ahhggg!!

Pero estuvo muy tranquila y tuvo la tranquilidad de avisar al portero, pero éste se desmayó. Al final avisaron a la policía.

La policía llega tarde y se excusó diciendo que estaba atendiendo una urgencia. La urgencia se llamaba Lulú y era transexual.
– ¿Ande me pongo? -preguntó Lulú empolvándose la nariz izquierda.

(El muerto está ahí, bocarriba)

El cadáver tenía a su lado un ejemplar único con una extraña portada anónima. Su lomo estaba ensangrentado.

Arranqué la página que tanto había buscado y me fui.

Giuseppe, el chef italiano, miraba entre sudores la salida.

Y allí dijo: ¡A Dios pongo por testigo…! de lo que el viento se llevó.

Pero todo da igual, pues al final cuanto más gano, más me gasto.

1

Entre unos libros de historia el investigador encontró una foto y una carta sospechosas…

“Esto es increíble” dijo el investigador con una mueca de desconcierto en su cara. Ese rostro le era muy familiar. ¿Qué tenía que ver una foto de su madre cuando era adolescente allí?

El desconcierto fue en aumento y sus manos sudorosas se empaparon de sudor y tinta… Detrás de la foto unos trazos borrosos le harían recordar un detalle nimio que hasta el momento había obviado.

Con dificultad logró ver una fecha… era el año de su nacimiento junto con el nombre de un hombre, ¿quizás de mi padre?, ese hombre al que nunca llegué a conocer.

Entre los libros se encontró una moneda que perteneció al lector que había conocido al protagonista.

2

SEGUNDA PARTE: SE INVESTIGA EL CRIMEN

La noche continuaba entre gotas de lluvia y la música seguía sonando

Bajo las ramas extendidas de la encina, yo te vendí, tú me vendiste

-¿Alguien ha visto a la bibliotecaria? -gritó el Sheriff Murray.
-¡Yo! Hace tres días, en el bar de la esquina. ¿Lo pregunta por algo, Sheriff?

Parece que está oliendo a fiambre

Las uñas del cadáver estaban rotas

Algunos restos de uñas aparecen en el libro

Más que uñas, parecen conchas de mejillón.

El cadáver, más que un cadáver, parecía un cocodrilo descamado, tumbado y con la boca abierta

Y de repente, detrás de la estantería, vi una sombra observándome. ¿Sería el asesino?. Era la bibliotecaria que seguía empanada con la lectura de Las Lágrimas del Apocalipsis.

3

El famoso libro asesino no era, entonces, una leyenda urbana

Se veía su sombra detrás de la estantería del último pasillo

Temblando me acerqué

pero su olor era tan familiar…

que podría ser un alumno de selectividad en la biblio de Unizar… que acababa de llegar de una ciudad lejana

al dejar la mochila en el hostal sintió el alivio de estar en cualquier lugar

Murió de risa, aunque también pudo morir de tristeza, tras leer el relato…

4

Decidió que igual murió de amor…

Pero, bien pensado, hay cosas que nunca mueren

Tumbado en el suelo sin moverse, ¿qué era eso?

Martín había conseguido llevar a cabo su plan

¿Cómo lo consiguió? ¿Alguien le ayudó o fue por él mismo?

Fue su instinto y su agudeza. Era único en su forma de pensar.

Pobrecillo, alguien lo mató. ¿Quién será?

5

-No sé, pero alguien se dejó olvidada la funda de un violín.
-¿Sabes de quién es?
-Pues el dueño nunca te dirá dónde lo dejó.
-¿Tenía dueño?

¡Qué pena, tan joven!

¡Mira! Justo en la página 52. ¿Te has fijado?

Es cierto, esa sombra es muy sospechosa

-Pero ¿ve usted eso? hay alguien ahí.
-No veo nada. Es un perro.
De pronto una mano se alza y la luna lanza un rayo blanquecino, como el filo de un puñal que busca

El Sheriff Murray, tras mascar el chicle con sus 3 palillos en la boca, exclama:
-Y todo esto ¿adónde irá a parar?

6

TERCERA PARTE: ¡POR FIN SE RESUELVE EL CASO!

De pronto un disparo.

Gente corriendo por todos lados, mucho humo y un olor intenso a sangre, una sangre rara…

Las tortetas se estaban cociendo en el caldero más tiempo de lo necesario.

De repente entra un policía en la sala y dice “¿Qué ha pasado aquí? Y por favor, un poco de control”. Y entra un señor y dice…

-¿Dónde está mi hijo? ¿Qué ha pasado? ¿Y esas gotas de sangre…?

-¿Quién es su hijo? ¿Cómo se llama?

-Mi hijo es valiente, original, vamos, un fuera de serie.

¿Quién será realmente la identidad del hijo adoptado?

Cuando yo estuve allí no había ningún cadáver, pero vi quién puede ser el hijo

7

Viernes tarde3, calor y casi lluvia. ¿Qué está pasando?

Veo llegar el coche por la vereda.

¡¡¡Qué disgusto tengo al encontrar el cadáver!!! ¿Será muerte natural o asesinato?

Creo que el muerto, muerto está. ¡Que encuentren al asesino es lo importante!

El cuerpo no tiene signos de haberse defendido. Por lo tanto, debía conocer a su agresor.

En la escena hay indicios de que la muerte se produjo en una fiesta. La posición del cuerpo lo corrobora.

Las heridas del cadáver parecen producidas por cortes de cristal, como si le hubieran pegado con una botella.

Para los investigadores es un misterio total, no hay móvil, no hay sospechoso, tampoco el instrumento con el que se ha llevado a cabo el asesinato. Solo tienen suposiciones.

Pero el ladrón y el asesino no es tan profesional. Ha dejado unas pruebas muy interesantes junto al cadáver.

8


FIN

Más noticias de las bibliotecas de la Universidad de Zaragoza en la Feria del Libro de Huesca en este enlace.