Archivo de la etiqueta: ciudades libreras

Biblioideas: Óbidos, una villa literaria

ÓbidosEn Portugal, ese vecino discreto al que apenas prestamos atención, está Óbidos, un lugar amurallado, habitado ya por los celtas, a unos 80 kilómetros al norte de Lisboa. La UNESCO le otorgó en 2015 el título de Ciudad Literaria”.

El proyecto Óbidos Vila Literária es una iniciativa del Ayuntamiento de Óbidos y la librería lisboeta Ler Devagar (leer despacio, en portugués) que pretende «impulsar los procesos de desarrollo local a través de la capacitación, a través del fomento del desarrollo productivo y la consulta participativa de los actores locales, y guiando a la comunidad a reenfocarse en sí misma y en su potencial, floreciendo hacia nuevas posibilidades». Siguiendo esta estrategia, Óbidos ha construido un parque tecnológico innovador, rehabilitado edificios, invertido en sus escuelas o desarrollado una red de librerías.

Y la argamasa de todo ello ha sido la literatura, la cultura escrita y la lectura a través de la organización de festivales, encuentros con autores, representaciones, proyecciones o conciertos. Festivales como Latitudes, de «literatura y viajeros», en abril. O Folio, el Festival Literário Internacional de Óbidos, en septiembre y octubre. Salvando las distancias, esta historia nos recuerda a Urueña.

Iglesia de ÓbidosTodo empezó hace ya unos cuantos años con la búsqueda de financiación para rehabilitar una antigua iglesia dentro del castillo, intentando darle al proyecto una dimensión cultural y económica que sacara el edificio del abandono y la ruina, a cambio de servir como centro cultural de la comunidad. Hoy, con la ayuda de fondos europeos, la antigua iglesia se ha convertido en un espacio para actividades comunitarias además de acoger en ella la Livraria de Santiago, la más grande de la quincena que ya hay abiertas en la localidad. Casi todas ellas se encuentran en edificios históricos rehabilitados y compartidos con galerías, bares o mercados de productos biológicos. Aquí puedes ver algunas.

En un lugar así no podía faltar un alojamiento literario: el hotel The Literary Man, con miles de libros a disposición de sus clientes. También puedes dejar el que lleves. Este de aquí abajo es su restaurante.

Restaurante de Óbidos

En fin, que si te dejas caer por Portugal, Óbidos no es un mal lugar al que acercarse. Y si esto de los libros no te apasiona o directamente te aburre, no te preocupes, en abril también organizan un Festival Internacional de Chocolate que ya lleva dieciséis ediciones.

Cuida el planeta. Es el único con chocolate.

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

Biblioideas: El Pedroso, una nueva Villa del Libro

IOBA lo largo de estos cuatro años, hemos dedicado nueve de las cuarenta y ocho biblioideas (ésta es la décima) a hablar de ciudades libreras, esas pequeñas localidades que buscan en el mundo de la cultura propiciar su desarrollo o, sencillamente, evitar su desaparición.  En estos casos, en lugar de tirar cabras desde un campanario o «deconstruir» eccehomos, prefieren destacar en el mapa por los libros y mantener una infraestructura cultural en torno a ellos atractiva para sus visitantes. De España vimos en su momento dos: Urueña y Bellprat. Sólo Urueña pertenece a la International Organisation of Book Towns. Bellprat, que sepamos, no ha solicitado su ingreso.

Recientemente se ha sumado una más: El Pedroso, un municipio de poco más de dos mil habitantes en la Sierra Norte de Sevilla. Éste sí solicitó formar parte de la I.O.B. y es posible que en estos momentos ya pertenezca oficialmente a ella.

El Pedroso

Todo empezó con “La Fundición”, Asociación Cultural para el Desarrollo de El Pedroso, «una iniciativa sin ánimo de lucro, e independiente de partidos, instituciones o empresas, creada para propiciar desde la cultura, el desarrollo y la promoción de El Pedroso».

Desde 2012 fue elaborando un Plan Estratégico para el Desarrollo de El Pedroso desde la Cultura. Con él se pretendía conseguir para el municipio la denominación internacional de Villa del Libro y crear un proyecto expositivo en torno al libro cuyos primeros resultados ya se pueden visitar en el Centro de Cultura Escuelas Nuevas de la localidad.

