Archivo de la etiqueta: Villas del libro

Biblioideas: Torup, una «ecobiblioaldea» en Dinamarca

Torup, una ecobiblioaldea en Dinamarca

Desde la biblioidea de septiembre de 2016, dedicada a El Pedroso, no nos habíamos acordado de las villas libreras. Lo hacemos ahora con Torup, en Dinamarca.

En general, las ciudades libreras agrupadas en torno a la International Organisation of Book Towns, al menos las europeas, son poblaciones con alguna entidad y normalmente disfrutan de apoyos institucionales en la medida en que generan actividad económica en la localidad, comarca o región donde se encuentran.

En Torup todo es más simple. Ni siquiera se puede decir que sea un pueblo, si acaso una granja, y algunas construcciones. Existente al menos desde el siglo XI, su declive era imparable hasta que, a comienzos de la década de los 90, la Økosamfundet Dyssekilde (Comunidad ecológica de Dyssekilde) compró la granja y la tierra. Esto no sólo detuvo su caída sino que revirtió la tendencia y hoy viven en Torup y alrededores unas 300 personas, más de la mitad en la aldea ecológica. Además, en 1999 se creó la asociación Torup Kultur y se empezaron a organizar diferentes eventos culturales a lo largo de todo el año (un festival de libro nórdico, otro de cine danés, etc.), que han convertido el Torup Landsbycenter en polo de atracción para toda la región.

Torup, una ecobiblioaldea en DinamarcaOtra asociación, Torup Bogby (Torup Ciudad librera), intenta convertir la aldea en la primera booktown danesa y para ello está trabajando con Tvedestrand, en Noruega, otra ciudad librera a la que algún día le dedicaremos una biblioidea.

Por el momento, no hay ni una librería como tal. Simplemente, se recogen libros donados de forma gratuita y, tras su expurgo y selección, se ponen a la venta en los caminos y los alrededores de la aldea. Un antiguo garaje, un establo sin uso, un antiguo vagón de tren o una carretilla pueden servir.

Las actividades se desarrollan en torno al trabajo voluntario. Los noruegos tienen una palabra para esto: Dugnad (elegida en 2004 Palabra Nacional de Noruega), trabajo voluntario y apoyo mutuo en comunidades locales. Puede ser la construcción de un equipamiento comunitario, la resolución de un conflicto o… crear una ciudad de libros.

Así que, si vais a Dinamarca, perdeos por Copenhague (fue Capital Verde Europea en 2014), visitad el Tívoli, la Sirenita, el castillo de Hamlet o la Ciudad Libre de Christiania (herencia intelectual de los Provos holandeses y el segundo lugar más visitado de Dinamarca tras la dichosa sirenita), pero si os gustan los libros, su mundo y otras formas de acercarse a ellos, no os olvidéis de la ecoaldea de Torup.

Torup se encuentra a una hora de Copenhague, en la boca del fiordo de Roskilde. Si vais en verano, podéis acercaros al fondo del mismo (unos 50 kilómetros) y asistir al Festival de Roskilde, uno de los más antiguos del continente (se celebra ininterrumpidamente desde 1971), realizado desde el principio sin ánimo de lucro y a base de voluntarios. En 2018 será entre el 30 de junio y el 7 de julio.

Ya sabéis que en Escandinavia hablan inglés aunque eso no les impide cuidar y mantener su lengua, por lo que algunas de las páginas citadas en esta biblioidea están en danés. Puedes ver este vídeo de tres minutos escasos. Lo dicho, si no sabes danés (una lengua enrevesada) no entenderás gran cosa, pero a lo mejor puedes hacerte una idea del lugar y de sus actividades.

Así lo cuentan:

Somos un grupo de personas muy diferentes con diferentes antecedentes y razones para vivir aquí, y sin embargo estamos unidos por valores compartidos como la ecología y la sostenibilidad, y un deseo de vivir dentro de una comunidad social basada en el respeto y la tolerancia.

Nuestros mejores deseos en la vuelta al sol que acaba de comenzar.

BiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

Biblioideas : Una ciudad librera en el país de Heidi : Saint-Pierre-de-Clages

(Chema Pérez. BUZ)

 Village du Livre de Saint-Pierre-de-Clages.En este rincón del TiraBUZón sentimos especial apego por esas pequeñas localidades que han decidido salir adelante apoyándose en los libros y el mundo que los rodea. Por eso les hemos dedicado ya media docena de entregas: Bécherel, Hay-on-Way, Urueña, Fjaerland, Montolieu o Bredevoort.
No nos cansamos y ahora le toca el turno a la suiza Saint-Pierre-de-Clages, un lugar entre viñedos, de pasado extenso (celta, romano, benedictino), sin un solo banco y habitado hoy por algo más de 600 personas. Está situado en el cantón del Valais, Comuna de Chamoson, en el corazón de los Alpes suizos. En realidad, Heidi vivía al otro lado del país.

La Association des Amis de Saint-Pierre se creó en 1990. La lectura del reportaje “Quand les livres ressuscitent les villages”, aparecido en abril de 1991 en Reader’s Digest Selections, que describía la experiencia de la belga Redu (un día le dedicaremos otra biblioidea) y una visita a la misma sirvieron para poner en marcha el proyecto de la Village du Livre de Saint-Pierre-de-Clages.

actividades en Village du Livre de Saint-Pierre-de-ClagesHay actividades a lo largo del año, pero en agosto (en 2015 será los días 28, 29 y 30) se celebra la Fiesta del Libro, el acontecimiento estrella, con más de un centenar de expositores, tertulias, cafés literarios y actividades en torno al mundo del libro.

Hay una docena de librerías abiertas todo el año (puedes ver aquí sus horarios y días de apertura). Organizan además los llamados Sábados Literarios, que reúnen a escritores leyendo extractos de sus obras.

Participa igualmente en el Salón del Libro de Ginebra (el 29º se celebrará entre los días 29 de abril y 3 de mayo de 2015).

Además, la propia Village du Livre de Saint-Pierre-de-Clages y la familia de Jo Fouchère, guía de montaña fallecido en 1981 en el Himalaya, se convirtieron en promotores de la Association Montagne à Lire, que desde 2006 organiza anualmente un Rencontre Internationale du Livre de Montagne. El último se celebró del 4 al 6 de julio del pasado verano y puedes ver su programa aquí.Librería La Liseuse

Si vas por allí en julio y te cansas de ver libros, te puedes acercar a Montreux (40 minutos por autopista) y disfrutar durante quince días (del 3 al 18 del próximo julio) de su conocido y veterano (desde 1967) festival de jazz, uno de los más prestigiosos del mundo.

Por si esto fuera poco, entre el Valais y el Oberland bernés (la zona más elevada del cantón de Berna) se encuentran una cincuentena de cuatromiles con lo que, si no te dicen nada los libros o aborreces el jazz, siempre puedes dedicarte a la escalada, el senderismo, los deportes de nieve o esperar a que el tiempo se acabe contemplando lugares como éste de la foto.

CervinoBiblioideasBiblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

Biblioideas: también hay una ciudad librera en Holanda: Bredevoort

(Chema Pérez. BUZ)

BredevoortEn entregas anteriores ya hemos hablado de Bécherel, Hay-on-Way, Urueña, Fjaerland o Montolieu, localidades que vieron en el mundo de los libros una oportunidad para su desarrollo o, simplemente, para darse a conocer.

La siguiente es Bredevoort, una pequeña población holandesa de escasos 1600 habitantes y aire medieval. A 135 km de Amsterdam, próxima a la frontera alemana.

Siguiendo la estela de la galesa Hay-on-Way y la belga Redu (Bredevoort pertenece a la I.O.B, la International Organization of Book Towns, desde sus inicios) y coincidiendo con la restauración de su centro urbano medieval, tomó forma una iniciativa de cooperación transfronteriza (Bredevoort está «hermanada» con Schöppingen, al otro lado de la frontera) entre libreros, anticuarios y encuadernadores holandeses y alemanes que fue acercando libreros, artistas y artesanos a Bredevoort. Hoy hay una treintena de librerías, talleres y galerías. Muchas de ellas permiten acceder además a su entorno de trabajo, imparten cursos, etc.

