Visita a la Biblioteca de Cappont (Universitat de Lleida)

Visita a la Biblioteca de Cappont (Universitat de Lleida)

(Adriana Oliva, Biblioteca de la Universidad de Zaragoza)

Con motivo del XII Workshop de Rebiun que se celebró en Lérida el pasado mes de octubre de 2013, y de la mano de Maria José Royo, antigua compañera en la BUZ, visitamos la Biblioteca de Cappont de la Universitat de LLeida.
Conforme avanzaba la visita comenzamos a hacer fotos con intención de añadirlas al álbum de bibliotecas en vacaciones que tenemos en nuestro Facebook e hicimos algunas preguntas por curiosidad profesional.
Demasiado tarde, porque ya estábamos de vuelta. Pensamos que teníamos material para un post y para empezar una sección en la que, además de contar cómo son y cómo se lo montan en otras bibliotecas, atendíamos a una de las acciones del Plan Estratégico 2013-2016 de la BUZ, concretamente a la  de “Promover alianzas con otras bibliotecas universitarias para compartir buenas prácticas, a través de la participación activa, convenios, etc”.
La biblioteca comparte edificio con otras dependencias culturales de la universidad, entre ellas  un auditorio en la planta baja y una sala de exposiciones en el sótano, reunidos en el edificio con la clara intención de ser un espacio cultural ensamblado por la biblioteca.
La biblioteca propiamente dicha se distribuye en tres plantas visualmente comunicadas y con la calidez proporcionada por la luz natural y el mobiliario de madera clara.
Destacamos lo que más no llamó la atención:  las estanterías de poca altura que dejan pasar la luz a la vez que distribuyen espacios, los puestos informáticos alternando con puestos de lectura, las mesas para 2 personas, las cabinas de uso individual,  la sala de trabajo en grupo provista de de monitores colgados en la pared, los expositores de novedades colocados junto a las áreas de descanso…
Nos pareció  un lugar perfecto para estudiar, para trabajar, investigar o para pasar el rato y si conseguimos no morir de envidia fue gracias a que al menos sufría la misma enfermedad que nuestros  edificios inteligentes: el control de la temperatura.
Lamentablemente no podíamos traernos con nosotras el edificio pero sí que nos trajimos alguna idea para fusilar en el apartado de buenas prácticas. De hecho, en las Bibliotecas de la Escuela Politécnica Superior y en la de la Facultad de Empresa y Gestión Pública ya les han encontrado aplicación a la “i” de información del mostrador para indicar a los nuevos visitantes dónde estamos, y a los códigos QR distribuidos entre los fondos de las estanterías y que dan acceso a información complementaria, o a localizar la bibliografía básica recomendada.
Seguro que podríamos haberle sacado mucho más jugo a la visita, pero era la primera vez y pensamos tarde en la posibilidad de esta entrada.
A los de la Sucomisión web 2.0 de la BUZ no nos da tiempo a visitar muchas bibliotecas, así que confiamos en el resto del personal BUZ o en nuestros usuarios para que nos ayudéis a alimentar esta nueva sección de “visitas a las bibliotecas”. ¡Enviadnos vuestras experiencias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*