Además de varios espacios dedicados a diferentes facetas de la historia local, como su pasado minero, el centro aloja una Biblioteca José Manuel Lara Bosch. La denominación se debe a que el que fuera presidente del Grupo Planeta siempre estuvo muy ligado a El Pedroso (su padre, José Manuel Lara, había nacido allí) y apoyó el proyecto hasta su muerte en enero de 2015. Junto a ella hay una galería dedicada al Premio Planeta, con la colección completa firmada por sus autores. El edificio dispone también de un espacio museístico dedicado a la historia de la escritura y la edición.

El Pedroso no tiene, como es habitual en otras booktowns, una red de librerías u oficios ligados al mundo del libro. Una biblioteca municipal, alguna librería y poco más. Mientras tanto, han optado por la iniciativa «El libro sale a la calle», consistente en la distribución gratuita de libros en los bares y tiendas de la localidad para el intercambio entre los vecinos. En abril ya tenían varios miles de ejemplares dispuestos para este fin. También han puesto en marcha una serie de rutas culturales con el llamado «Tren de la Villa del Libro». Lo contaba hace poco el ABC de Sevilla.Museo en El Pedroso

El Pedroso está integrado además en la Carta Europea de Turismo Sostenible en Espacios Protegidos. Si un día bajas al sur, deja la A-66 a la altura de Zafra y hazle una visita. Sería nuestra mejor aportación a esta nueva Villa del Libro.

Epílogo:

Cada vez que leo algo de estas ciudades libreras me viene a la memoria que allá abajo, en Teruel, junto al Rincón de Ademuz, encañonado en el Turia, tenemos un pueblo que se llama Libros. Ya existía hace casi mil años. También tiene un pasado minero. Hoy viven en él 124 personas. Ahí sigue, como buena parte de la provincia, camino de la extinción.

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

Biblioideas : Alojarse en librerías

The Open Book (fachada)

Ahora que llega el buen tiempo y, quien pueda, estará buscando algún lugar adonde escapar, tal vez le apetezca un alojamiento distinto. ¿Qué tal una librería?

Hace tiempo, en la bibliodea de junio del año pasado, hablábamos de Shakespeare & Company, la librería parisina, y de su peculiar programa de estancias, cumpliendo algunas condiciones, para tumbleweeds.

En octubre de 2014, un turista despistado se quedó encerrado en la librería de la cadena Waterstones (más de cien establecimientos en el Reino Unido) en Trafalgar Square. Hizo sonar la alarma, habló con un guardia de seguridad y con la propia policía, pero nadie lo sacaba de ahí. Pidió ayuda en las redes sociales y su mensaje se extendió como la pólvora. Incluso The Guardian recogió la noticia.

Siguiendo ese principio tan propio de la especie humana (somos gregarios) y de las redes sociales, “¿Dónde va Vicente? Donde va la gente”, Waterstones comenzó a recibir solicitudes de gente que quería quedarse “encerrada” en alguna de sus librerías y aprovechó su oportunidad: seleccionó a diez personas para que pasaran una noche en esa misma librería. Usaron para ello la plataforma Airbnb, que permite alojarse en casas de particulares de todo el mundo. Ocurrió el 24 de octubre de 2014.

De todos modos, ninguno de estos casos se puede considerar un alojamiento vacacional. El primero se parece más a una residencia para escritores en ciernes o en formación y el segundo huele a campaña publicitaria. Ikea acababa de hacer algo parecido en Australia utilizando esa misma plataforma.

WigtownPero sí que hay al menos una librería que se alquila como alojamiento vacacional o para pasar unos días sin especiales requisitos, más allá del de encontrarse bien entre libros. Modestamente, sin equipos de marketing ni grandes intereses comerciales. Es el caso de The Open Book, una pequeña librería escocesa situada en un lugar privilegiado: Wigtown, unos 150 km. al sur de Glasgow. La librería tiene un apartamento en su piso superior. Sus objetivos: Ofrecer un reconocimiento a los libros y a las librerías independientes, acoger y dar la bienvenida a los visitantes del Scotland’s National Book Town llegados de todo el mundo. Piotr Kowalczyk, publicó el mes pasado una entrada sobre ella en Ebook Friendly con información y algunas fotos.

