Archivo de la etiqueta: Ciencia

Biblioideas : Libros en una molécula

Programa Memoria del Mundo

Desde los años noventa del pasado siglo la UNESCO viene alimentando el Archivo de la Memoria del Mundo. Lo creó dentro del Programa Memoria del Mundo con una idea clara:

El patrimonio documental del mundo pertenece a todos los seres humanos y, como tal, debe ser preservado y protegido para que todos y cada uno puedan acceder a él de manera libre, permanente y sin obstáculo.

Y añade que buscará estos objetivos utilizando para ello las técnicas más apropiadas.

Aunque, cumpliendo la Ley de Moore, un chip podía tener en 1971 algo más de dos mil transistores y tiene hoy más de mil millones, los posibles límites físicos del silicio han llevado los últimos años a estudiar la capacidad de almacenamiento de información digital en ADN y las herramientas necesarias para ello (por ejemplo CRISPR).

Viendo el futuro negocio, se han metido en ello Microsoft y múltiples compañías privadas, pero también diferentes equipos académicos de investigación, como los de las universidades de Harvard o Washington. También el European Bioinformatics Institute del Reino Unido, en 2013, consiguió almacenar datos en ADN (el pdf del artículo de Crick y Watson describiendo la estructura del ADN, todos los sonetos de Shakespeare o algunos extractos del discurso de Martin Luther King I have a dream, entre otra cosas). En este gráfico se puede ver el mecanismo.

almacenar datos en ADN

La UNESCO también lleva unos años colaborando en la investigación en la confianza de que podría solucionar los problemas de almacenamiento a muy largo plazo. Hablan de una capacidad casi infinita (aunque nada lo sea) y unos periodos de conservación de cientos de miles de años (aunque no está muy claro que entonces haya nadie para verlo). Para hacernos una idea: unos cuatro gramos de ADN permitirían conservar los datos digitales producidos durante un año por todos los seres humanos.

En fin, que no podemos evitar la sensación de que todos quieren vendernos algo, aunque sólo se deba probablemente a las típicas reticencias de ignorante malpensado.

Hace unas semanas supimos que se habían grabado en ADN un par de canciones y, sobre todo, se habían conseguido reproducir con total precisión. Eran Smoke on the water, de Deep Purple, y Tutu, de Miles Davis, a quien nuestro compañero Luis dedicó en este blog un magnífico Nosololibros.

El pasado marzo lo hicieron con los cincuenta segundos de la película de los hermanos Lumière L’arrivée d’un train à La Ciotat, realizada en 1895. Poco después, en julio, creando un GIF microscópico y acoplándolo a una bacteria, habrían grabado en ADN la primera imagen en movimiento, realizada en 1873: The horse in motion, de Eadweard Muybridge.

Antes, en 2012, George Church, un visionario del laboratorio de Harvard citado más arriba, ya lo había hecho con un libro. Eligió para la ocasión el que él mismo estaba terminando de escribir: Regenesis. En 2013 lo publicó en papel. Aquí tienes una reseña.

En todo caso, convertir ADN, tanto sintético como biológico, en el disco duro del futuro resulta hoy prohibitivo por sus costes, ya está enfangándose en un mar de patentes e intereses y sigue habiendo problemas sin resolver (por ejemplo, la imposibilidad de reescribir sobre él). Pero la ciencia tiene una máxima: «todo lo que pueda hacerse, se hará» y el uso de ADN como repositorio es ya una tendencia imparable cuyo desarrollo a gran escala o comercial, es muy probable que nos coja a todos, eso sí, criando malvas.

 

 

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

Nace la Biblioteca Virtual de la Ciencia y la Técnica en la Empresa Americana

Presentación1

Biblioteca Virtual de la Ciencia y la Técnica en la Empresa Americana

La Biblioteca Virtual de la Ciencia y la Técnica en la Empresa Americana es una iniciativa conjunta de la Fundación Mapfre y la Fundación Ignacio Larramendi, cuya unión ha permitido el nacimiento de una plataforma online en abierto que trata de paliar el desconocimiento generalizado sobre el enorme impacto cultural de los trabajos desarrollados por los científicos españoles y portugueses implicados en el descubrimiento de América, tanto en las ciencias naturales como en la navegación, las matemáticas o la antropología. Sigue leyendo

Exposición bibliográfica “Ciencia en el Renacimiento” en el Paraninfo

La Exposición “Ciencia en el Renacimiento” permanecerá abierta en la Biblioteca General (Paraninfo) hasta el 30 de junio de 2015

Exposición Ciencia en el RenacimientoEl miércoles 14 de enero de 2015, en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza (Sala Pilar Sinués) a las 19:30 h., se inaugura la Exposición bibliográfica “Ciencia en el Renacimiento”, con la conferencia de la profesora de nuestra Universidad, Elena Ausejo “Estado del pensamiento y de la ciencia europeos en el siglo XVI”.

A continuación mostramos parte de la información contenida en el tríptico sobre la exposición:

Se ha definido el Renacimiento como una época de ampliación de perspectivas. Para la Historia de la Ciencia representa el nacimiento de teorías científicas y aplicaciones técnicas que fundamentaron la idea del progreso durante las siguientes centurias. La imprenta fue un elemento de trascendental importancia para la difusión de los nuevos conocimientos, o para la revisión de los que se habían transmitido desde la Antigüedad. Sigue leyendo

101 Obras Maestras. Ciencia y arte en los museos de Madrid

101 Obras Maestras es una iniciativa realizada por el Centro de Ciencias Humanas y Sociales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que ofrece un recorrido virtual por 101 obras de museos y bibliotecas de Madrid con el objetivo de mostrar los valores que presentan y comparten tanto la ciencia como el arte. El portal web resultante supone una reflexión sobre el trasvase de valores entre ambas disciplinas, más cercanas de lo que cabe suponerse, además de reivindicar la importancia y necesidad del patrimonio artístico.

Las obras se engloban en 11 categorías: cultura libraria, biodiversidad, ingeniería y técnica, exotismos, infraestructuras y urbanismo, medición del mundo y del tiempo, rostros de la ciencia, cuerpo humano, viaje y comunicaciones, espacios del saber y cosmos. Cada pieza aparece junto a su ubicación en el plano de Madrid e incluye una ficha con la descripción, referencias bibliográficas y una o varias fotografías. En su redacción han participado unos 60 especialistas en temas muy variados.

El itinerario está compuesto de obras muy conocidas como las Meninas de Velázquez, que alberga el  Museo del Prado, los códices Madrid de Leonardo Da Vinci, que forman parte de los fondos de la Biblioteca Nacional o la traza arquitectónica de la Biblioteca del Monasterio de SanLorenzo del Escorial diseñada por Juan de Herrera, compartiendo espacio virtual con otras de menor presencia en el imaginario colectivo como el oso hormiguero de Carlos III atribuido a Goya, que se encuentra en el Museo Nacional de Ciencias Naturales o el Libro del saber de astrología elaborado en la corte de Alfonso X el Sabio, ubicado en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla de la Complutense.

El proyecto, financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología y con la colaboración de una treintena de instituciones, se ve enriquecido además con un ebook y la posibilidad de realizar un seguimiento a través de sus perfiles oficiales en Facebook y Twitter.