Archivo de la etiqueta: PFC

Curiosidades de los PFCs en la Hypatia: ¿Cómo sería nuestro entorno si se hubieran convertido en reales?

(Jesús Miguel Alonso Ordóñez, Biblioteca Hypatia de Alejandría,  BUZ)

Curiosidades de los PFCs en la Hypatia: ¿Cómo sería nuestro entorno si se hubieran convertido en reales?

Aunque en la actualidad los Trabajos Fin de Grado (TFGs) se autoarchivan en formato electrónico en los repositorios institucionales de la Universidad de Zaragoza: Deposita (aquellos en los que no se autoriza la consulta), y Zaguan (TFGs aprobados cuyo autor ha autorizado que estén en acceso abierto), su origen se remonta a los llamados: Proyectos Fin de Carrera (PFCs).

No podemos olvidar la larga tradición de los centros que dieron lugar a la EINA en la realización de PFCs, ya que los planes de estudio de las titulaciones técnicas exigían la elaboración de estos trabajos académicos para poder obtener los correspondientes títulos. Todo ello nos lleva a afirmar que tanto en su formato, como en su acceso, estos materiales han sufrido una larga evolución.

La Biblioteca Hypatia de Alejandría de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura (EINA), fruto de la fusión de la antigua Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial (EUITI) y el Centro Politécnico Superior (CPS), alberga una importante colección de PFCs que se remonta a los años 30, en el caso de la antigua EUITI, siendo hasta incluso algunos de ellos proyectos manuscritos.

Proyecto manuscrito - Curiosidades de los PFCs en la Hypatia: ¿Cómo sería nuestro entorno si se hubieran convertido en reales?

Una de las tareas que realiza el personal de la Biblioteca Hypatia de Alejandría (EINA) es la catalogación retrospectiva de estos fondos para su incorporación al catálogo Roble. Hasta el momento se han catalogado todos los PFCs de la antigua EUITI desde 1995 a 2010.

Si analizamos las características de los PFCs, estos se componen, generalmente, de una carpeta o caja con los siguientes documentos:

  • Memoria
  • Planos
  • Pliego de condiciones
  • Presupuesto.

Este modelo tipo, con 4 documentos, da lugar a PFCs voluminosos como los edificios que en ellos algunas veces se proyectan.

Muchas veces incluyen documentación anexa como: catálogos, apuntes y borradores o cuadernos de bitácora; entregando los documentos contenidos en ellos unas veces sueltos o dentro de otras cajas, a modo de juego de muñecas rusas.

PFC - Curiosidades de los PFCs en la Hypatia: ¿Cómo sería nuestro entorno si se hubieran convertido en reales?

Con respecto a su contenido, la temática de los proyectos es de lo más variopinta, abarcando ámbitos tan inimaginables como el propio de las bibliotecas. Así, por ejemplo, una alumna diseñó en 1996 una aplicación informática gestora de bibliotecas o sistema integrado de gestión para estas, a partir de la programación en C y C++ usando bases de datos de Microsoft Access con ejecución de sentencias SQL.

También la biblioteca Hypatia ha colaborado intensamente en la realización de algunos proyectos, o ha sido el objeto de estudio, en ocasiones, de estos trabajos, como ejemplo:

Sistema de gestión de calidad para la Biblioteca Hypatia de Alejandría a partir de la norma ISO 9001:2000, que no se alejó mucho del real que poco tiempo después se obtuvo (enlace al registro en Roble).

También para esta Biblioteca, una alumna planeó otra distribución de espacios, así como la señalización e imagen corporativa de la misma (acceso a texto completo en Zaguan).

Por último, un alumno presentó como proyecto, en 2008, una exposición virtual del fondo antiguo de la EUITI (enlace al registro en Roble).

Pero la parte más divertida para el personal de la Biblioteca es descubrir, mediante nuestro trabajo, el ingenio de los estudiantes, ante eventos que hipotéticamente podrían haberse celebrado, o pensar lo diferente que sería Zaragoza y su entorno si estos proyectos se hubieran ejecutado en la vida real.

¿Te imaginas que en esta ciudad hubieran tenido lugar unas olimpiadas de verano en el año 2004? Un estudiante dejó volar su imaginación y proyectó para tal ocasión un polideportivo en el barrio de Las Fuentes.

Adelantándose al presente, un alumno planificó el estadio de fútbol principal de la ciudad en el barrio Oliver; otros pensaron en otras instalaciones deportivas que complementaran a las ya existentes, como un gran polideportivo con 4500 localidades ubicado en la confluencia de Vía Hispanidad con la Avenida Gómez Laguna, o un pabellón para homenajear al ex jugador de baloncesto Fernando Arcega, en los terrenos donde en la actualidad se levanta el Teatro de las Esquinas.

De esta manera la transformación de Zaragoza podría haber sido tal que la actual estación de autobuses no estaría ubicada en Delicias, sino en la intersección de las calles Marqués de la Cadena y San Juan de la Peña; la estación de ferrocarriles no se habría trasladado tampoco a Delicias si no que los trenes AVE habrían llegado a una moderna terminal en el Portillo demoliendo, previamente, el edificio de la vieja que hoy aún se encuentra en pie.

Plano de anfiteatro - Curiosidades de los PFCs en la Hypatia: ¿Cómo sería nuestro entorno si se hubieran convertido en reales?

En cuanto a zonas comerciales, la ciudadanía podría haber disfrutado de una alternativa a Puerto Venecia y Grancasa en un gran centro comercial que se ubicaría frente a la Facultad de Veterinaria, en el espacio donde antiguamente se instalaban las ferias y el recinto de Interpeñas.

La oferta cultural de la ciudad, asimismo, habría sido más amplia si se hubiera llevado a cabo el proyecto de conversión de algunas salas de la zona monumental del Palacio de la Aljafería en un museo de arte contemporáneo, el cual desarrolló un alumno bastante antes de la ampliación del Museo Pablo Serrano.

En conclusión, los PFCs nos brindan multitud de posibilidades, sobre todo en un ámbito tan transversal como la ingeniería. Pero además contienen no sólo grandes anécdotas e ingenio, sino también un enorme trabajo de gran valor socio-económico e informativo.

Nota: Más información para localizar estos trabajos en la Web de la BUZ

Agradezco la colaboración en la elaboración de esta entrada del personal de la Biblioteca Hypatia, especialmente Nati (la directora) y mis compañeras Mercedes, Isabel, Mari Cruz, María Jesús y Mari Carmen.