Biblioideas: ¿Quemar libros?… Depende

Libros ardiendo

Puede sorprender esta contestación a la gallega, pero cuando se trata de quemar libros no necesariamente hemos de pensar en las hogueras realizadas a lo largo de la historia por fanáticos de toda clase de ideologías, religiosas o no.

Fernando Báez, gran estudioso de toda clase de biblioclastias y tropelías cometidas con los libros, nos enfrenta en un artículo de 2004 a una supuesta paradoja: a lo largo de la historia «los intelectuales han sido los más grandes enemigos de los libros» y «cuanto más culto es un hombre o un pueblo, más dispuesto está a eliminar libros amparado en mitos apocalípticos». Seguro que tiene razón, pero eso no quita para que, al menos ocasionalmente, pueda haber razones legítimas para destruir libros quemándolos.

No es que nos guste quemar libros. Ningún libro. Ni siquiera una guía de teléfonos (aunque hayan sido utilizadas a menudo como instrumento de tortura: enróllala con fuerza sobre sí misma, golpéate con ella la cabeza o el muslo en tensión y enseguida lo entenderás). Pero podemos disculpar, por ejemplo, el ritual de un recién graduado al quemar su ejemplar de esa enésima edición del Derecho del trabajo de Montoya o la Contabilidad de Sáez Torrecilla que tantos quebraderos de cabeza le dio.

Tampoco le reprochamos a Manuel Vázquez Montalbán esa afición desmedida de Pepe Carvalho por usar libros como combustible: «Leí libros durante 40 años de mi vida y ahora los voy quemando porque apenas me enseñaron a vivir», dice en Quinteto de Buenos Aires. Y en el mismo libro recuerda que fue el Quijote uno de los primeros libros que quemó. El primero había sido España como problema, de Pedro Laín Entralgo. En Tatuaje (1974) afirma que le quedan unos tres mil libros. En Los mares del Sur (1979) ya había consumido un tercio.

Hay también una película, The Day After Tomorrow (En España se llamó El día de mañana y El día después de mañana en Latinoamérica) en la que la quema de libros es un acto de supervivencia. En una súbita glaciación, más parecida a una plaga bíblica que a una consecuencia del cambio climático, un puñado de personas consigue refugiarse en la Biblioteca Pública de Nueva York. Su única posibilidad es mantener un fuego permanente que impida la entrada del hielo en el interior. Pronto se dan cuenta de que los libros arden mejor que los muebles y, tras debatir si quemar antes las obras de Nietzsche o unos tomos de ordenanzas fiscales, un bibliotecario de aspecto pánfilo (hasta cuándo esta cruz) abraza contra sí mismo un ejemplar de la Biblia de Gutenberg para librarlo del fuego. Bueno, en realidad un solo tomo, aunque el ejemplar de la NYPL tiene dos. En todo caso, antes de llegar a Gutenberg aún les quedarían los cincuenta millones de documentos que atesora la biblioteca. Aquí puedes ver un resumen y un pequeño trailer de tres minutos; y aquí Marcos Ros Martín, el Documentalista Enredado, hace un comentario sobre ella. […]

Biblioideas : Una biblioteca de libros no prestados

CuencaEl hombre moderno, apurado, sin tiempo, preso de la necesidad, no comprende que algo pueda ser no útil, ni que lo útil pueda ser un peso inútil, agobiante. Si no se comprende la utilidad de lo inútil, la inutilidad de lo útil, no se comprende el arte. Y un país en donde no se comprende el arte es un país de esclavos o de robots, un país de gente desdichada, de gente que no ríe ni sonríe, un país sin espíritu; donde no hay humorismo, donde no hay risa, hay cólera y odio.
Eugene Ionesco, 1961

No hay libro tan malo —dijo el bachiller—, que no tenga algo bueno.
Don Quijote

Aunque el préstamo es una de las principales funciones de la mayoría de las bibliotecas, a veces hay recursos (libros, pero también revistas u otros materiales) que no consiguen traspasar esa barrera que separa el libro del usuario.

Si acudimos al Principio de Pareto, con todos los matices que se quieran, en una biblioteca se satisfarían el 80% de los préstamos con el 20% de la colección. Es decir, el 80% restante sólo proporcionaría un 20% de los préstamos. Se trate de una pequeña biblioteca local o de una gran biblioteca universitaria, con toda probabilidad, más de la mitad de sus fondos no se han prestado nunca.

Nadie se ha interesado por ellos porque realmente no eran interesantes, porque un bibliotecario puntilloso pensó que no tenían ningún interés, porque nadie les hizo nunca la menor campaña de marketing, porque errores en la catalogación o colocación los han dejado virtualmente desaparecidos, porque a nadie se le ocurrió buscarlo donde estaba… O porque el miedo hizo que quedara escondido para siempre.