Wigtown Book FestivalAdemás, Wigtown es, oficialmente, desde 1998 una Scotland’s National Book Town y, como esas ciudades libreras que hemos ido viendo en otras biblioideas, se ha ido llenando de diversos establecimientos relacionados con el mundo del libro. También como ellas, realiza un festival a finales de septiembre, el Wigtown Book Festival.

En el blog de The Open Book puedes ver las fotos e impresiones que han ido dejando sus ocupantes, algunos españoles. Y, si te decides, aquí tienes toda la información necesaria.

Hay otros alojamientos ligados a los libros. Por ejemplo esa nueva tendencia Book & Bed (en alusión al Bed & Breakfast) importada desde Japón, una especie de hoteles “temáticos” en torno a los libros, con buenas bibliotecas proporcionadas por librerías locales, como ocurre en el Book & Bed abierto el año pasado en Tokio, o en el Bed & Books de Reykjavík, en Islandia. Pero esto ya es otra historia.

Biblioideas

Biblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

Biblioideas: Redu, una ciudad librera en las Ardenas belgas

 

Logo de Redu Villa del libroEn anteriores biblioideas hemos ido contando cosas de algunas Villas del Libro o ciudades libreras europeas. En una de ellas, la de julio de 2014, dedicada a la holandesa Bredevoort, ya amenazábamos con que un día hablaríamos de Redu.

Redu es una localidad de las Ardenas belgas cercana a la frontera francesa. Un valle al que se llega por mareantes carreteras comarcales. Tiene poco más de 400 habitantes. Gracias a los libros Redu dejó de ser un lugar inexistente.

En Redu se creó en 1984 la Village du Livre. Fue la primera de la Europa continental, pertenece a la International Organisation of Book Towns y está “hermanada” con la galesa Hay-on-Wye, que fue su mentora en esta aventura.

Como casi siempre en estos casos, aquella iniciativa tuvo nombres y apellidos: Noël Anselot, escritor, Gérard Valet, periodista de alcance nacional, y Léon Magin, alcalde de Redu en aquellos años. Sin olvidar a Richard Booth, el artífice de Hay-on-Wye.

Un día de 1982 Valet invita a Anselot a su programa de radio para charlar de su último libro. Para entonces, Anselot es ya un visitante asiduo de Hay-on-Wye. Surge la idea de acometer algo similar en Redu, hablan con Magin y el proyecto empieza a rodar. En la primera convocatoria de la que acabaría siendo su Feria del Libro anual había algún temor: era la primera vez que se celebraba un “mercadillo de libros” en las Ardenas. Fue un éxito. En tres días pasaron más de 15.000 personas. Su última feria acaba de celebrarse los días 4, 5 y 6 de abril. Redu recibe hoy más de 200.000 visitantes anuales.

Además de diversas actividades salpicadas a lo largo del año, se celebran con periodicidad anual otros encuentros, como un fin de semana dedicado a los oficios del libro, el Week-End des Métiers du Livre (24-25 de mayo), o una Nuit du Livre (el primer sábado de agosto). También un Festival des Légendes Ardennaises cuya cuarta edición se celebará el próximo mes de septiembre.

Entrada librería mapasComo el resto de ciudades libreras que hemos visitado en biblioideas anteriores, Redu tiene un puñado de librerías, unas generales, otras especializadas (en cómics, en literatura infantil, en derechos humanos), y otros establecimientos dedicados a actividades como la encuadernación, la fabricación de papel, la impartición de talleres regulares de caligrafía o la ilustración, con las plantas dibujadas por la “artista botánica” Anita Walsmit Sachs. Disfruta admirando su obra.

Si quieres leer algo más, en la Biblioteca Babab apareció un artículo, Redu, el pueblo de los libros, en el que su autor, Reynon Muñoz, va detallando las impresiones que le dejó su paso por la población belga.

Y, definitivamente, si tanto libro te satura o satura a alguno de tus acompañantes Redu tiene otros atractivos, algunos tan diversos como una feria anual de…¡cervezas monacales! (bières trappistes las llaman) o el Euro Space Center, algo así como un parque temático espacial situado en Transinne, a un paso de Redu. O, simplemente, piérdete por sus alrededores. En cualquier caso habrá merecido la pena.Imagen de Redu

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

Biblioideas: Libros generando esperanza, trabajo y algunas risas en una aldea perdida

En Biblioideas ya hemos visto algunas “villas libreras”, como Bécherel o Urueña, pero fue en una pequeña población galesa al borde de Inglaterra, Hay-on-Wye (Gelli Gandryll o Y Gelli en galés), donde empezó todo.

