Archivo de la etiqueta: diseño

Exposición “Caligrafía: Trazos que comunican, líneas de emoción”

Caligrafía (exposición)

¿Por qué emociona la caligrafía?

Con independencia del soporte, del tipo de letra o de la tradición histórico-cultural, el resultado caligráfico sorprende y genera un mundo infinito de combinaciones estéticas, comunicativas y sensoriales. Esta exposición bibliográfica y artística busca el equilibrio entre la teoría y la práctica, entre la formalidad y la creatividad, entre la doctrina y el ejercicio diario de la caligrafía clásica y también contemporánea. Para conseguirlo, se han seleccionado libros, revistas y publicaciones procedentes del rico fondo de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza así como materiales especiales para realizar caligrafía, junto a una nutrida muestra de recientes trabajos caligráficos realizados por el profesor Diego Navarro Bonilla como docente, investigador y, a su vez, calígrafo. En ellas se han utilizado múltiples técnicas (acuarela, tinta, acrílicos, marcadores de arte urbano, etc.) e inspiraciones visuales: desde las más clásicas (antiguas, medievales y modernas) hasta las más vanguardistas. No por casualidad, esta exposición se organiza en torno a diez áreas temáticas que configuran un puente entre la tradición y la innovación para hacer avanzar el estudio, la práctica y la comprensión de la caligrafía. Sigue leyendo

Biblioideas : Fabricar muebles con libros

(Chema Pérez. BUZ)

mostrador de la biblioteca de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de DelftHay utilidades de los libros a las que se presta menos atención. Una de ellas, fabricar muebles con ellos. No hablamos de muebles para alojar libros, sino de muebles fabricados con libros. Tampoco del libro como simple objeto ornamental, que numerosas fuentes de finales del siglo XIX y principios del XX, ya consideraban imprescindible en toda casa pudiente. En el mundo de la bibliofilia se recuerda a menudo esa cita de Sydney Smith, escritor y clérigo inglés de la época: “No furniture so charming as books”. En fin, que nada proporciona más encanto a un mueble que unos libros.

La idea puede parecer sólo una excusa para el reciclaje de viejos libros, pero también se puede entender en un ámbito profesional. De hecho, hay diseñadores, decoradores, etc. que, con mayor o menor fortuna, los utilizan en sus proyectos. Mirad, por ejemplo, el Mishi Blyachera Café de Dnepropetrovsk, Ucrania, en el que los libros forman parte de la decoración y del propio mobiliario. O el mostrador de la biblioteca de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Delft, en Holanda (en la foto), fabricado a partir de libros expurgados de la propia biblioteca. O este Boekenwurm, término holandés para lo que aquí llamamos ratón de biblioteca. Sigue leyendo