En la biblioteca de la Escuela de Magisterio de Pamplona apareció en 1989 un libro tras un falso fondo disimulado en una pared de la sala de lectura de la biblioteca, tras una estantería de obra. Se trataba de algo tan “peligroso” como una edición de 1931 de La Doctrina educativa de J. J. Rousseau, de Francisque Vial. El libro estaba envuelto en papel de estraza con una lacónica nota (obviamente, anónima) en su interior: “este libro ha sido escondido para salvarlo de la quema”. Entonces supimos algunos (otros lo habían sabido siempre) que, efectivamente, en los primeros días del golpe de estado de 1936, el patio interior del edificio (ocupado entonces por un instituto de segunda enseñanza y hoy por el Instituto Navarro de Administración Pública) se utilizó para quemar libros. A lo que íbamos: por otros motivos, pero ese libro tampoco se prestó en más de 50 años. […]

Lectura en España: motivos para el optimismo

¿En papel o digital?Las conclusiones que ofrece el informe sobre el sector del libro, publicado por el Observatorio de la Lectura y del Libro del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, deberían generarnos cierto optimismo. El estudio refleja que el índice de lectura ha crecido 3,5 puntos en los últimos cuatro años, y que el 62% de los españoles asegura que durante el último año ha leído algún libro frente al 21% que confiesa que no lee nunca o casi nunca, desmintiendo en cierto sentido la percepción de que el crecimiento exponencial de los dispositivos móviles afecta negativamente al hábito de leer.

Además, Aragón ha sido la comunidad autónoma que ha experimentado un mayor incremento en la producción editorial durante el año 2014 (37,1%) con respecto al año anterior, lo que refuerza la idea de un cambio de tendencia positivo, máxime teniendo en cuenta que viene acompañado de una mejora de la ratio entre ejemplares editados y vendidos. […]

Biblioideas: Lacuna

Las bibliotecas albergan libros, pero rara vez están construidas con ellos. Aunque por poco tiempo (el 6 y 7 de junio de 2015, en el Bay Area Book Festival celebrado en Berkeley, California) esa biblioteca existió. Tan breve fue su existencia que alguien se refirió a ella como «un bloque de hielo frente a la Leer másBiblioideas: Lacuna[…]

El sector del libro en España 2013-2015

El sector del libro en España 2013-2015. Observatorio de la Lectura y del Libro.

(Fuente: Observatorio de la Lectura y del Libro)

El Observatorio de la Lectura y el Libro acaba de publicar una nueva edición del informe El sector del Libro en España 2013-2015 . Recoge los datos más relevantes de las principales estadísticas de referencia en el ámbito de la edición y comercialización del libro, así como información relativa a la actividad de algunos de los agentes en él involucrados, en particular, librerías y bibliotecas, y a la evolución del hábito lector en la población española.

Los últimos datos del sector nos permiten confirmar el cambio (favorable) de tendencia en la evolución de la industria del libro. Durante 2014, a los datos positivos en las cifras de edición se suman unos resultados en facturación que permiten pensar que, tras varios años de caída, estamos en el inicio de la recuperación. Unos resultados a los que contribuye la importante proyección internacional del libro español. Con casi 91.000 nuevos títulos anuales, España se mantiene como una de las principales potencias editoriales del mundo. España es uno de los principales mercados europeos en términos tanto de disponibilidad de nuevos títulos, donde nos situamos en un quinto puesto tras Reino Unido, Alemania, Francia e Italia, como de novedades. A este respecto España ocupa el cuarto puesto tras Alemania, Reino Unido y Francia.

La industria editorial española mantiene en los últimos años una buena actividad en el comercio exterior, dando como resultado un saldo comercial positivo e incrementando en 2014 en un 1,9% su aportación a la balanza comercial.  El libro español tiene una enorme proyección de futuro a la que contribuye la vitalidad del idioma español. Compartir un idioma incrementa además el comercio bilateral entre dos países. […]

Biblioideas : Cuando murió mi padre fue como si una biblioteca entera se hubiera quemado

Susanna Hesselberg : When my father died it was like a whole library had burned downEl pasado mes de julio Universo Abierto, el blog de la biblioteca de la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad de Salamanca, dedicaba una entrada a una curiosa obra de Susanna Hesselberg, artista sueca residente en Malmö. Ella fue una de las participantes en la cuarta edición de Sculpture by the Sea, una muestra bienal que, entre otras cosas, colocó 56 esculturas a lo largo de la costa de Aarhus, en Dinamarca, entre ellas diamantes gigantes reflectantes o cámaras escrutando las rocas.

En esta ocasión ha presentado una obra en la que una biblioteca desciende a la tierra hasta confundirse con ella.

Nos trae recuerdos de Matej Kren, un artista al que le dedicamos una biblioidea allá por noviembre de 2012, pero mientras éste convertía en sus instalaciones los libros en un caleidoscopio sin fin, Susanna Hesselberg los hace desaparecer. […]

Análisis del mercado editorial español en 2014

(Información: Observatorio de la Lectura y del Libro – Ministerio de Educación, Cultura y Deporte)

La Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) presentó hace escasas fechas el avance de los resultados del análisis del mercado editorial español en 2014, unos datos recogidos anualmente en los informes Comercio Interior del Libro en España y Comercio Exterior del Libro, que son publicados con la colaboración del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Comercio interior

cifras de facturación del comercio interior del libro 2014

En 2014 las ventas en España alcanzaron una facturación de 2.195,8 millones de euros, un 0,6% más que en 2013. Se trata de la primera (aunque leve) recuperación de ventas desde el inicio de la crisis en 2009. A pesar de ello, el total de ejemplares vendidos es de 153,62 millones, un 0,1% menos que en 2013.

El libro en el mercado exterior continúa mostrando una gran actividad y resultados muy positivos: con un total de 541,8 millones de euros facturados. En el último año el comercio exterior del libro registra un incremento cercano al 3%. En conjunto, las ventas de libros en el mercado interior y exterior alcanzan los 2.737,57 millones de euros, un 1,07% más que en 2013 (2.708,45 millones de euros). […]