Hay-on-Wye En un mundo cada vez más dominado por la burocracia impenetrable y por organizaciones con intereses propios de las grandes empresas, el Reino de Hay se creó como una alternativa para la gente inteligente y con sentido del humor, la gente común, que por supuesto debería ser la base de un buen gobierno en todas partes. Siempre.  

Richard Booth, The King of Hay

Era el año 1961 y Richard Booth se gradúa en Oxford, decide volver a sus raíces y convertir la pequeña aldea de sus antepasados en una zona con actividad económica basada en el libro y la lectura. Va rehabilitando casas abandonadas, el castillo o la antigua estación de bomberos para convertirlas en librerías de libros antiguos y de segunda mano, y empieza a adquirir bibliotecas enteras por todo el planeta.

Nadie del vecindario daba un penique por su idea (¿alguien leía o compraba libros en Hay-on-Way?), pero una década después esta población de apenas 2.000 habitantes tenía treinta librerías, entre ellas la del propio Richard Booth, y un volumen de libros estimado en un millón de ejemplares, algunos de ellos en estanterías a la intemperie. En ellas hay todavía hoy unas honesty boxes en las que echas 50 peniques por cada libro que te llevas.

Librería

Ante la falta de interés mostrada por las autoridades, Richard se vino arriba y en 1977, el Día de los Inocentes (el 1 de abril en el mundo anglosajón), declaró Hay-on-Way independiente de la Corona británica y se autoproclamó King and Ruler of this new State con el nombre de Richard Coeur de Livre. El cetro real era una vieja tubería de cobre con una válvula en el extremo. Cuando le preguntaron al nuevo monarca si iba en serio respondió: “Of course not, but it’s more serious than real politics!”.

Las autoridades sí que se pusieron serias, lo que sólo sirvió para dar más publicidad al hecho. Hoy el Reino de Hay expide pasaportes y títulos nobiliarios desde 25 a 50 libras (depende de si aspiras a un ducado o te conformas con una baronía). De manera que, si quieres acceder a la nobleza sin necesidad de malcasarte ni de matar, expoliar o saquear al prójimo, puedes hacerlo cómodamente desde aquí.

Unos lo vieron como una travesura, otros como una estrategia de marketing, pero también fue una forma de llamar la atención sobre la necesaria revitalización de la vida rural. Lo cierto es que a comienzos de los 90, un equipo de la Universidad de Strathclyde (Glasgow) analizó los efectos económicos en el área de Hay. Los resultados confirmaron un crecimiento notable para la localidad. Hay-on-Way y las cercanas Black Mountains reciben hoy medio millón de visitantes anuales.

Murder and Mayhem

Richard Booth fue, a finales de los 90, el impulsor de la IOB (International Organisation of Book Towns), que agrupa actualmente a una veintena de estas “ciudades libreras”. En 1999 publicó su autobiografía, My Kingdom of Books, y a estas alturas ya es un señor mayor, no regenta su librería, aunque conserva su nombre, y Hay Castle se gestiona desde 2011 como un centro cultural. No son buenos tiempos para la lírica, pero…

¡Ah! y desde 1987, con el patrocinio de The Guardian, se celebra anualmente el Hay Festival, un certamen de arte y literatura. Cada año en un lugar del planeta. Del 23 de mayo al 2 de junio próximos en Budapest. Ésta es su programación.

Y, si quieres saber más:

http://juguetesdelviento.blogspot.com.es/2013/05/el-reino-de-los-libros.html

http://www.diariodelviajero.com/europa/hay-on-wye-el-reino-independiente-de-la-literatura

http://bibliotecaredfieldhall.blogspot.com.es/2012/08/veranos-literarios-v-hay-on-wye.html

http://www.letraslibres.com/revista/letrillas/el-pueblo-libro-de-richard-booth

http://aquiagora-carlos.blogspot.com.es/2008/05/hay-festival-hay-on-wye.html

 

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros