Archivo de la etiqueta: encuadernación

Encuadernaciones artísticas en la Biblioteca General de la Universidad de Zaragoza

Encuadernación renacentista del manuscrito Ms-86

Se ha inaugurado una nueva página web para difundir esta faceta del rico patrimonio bibliográfico de la Universidad de Zaragoza

(Informa: Paz Miranda, Directora de la Biblioteca General de la Universidad de Zaragoza)

La Biblioteca General de la Universidad de Zaragoza conserva una importante colección de encuadernaciones de estilo mudéjar y renacentista, además de ejemplos aislados de otros estilos. Con el fin de facilitar su conocimiento y difusión, se ha elaborado una página, accesible desde la web de la Biblioteca General,  cuyo interés se centra en los siguientes puntos:

  • Identificar el conjunto de ejemplares más significativos de la Biblioteca General con encuadernaciones artísticas.
  • Ofrecer a los investigadores las imágenes de estas encuadernaciones.
  • Destacar su valor, tanto desde el punto de vista artístico como documental.

La página integra un conjunto de  162 encuadernaciones, clasificadas en torno a dos criterios, el estilo artístico y el tipo de documento que contienen (manuscritos, incunables e impresos del S. XVI). Dentro de cada apartado las piezas se han ordenado siguiendo la numeración de las signaturas. Sigue leyendo

Biblioideas: Bibliopegia antropodérmica

(Chema Pérez. BUZ)

Bibliopegia no es una palabra reconocida por la Real Academia Española. Se trataría de un anglicismo. El Oxford English Dictionary limita el concepto a la encuadernación artística y considera “Bibliopegy” como vocablo construido a partir del griego (βιβλίον, “libro”, y πηγία, “junto”) y 1835 como su primera aparición escrita conocida (en el libro de la foto).

La bibliopegia o encuadernación Foto libro abiertoantropodérmica no sería otra cosa que el arte de encuadernar libros con piel humana. Lo que hoy vemos como una aberración se practicó desde la Edad Media. La Revolución Francesa la puso de actualidad y fue regocijo de las clases altas en el siglo XIX (sólo ellas tenían libros, mucho más encuadernarlos).

Más allá de lo que nos parezca encuadernar un libro con la piel de un congénere, lo cierto es que del ser humano es aprovechable casi todo. También la piel, que puede curtirse como la de cualquier otro animal. En el proceso de curtido gana consistencia y grosor. Sigue leyendo