Sin salir de casa: Lingüística

Tras intentar (y esperamos que conseguir) ayudaros a escoger distintas actividades culturales a las que acceder durante estos días, vamos ahora a mostraros selecciones relacionadas con la divulgación de distintas ramas del conocimiento. Si en la anterior entrada os mostrábamos documentales relacionados con la Psicología, hoy toca el turno de la Lingüística. Hemos de admitir que la búsqueda ha resultado sencilla, puesto que en la Universidad de Zaragoza se encuentra Zaragoza Lingüística, el Seminario Permanente de Investigaciones Lingüísticas, fomentado y organizado por el grupo de investigación Psylex (Lenguaje y cognición) desde el que podemos acceder a las distintas charlas que desde el año 2009 han ido realizando.

La selección se ha hecho en base al reconocimiento de que algunas de estas charlas pueden ser demasiado técnicas para los neófitos. No obstante, os animamos a que accedáis a la página web de Zaragoza Lingüística y naveguéis vosotros mismos por su contenido. Igualmente os recordamos que  la Universidad de Zaragoza imparte el Grado en Filología Hispánica, así como el Grado en Estudios Ingleses y el Grado en Lenguas Modernas. […]

El CSIC publica la Guía de las hablas ibéricas del siglo XX

Atlas lingüísticoUn proyecto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), coordinado por Pilar García Mouton, del Instituto de Lengua, Literatura y Antropología del mencionado organismo, ha puesto a disposición del usuario, a través de una página web, una iniciativa etnolingüística que se remonta a los años 30, y que se prolongó hasta los 50 del pasado siglo XX.

En aquel entonces, desde el Centro de Estudios Históricos un equipo coordinado por Ramón Menéndez Pidal, bajo la dirección del filólogo y bibliotecario Tomás Navarro Tomás, recorrió toda la Península Ibérica y Baleares tratando de plasmar la enorme riqueza y variedad lingüística del país a través de una serie de ejemplos basados en la denominación  de conceptos cotidianos previamente establecidos en un formulario.

Diversas denominaciones oscenses

Los investigadores formularon más de 1.300 cuestiones a una selección de informantes de 527 localidades distribuidas por toda la geografía peninsular y balear. La configuración del terreno, la meteorología y la astronomía, la flora, la fauna, la cría y el aprovechamiento de los animales domésticos, la ganadería, la matanza del cerdo, el cuerpo humano y sus enfermedades, la familia con el nacimiento, la boda y la muerte, los vestidos y las comidas tradicionales, la casa con los muebles y los utensilios de cocina, las diversas labores agrícolas, la vid y el vino, las medidas tradicionales de superficie, de líquidos, de áridos, la apicultura, la elaboración de quesos y los oficios antiguos son algunos de los temas de los cuestionarios.

La búsqueda se realiza de forma muy intuitiva, basada en una serie de campos que permiten una rápida localización, entre los que destacan la provincia, localidad o concepto. Ello permite descubrir que en función de la zona en la que nos encontremos los guisantes pueden llamarse pedrolos, tirabeques, chícharos, arbechos, cantudas, arvejas, gríjoles, brísoles o bisaltos. Que en algunos pueblos de Huesca dar volteretas se dice dar tumbetes o dar canteletas. O la levadura en determinadas zonas de Teruel se conoce como creciento o lleute, entre otras denominaciones. Y así hasta casi 5.700 respuestas, que pueden plasmarse en mapas generados por una aplicación informática. […]