Archivo de la etiqueta: María Moliner

BIBLIOTECARIOS QUE ESCRIBEN: “Sobreexposición”, de Laura Bordonaba Plou.

Continuamos la sección dedicada a entrevistar a nuestros compañeros biblio-escritores con una que nos hace especial ilusión porque con la elegida, además de la admiración, nos une un gran cariño y muchos años de trabajo y vivencias compartidas. Os dejamos nuestra entrevista con Laura Bordonaba Plou, que acaba de publicar su primer libro “Sobreexposición”. Auguramos que  no será el último…

Bibliotecaria de la BUZ desde 2002 y desde hace casi un año con destino en la Biblioteca de Humanidades “María Moliner”… ¿Ubicación perfecta para una escritora?

¡Hola a todos!

Ubicación, si no perfecta, estupenda. La verdad que el fondo es precioso, con títulos que son casi mitos. En mi caso, y como encargada ahora de las publicaciones periódicas, disfruto muchísimo cada vez que la revista Quimera, o Litoral, caen en mis manos. Sí, es un gusto estar rodeada de clásicos y de obras de las que nos nutrimos como lectores, porque no hay que olvidar que un escritor, novel o consagrado, es un gran lector.

¿Las bibliotecas inspiran?

Sí que inspiran. Pero en realidad a mí me inspira todo aquello que me habla, y puede ser el chico que juega con su perro por la mañana bajo la ventana, una frase de una película, una escena en un aeropuerto… la vida en sí es inspiradora, con sus luces y sus sombras, sólo hay que estar atento a mirar y a querer recoger la belleza que nos ofrece.

Bibliotecaria y escritora… pero de pequeña soñaba con ser…

Pues enfermera y bailadora de flamenco, todo en uno. Tuve disfraces de las dos cosas. También pasé por la etapa por la que pasan muchos niños, de querer ser maestro. Supongo que es normal querer repetir aquello que admiramos, y de pequeños, maestras y pediatras han sido parte importante de nuestra vida. A lo de bailaora… no le encuentro tanta explicación.

Lectora empedernida… ¿Recuerdas cómo surgió esa afición por la lectura?, ¿y por la escritura?

Por la lectura de muy pequeñita, me parecía magia que juntando letras y después palabras surgiesen historias. Me hice lectora asidua de los libros de El barco de Vapor y también de unos volúmenes de cuentos rusos ilustrados que eran un tesoro. Escribir también desde pequeña, precisamente gané un premio con un cuento inspirado por uno de esos cuentos rusos. Seguí con unos poemas horrorosos adolescentes inspirados por William Blake y Héroes del Silencio que ahora serían sonrojantes totalmente.

“Sobreexposición” es el primer libro de relatos que publicas, aunque algunos de tus textos ya habían recibido anteriormente premios y menciones (Primer premio del XIII Concurso de Literatura Joven 2006 del Centro Gobierno de Aragón con “El tiempo herido” y del Concurso de relato breve de “Heraldo de Aragón” para celebrar el Día del Libro de 2008 con “Zaragoza connection” ). ¿Te animaron a seguir escribiendo, fueron un aliciente?

Siempre digo que recibir el premio del Gobierno de Aragón me supuso una alegría mayor, a corto plazo, que aprobar la oposición, y es así. Lo recuerdo como un momento muy emotivo, sí, totalmente un impulso que alguien crea en ti. Y el de Heraldo lo recuerdo con mucho cariño porque fue un homenaje a Zaragoza y al Ebro y pensé que quizás la gente se identificaría con algo más tradicional, y sin embargo, gustó. Sí, los premios sirven para creer en que uno va por el buen camino, sin duda.

Pregunta del millón: ¿por qué “Sobreexposición”?

Porque me gusta cómo suena la palabra, porque me gustan esas fotografías con exceso de luz. Porque me gustaría que la luz ganase la batalla a la sombra, porque sobreexponerse conlleva posibilidad de daño pero también de dicha, porque la gente que admiro y a la que quiero es así, derroche de luz y de vida. Y porque alguien a quien le gusta mucho la fotografía y que también escribe y enseña tuvo la generosidad hace años de leerlos y decirme que continuara, que veía algo de Carver (algo que curiosamente y para mi gozo también me dijo Angélica Morales en la presentación en Huesca). Imaginad, como no homenajearlo…

Tras la lectura de tu libro observamos que cualquier situación o persona esconde para ti una historia. ¿Cuál crearías alrededor del estereotipo de la bibliotecaria/o)?

Escribí una hace un tiempo, que aparece en “El tiempo herido”, sobre una bibliotecaria con un TOC que acaba fagocitando las hojas de los libros, intentando aprender y aprehender todo de ellos. Creo que es una buena metáfora. Era una bibliotecaria con moño y zapatos de goma, gafas, que luego se suelta la melena y se convierte en una depredadora.

¿Hay algún relato al que guardes más cariño? ¿Por qué?

Pues me gusta mucho “Olmo”, porque me identifico con el niño de la playa, con ese mirar la soledad desde tu propia soledad de los 8 o 9 años, y pensar que los silencios esconden muchas palabras. Porque la señora de la playa son muchas mujeres y hombres que veo todos los días, esperando algo que no tuvieron.

Muy activa en las redes sociales, ¿qué tienen que ver ellas con este libro?

Pues las redes sociales me sirvieron para recuperar ese amor por escribir todos los días, y hacer de ello una cosa más espontánea. Además, mis queridos editores David y Reyes se fijaron en mí y fue la puerta de entrada para leer lo que tenía escrito y apostar por mi escritura. Así que desde aquí, ¡gracias Facebook!

