Universidad española: datos para el optimismo

El informe Papeles Tenemos una buena Universidad, elaborado por Federico Gutiérrez Solana. ex-rector de la Universidad de Cantabria y ex-presidente de la CRUE (Confederación de Rectores de las Universidades Españolas), publicado por la Fundación Botín, analiza los principales indicadores en docencia e investigación del sistema universitario español, y concluye que nuestra situación es buena basado en algunos aspectos tan estimulantes como que ocupamos un buen puesto en los rankings de producción científica mundial con menos inversión proporcional que los líderes, o las mayores facilidades para obtener un empleo de las que gozan los titulados universitarios (la probabilidad de ser activos se eleva más de un 21% con respecto a las personas que sólo tiene estudios primarios). A pesar de los enormes retos a los que se enfrenta, las inversiones públicas en este campo tienen un efecto multiplicador significativo (cada euro invertido se transforma en 1,63), y su impacto en el dinamismo y la movilidad social es notorio, aumentando además el compromiso cívico y la implicación de sus integrantes.

Todas estas conclusiones se sustenta en datos objetivos: el 94% de los empleadores universitarios considera que su formación es adecuada; en la década 1999-2009 se han creado 750 empresas spin-off; el 3,4 de la producción científica mundial se genera en nuestro país o que una licenciatura proporciona 17 puntos diferenciales de ventaja para encontrar trabajo. Son parámetros que animan al optimismo, que estimulan a perseverar en el esfuerzo, en la conciencia de que la financiación pública en las universidades fortalece a la sociedad de la que se nutre en todos los ámbitos.

Un pensamiento en “Universidad española: datos para el optimismo

  1. Jerry R. Robinson

    Poner estos resultados en relación con los recursos públicos que los sustentan es lo que nos permite estimar la eficiencia del sistema universitario español. Esta información se encuentra fácilmente disponible para las magnitudes globales estatales (producción científica, PIB o %I D sobre PIB) mientras que la comparación con otros sistemas de universidades solo se puede realizar a partir de universidades concretas, que suministran datos de financiación suficientes y comparables.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*