Archivo de la etiqueta: muebles

Biblioideas : Cuando los libros son de mentira

(Chema Pérez. BUZ)

Taller de libros falsosDecía Baudrillard que, en las sociedades actuales, cualquier hecho, cualquier actividad, se degrada hasta convertirse en espectáculo o en simple objeto de consumo cuya veracidad o falsedad deja de importar. Todo, también la cultura, se convierte en falsa copia de la realidad. Un simulacro lo llamó.
Hay libros que son de mentira, falsos. Esto no quiere decir que sean mejores o peores, no afecta a su contenido. Precisamente, contenido es lo que no tienen.

Nos referimos a esos “libros” que suelen utilizar en algunas tiendas de muebles para “vestir” las librerías: un paralelepípedo de cartón o madera y un lomo decorado. También en el atrezo del teatro, el cine o la televisión. Hasta aquí, podría parecer todo casi normal; digo casi porque la misma función podrían cumplir libros auténticos. De hecho, hay se ven en estos menesteres más libros auténticos que antes. Y es que se pueden conseguir pequeños volúmenes de los siglos XVIII o XIX con encuadernaciones dignas y lomos aparentes por muy poco dinero. Sigue leyendo

Biblioideas : Fabricar muebles con libros

(Chema Pérez. BUZ)

mostrador de la biblioteca de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de DelftHay utilidades de los libros a las que se presta menos atención. Una de ellas, fabricar muebles con ellos. No hablamos de muebles para alojar libros, sino de muebles fabricados con libros. Tampoco del libro como simple objeto ornamental, que numerosas fuentes de finales del siglo XIX y principios del XX, ya consideraban imprescindible en toda casa pudiente. En el mundo de la bibliofilia se recuerda a menudo esa cita de Sydney Smith, escritor y clérigo inglés de la época: “No furniture so charming as books”. En fin, que nada proporciona más encanto a un mueble que unos libros.

La idea puede parecer sólo una excusa para el reciclaje de viejos libros, pero también se puede entender en un ámbito profesional. De hecho, hay diseñadores, decoradores, etc. que, con mayor o menor fortuna, los utilizan en sus proyectos. Mirad, por ejemplo, el Mishi Blyachera Café de Dnepropetrovsk, Ucrania, en el que los libros forman parte de la decoración y del propio mobiliario. O el mostrador de la biblioteca de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Delft, en Holanda (en la foto), fabricado a partir de libros expurgados de la propia biblioteca. O este Boekenwurm, término holandés para lo que aquí llamamos ratón de biblioteca. Sigue leyendo