En realidad, todo comenzó con un artículo en la prensa. En mayo de 1992 se publicó en The Times un pequeño reportaje de Ed Schilders sobre la booktown de Hay-on-Wye, en Gales. El artículo cayó en manos de Henk Ruessink, fallecido en 2009 y, entre otras cosas, gran animador y conocedor de Bredevoort y sus gentes. Si casi todas estas iniciativas de ciudades libreras están más o menos ligadas al empeño de una persona, en Bredevoort esa persona fue él. Contactó con Hay-on-Wye y Redu (en Bélgica, de ésta hablaremos en otra ocasión) e hizo que la maquinaria se pusiera en marcha.

Bredevoort

Ya existía en la localidad la Bredevoorts Belang, una asociación que, desde 1887, tiene como objetivo “promover el bienestar y la prosperidad” de Bredevoort. Uno de los proyectos que llevó a cabo fue la creación de la Vereniging Bredevoorts Boekbelang, algo así como Asociación para la Promoción del Libro de Bredevoort.

Tras estos pasos previos, la Bredevoort Boekenstad se inauguró oficialmente el 27 de agosto de 1993 por Jan Terlouw, ex comisario de la Reina, y mecenas del proyecto.

En la actualidad, las actividades culturales se suceden a lo largo del año. En lo que a libros se refiere, éste es un calendario resumido:

– Cada tercer sábado del mes los libreros de Bredevoort sacan su mercancía a la calle.

– El lunes de Pascua se pueden encontrar gangas y comprar libros «a peso» o «por metros» en el mercado de saldos anuales.

– En mayo organizan una feria internacional del libro con distribuidores procedentes de Alemania, Bélgica y los Países Bajos.

– En julio se celebra un mercado muy popular abierto a vendedores privados

– El segundo sábado de agosto se celebra una feria dedicada al papel y la imprenta donde se pueden encontrar toda clase de productos de papel, desde aguafuertes a vitolas de puros

El calendario completo incluye algunos eventos más.

Y aquí puedes ver el conjunto de actividades culturales programadas en los próximos meses.

Y, si en algún momento viajas por la zona, recuerda que Bredevoort bien vale una parada.

BredevoortBiblioideas Biblioideas es una sección mensual de nuestro compañero Chema Pérez en Tirabuzón, en la que se incluyen una serie de artículos dedicados a analizar fórmulas imaginativas y modelos de desarrollo en torno al mundo de la cultura y los libros.

Biblioideas : Otra villa librera, Montolieu

(Chema Pérez. BUZ)

MontolieuOtra villa librera: Montolieu*

Ya hemos dedicado varios Biblioideas a “ciudades libreras” como Bécherel, Urueña, Hay-on-Way o Fjaerland. Hoy se lo dedicamos a la francesa Montolieu.

Montolieu (en occitano, Montoliu) es una pequeña localidad del área urbana de Carcasona, en pleno territorio cátaro, con una  larga historia, como demuestran los restos prehistóricos aparecidos en ella o su pujanza medieval. En el siglo XVII Colbert instaló allí la Manufactura Real para la fabricación de tejidos y llegó a contar con 3.000 habitantes. Precisamente los restos de esas instalaciones se utilizarían en 1939 como campo de concentración para algunos cientos de los 400.000 españoles que llegaban a Francia huyendo de la dictadura franquista. En 2009 pusieron una placa que lo recuerda. Resulta paradójico ver cómo se hacen fuera los homenajes que nunca se hicieron aquí. Sigue leyendo

Biblioideas : Bécherel. Con libros se puede favorecer el desarrollo local y frenar la despoblación

(Chema Pérez. BUZ)

Al sur de Mont Saint Michel, entre Saint-Malo y Rennes, en la Bretaña francesa, se encuentra la pequeña localidad de Bécherel. Como muchas poblaciones interiores (en Aragón lo conocemos bien), Bécherel se fue despoblando, convirtiéndose en los 70 en una localidad mortecina abocada a la desaparición. Una serie de iniciativas acabaron revitalizando el pueblo en torno a la cultura del libro y convirtieron a Bécherel en 1989 en una Cité du Livre.

Si quieres profundizar más, aquí tienes un sesudo estudio (en francés) en el que se explica detalladamente el proceso. Sigue leyendo