¿Cómo podemos ejercitar la “sobreexposición”? Un libro, una película, una canción…

Pues para libro voy a recomendar  uno que he leído recientemente: “Una madre”, de Alejandro Palomas, que refleja muy bien lo de vivir de manera sobreexpuesta, con el corazón hacia afuera.  Una película… La última de Miyazaki, un canto a la vida y al amor por lo que hacemos, a los ideales y a aprovechar los minutos de nuestra existencia. Música, toda la de Zbigniew Preisner. Escucharlo es dejarse llevar por un río.

Cerramos esta entrevista con el Booktrailer de “Sobreexposición. ¡No os lo perdáis!

Exposición “Restauración y reconstrucción monumental en España: 1938-1958. Las Direcciones Generales de Bellas Artes y Regiones Devastadas”

Del 15 de mayo al 24 de junio de 2014, en la Sala de Exposiciones de la Biblioteca de Humanidades María Moliner

Con motivo de la realización del Seminario Spain is diferent?, organizado por el proyecto de investigación Restauración monumental y desarrollismo en España 1959-1975 (Ref. HAR 2011-23918) y la Institución Fernando el Católico junto con la participación del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, se presenta la exposición “Restauración y reconstrucción monumental en España: 1938-1958. Las Direcciones Generales de Bellas Artes y Regiones Devastadas”.

Esta  muestra sintetiza de manera divulgativa los resultados del trabajo conjunto de los miembros del equipo del proyecto de investigación Restauración y reconstrucción monumental en España: 1938-1958. Las Direcciones Generales de Bellas Artes y Regiones Devastadas. (Ref. HUM2007-62699), financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación  y los Fondos Feder  y desarrollado entre los años 2007 y 2011, en el que participan profesores de diversas universidades españolas, incluida la Universidad de Zaragoza.

Sigue leyendo

BIBLIOTECARIOS QUE ESCRIBEN: “Insultar en Aragón : caradas, faltadas…”, de Pascual Miguel Ballestín.

BIBLIOTECARIOS QUE ESCRIBEN: “Insultar en Aragón : caradas, faltadas, embefias, farinazos, palabros, carnuzadas, titabolas, piconazos, pigüelas, piconadas, espiques, esfullinazos, espuntes, dicharachos y trobo”, de Pascual Miguel Ballestín.

De sobra conocida es la faceta lectora que se presupone a los bibliotecarios… pues bien, algunos incluso escriben. Esta es la primera de una serie de entrevistas a nuestros “compas” biblio-escritores. Debutamos con Pascual Miguel Ballestín, de la Biblioteca de Humanidades María Moliner, y su último trabajo publicado “Insultar en Aragón“. Esperamos que la disfrutéis.

¿Cuánto tiempo llevas en la BUZ?, ¿siempre en la Biblioteca de Filosofía y Letras?
En la BUZ creo que llevo desde el año 1997, primero un año en la biblioteca CAI-Universidad, luego en la biblioteca del departamento de Historia Medieval hasta que en 2003 desaparecieron las bibliotecas de departamento en Filosofía y Letras y pasamos todos a la María Moliner.

Sigue leyendo

Biblioteca de Humanidades Maria Moliner (Universidad de Zaragoza)


Vídeo de presentación de la Biblioteca de Humanidades María Moliner de la Universidad de Zaragoza, realizada por el Grupo de Innovación Docente Adaptación de la Diplomatura de Biblioteconomía y Documentación (1º) al EEES (2006-2007) de la Universidad de Zaragoza.
Se puede ver también en el enlace de la página de la BUZ de la Biblioteca María Moliner.

De la arquitectura escolar prebélica a la Ciudad Universitaria de Aragón: la Biblioteca de Filosofía y Letras

De la arquitectura escolar prebélica a la Ciudad Universitaria de Aragón: la Biblioteca de Filosofía y LetrasCon motivo del X Aniversario de la inauguración del edificio de la Biblioteca de Humanidades María Moliner de la Facultad de Filosofía y Letras se ha organizado una exposición titulada De la arquitectura escolar prebélica a la Ciudad Universitaria de Aragón: la Biblioteca de Filosofía y Letras. La inauguración será el 8 de abril, a las 19:30 h. en el Salón de Actos de la Biblioteca de Humanidades María Moliner. En dicho acto se presentará también el libro “Centenario de la Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras: Biblioteca de Humanidades María Moliner: 1912-2012“, con la participación del Dr. D. Manuel López Pérez, Rector de la Universidad , el Dr. D. Eliseo Serrano Martín, Decano de la Facultad de Filosofía y Letras , el Dr. D. Enrique García Pascual, Decano de la Facultad de Educación , D. Ramón Abad Hiraldo, Director de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza  y el Dr. Guillermo Fatás Cabeza, Catedrático de Historia Antigua.

La exposición (abierta hasta el 18 de junio) ofrece un recorrido desde el origen y antecedentes de esta Biblioteca hasta su actualidad. Por ello, se muestran imágenes de algunas de las construcciones escolares de instrucción primaria pública acometidas en Aragón bajo la dirección de los arquitectos zaragozanos Regino y José Borobio entre 1923-1936, quienes, también en este período y en este ámbito, y en colaboración con el arquitecto José Beltrán, acometieron el proyecto de emplazamiento y urbanización de la Ciudad Universitaria de Aragón (1934) y de sus primeros edificios. Sigue leyendo